AméricaCorrupciónEE.UU.InternacionalesPolíticaSudaméricaVenezuela

La muerte de Fernando Albán

Funcionarios y oposición se incoan la verdad del deceso

Por fuertes presiones de la oposición venezolana y del gobierno de los EE.UU., las naciones unidas han decidido que investigarán la muerte bajo custodia de un concejal de la oposición venezolana encarcelado por la inteligencia de la policía del país petrolero, debido a las denuncias de que había planeado asesinar al presidente Nicolás Maduro, las autoridades venezolanas dijeron que Fernando Albán se suicidó saltando desde el piso 10 de la sede de la agencia estatal de policía, pero esta postura es desmentida por los líderes de la oposición que niegan la versión oficial.

Ravina Shamdasani, de la oficina del alto comisionado de las naciones unidas para los derechos humanos, comentó que los funcionarios venezolanos estaban obligados a garantizar la seguridad de Albán mientras estaban bajo su custodia, a pesar que la investigación sobre su muerte formará parte de la investigación más amplia de la ONU sobre presuntos abusos de derechos humanos en Venezuela, que ha sido solicitada por el gobierno de Maduro.

«Estamos preocupados por las noticias de su muerte», comentó Shamdasani, «de hecho, pedimos una investigación transparente para aclarar las circunstancias», Albán, de 56 años, fue detenido el viernes en el aeropuerto internacional de Caracas al llegar de Nueva York, según su abogado, estaba en los Estados Unidos acompañando a otros miembros de su partido de Primera Justicia para reuniones con dignatarios extranjeros que asistían a la asamblea general de las Naciones Unidas, misma a la que acudió el presidente venezolano Nicolás Maduro para desmentir la matriz de opinión que gira en torno a su país.

El día de ayer, una docena de simpatizantes de Albán se reunieron afuera del edificio de la policía gritando «¡Maduro asesino!», argumentando que había sido asesinado, «no hay duda de que esto fue un asesinato», expuso el líder opositor Julio Borges en un video grabado desde su exilio en la vecina Colombia, sin proporcionar evidencia de su afirmación, «lo único que le queda a este gobierno es la tortura, la violencia y la destrucción», Borges es uno de los implicados en el intento de asesinato en grado de frustración realizado el pasado mes de agosto contra el mandatario venezolano, mismo por el que Albán fue puesto en custodia.

La Muerte de Fernando Albán.
En información publicada por Infobae presumen que Julio Borges está implicado en la muerte del concejal Fernando Albán, quién comentó haber sido amenazado por él.

¿Quién puede querer a Fernando Albán muerto?

Mientras que los venezolanos el año pasado vieron a decenas de jóvenes y oficiales asesinados en violentas batallas callejeras derivadas de protestas, la muerte de activistas u opositores del gobierno mientras se encontraba bajo la custodia del estado es un destino más asociado con las dictaduras mucho más letales y de extrema derecha que dominaron gran parte de América del Sur en los años setenta y no de gobiernos de izquierda que en lo común, soportan los embates de la ultraderecha.

La oposición afirma que más de 100 venezolanos que se oponen a Maduro son retenidos como «presos políticos», algunos por más de cuatro años, con poco acceso al mundo exterior y sus derechos legales son pisoteados habitualmente, hecho que niega el gobierno aludiendo, que no se trata de presos políticos, sino de políticos presos, Borges, quien encabezó la delegación en la ONU, manifestó que la esposa de Albán le dijo que Fernando había estado bajo una intensa presión para declarar en su contra en la investigación en curso sobre el presunto complot a principios de agosto para matar a Maduro con dos drones cargados con explosivos.

Más de dos docenas de personas han sido encarceladas por sospecha de participación en el complot, que según Maduro fue orquestada por Borges con el apoyo de Colombia y los Estados Unidos, como lo admitieron, otros personajes que adversan la administración izquierdista de Venezuela, en programas de televisión y radio internacionales de esos países y a través de sus cuentas de twitter y redes sociales, afirmando la participación franca y confesa en el hecho.

El fiscal jefe, Tarek William Saab, ordenó una investigación sobre las circunstancias que rodearon la muerte de Albán, que clasificó a prior como un suicidio, en una alocución en la televisión estatal, el fiscal explicó que Albán estaba en la sala de espera de la sede de la policía, SEBIN, la inteligencia de Venezuela, desde donde esperaba ser trasladado a un juzgado cuando le pidió a su custodio, usar el baño, lugar desde donde se lanzó a través de una ventana del piso 10 del edificio, dijeron las autoridades.

Borges, quien afirmó que Albán era un amigo personal, expuso que el concejal, que representaba a un distrito en el área de Caracas, era un hombre de familia y un devoto católico que nunca se suicidaría, el abogado de Albán, Joel García, aseveró que su cliente parecía tranquilo cuando se reunieron la noche anterior en el tribunal, García comentó igualmente, que las autoridades no pueden determinar que una muerte es un suicidio sin una investigación y que él solicitaría estar presente en la autopsia.

Otros más adeptos al gobierno, explicaron por medios no oficiales que se trató de un suicidio incitado por el mismo Borges, ante la posibilidad de que Albán revelara en declaraciones, sobre su participación en el magnicidio de agosto, pero estas versiones, aun no han sido corroboradas, aunque durante el día de ayer en la red Twitter e Instagram se dejó correr la campaña #BorgesTraidorAsesino, pero particularmente desde redes asociadas a la izquierda venezolana.

Fuente
El Nacional

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: