Ciencia y SaludCuriosidadesSucesosTecnologia

Leyendas urbanas sobre las emergencias

Aunque una maniobra parezca lógica y real, no siempre es la más correcta

Obtener los primeros auxilios correctos puede significar la diferencia entre la vida y la muerte y a medida que aprendemos más sobre el cuerpo humano y cómo responde, a lo largo de los años el consejo cambia gradualmente, lo que significa que, en algunos casos, lo que aprendimos en el pasado está desactualizado o es diametralmente inverso, solo son un mito.

En muchos casos los mitos, que como diría un sabio, son los que no se equivocan, a vece en el más común de los casos de primeros auxilios es el más errado… pero si te encuentras en el lugar y caso correcto, no dejes de ayudar, para ello varios mitos que han desaparecido:

En caso de emergencia lea el manual antes y llame a emergencias

Mito de la Emergencia.
Quemaduras.
MITO 1: Ponga mantequilla en una quemadura

Este es un remedio popular que ha existido por siglos, incluso fue recomendado por el hombre ampliamente acreditado con la invención de primeros auxilios, el cirujano prusiano general Friedrich Von Esmarch.

Cualquier quemadura nueva que esté expuesta al aire es increíblemente dolorosa, cubrirla con una sustancia fría como la mantequilla aliviará la agonía por un tiempo, pero el dolor pronto regresará, y sellar el aire antes de que la quemadura se haya enfriado puede mantener el calor adentro, lo que significa que la piel continúa ardiendo.

Para la mayoría de las quemaduras, el consejo general es quitar toda la ropa y las joyas que toquen la quemadura, y luego enfriar la quemadura debajo del grifo durante mucho más tiempo de lo que piensas, al menos 20 minutos, lo que evita que la piel continúe quemando, y también ayuda a adormecer el área.

Mito de la Emergencia.
Compresiones de pecho .
MITO 2: administrar compresiones de pecho a alguien que no las necesita puede causar más daño que bien

Si alguien tiene un paro cardíaco, el mayor predictor de su supervivencia es si alguien les da reanimación cardiopulmonar o RCP, antes de que llegue la ayuda médica, si vas a un curso de primeros auxilios, aprendes a mirar la caja torácica y acercas la cabeza a la persona para escuchar si respira, si no hay señales de que la persona está respirando, debe llamar a los servicios de emergencia y comenzar la RCP, los instructores de primeros auxilios también le informan que incluso si no está seguro de que la persona respira normalmente, de todos modos debe continuar con la RCP.

Aunque este es el consejo, muchas personas son reacias a dar CPR porque temen hacer más daño que bien, La tecnología y los consejos de primeros auxilios han cambiado con el tiempo, los autores concluyen que los miembros del público no deben temer administrar resucitación cardiopulmonar incluso si no están seguros de lo que está sucediendo, podrían salvar una vida.

Mito de la Emergencia.
RCP correctamente.
MITO 3: Para hacer una RCP correctamente, debe administrarse boca a boca y realizarse compresiones de pecho

Las pautas sobre esto han cambiado mucho en la última década, la RCP estándar solía implicar la alternancia de 15 compresiones de ritmo rápido con dos respiraciones en la boca del paciente, luego se descubrió que dar dos respiraciones después de cada 30 compresiones era igual de efectivo y esto se convirtió en el consejo estándar, aunque hubo una mejora del 22% en las tasas de supervivencia si los transeúntes dieron compresiones solas, en lugar de compresión con respiraciones.

Luego vino la idea de hacer RCP sin aire en absoluto, esto da como resultado menos pausas y permite más oportunidades para que las compresiones mantengan el flujo de sangre al cerebro, aunque la sangre puede no estar completamente aireada, al menos llega al cerebro rápidamente, el hallazgo de que la RCP sin boca a boca es un poco más efectiva es una buena noticia de dos maneras. En primer lugar, cualquier mejora en las tasas de supervivencia es, por supuesto, una buena cosa, pero, en segundo lugar, podría alentar a más personas a probar. Después de todo, mientras más fáciles sean las pautas para recordar, es más probable que las personas lo intenten. Incluso hay juegos que puedes jugar para enseñarte cómo hacerlo.

Mito de la Emergencia.
El uso del desfibrilador.
MITO 4: No debe electrocutar a alguien con un desfibrilador a menos que esté seguro de que su corazón se ha detenido

Este es un gran mito, después de todo, los desfibriladores, que a menudo se guardan en lugares públicos como las estaciones de tren, están diseñados para que cualquiera los use y no tiene que calcular por sí mismo si la persona que se derrumbó se beneficiaría de las descargas eléctricas para asustar al corazón con el ritmo, la máquina en sí puede evaluar lo que se necesita y si los choques no son necesarios, no se los dará.

La investigación de los Estados Unidos ha demostrado que las tasas de supervivencia se duplican si se utiliza un desfibrilador de acceso público en lugar de solo RCP, por lo que su uso fuera de los hospitales es muy bajo y la gente parece reacia a usarlos, Christopher Smith, de la escuela de medicina de Warwick, publicó una investigación en 2017 que muestra que muchos miembros del público no sabían cuáles eran las máquinas, dónde encontrarlas o cómo usarlas, pues algunas personas tienen miedo de usarlas en caso de que hagan más daño que bien.

Mito de la Emergencia.
Hemorragia nasal.
MITO 5: incline la cabeza hacia atrás para detener una hemorragia nasal

Este es un consejo muy antiguo, pero puede provocar que una persona se trague la sangre en el estómago o incluso se ahogue con ella, mientras continúa sangrando, en cambio, la mejor manera de detener el sangrado es aplicar presión al pellizcar la parte blanda de la nariz e inclinarse hacia delante durante 10 minutos, si el sangrado no se detiene después de media hora, busque ayuda médica.

Fuente
Clarin

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: