Arte y EspectáculoSucesos

La fosa común en el Mediterráneo

La exposición nos recuerda y alerta sobre la tragedia de los refugiados en el mar

La ciudad que vio partir a cientos de emigrantes por el mar, como Camilo Cienfuegos y Antonio Hurtado de Mendoza, hoy se viste de luto, pero no por sus muertos, sino por los que nunca pudieron llegar a su costa desde el Mediterráneo, La exposición que decora el rompeolas de Castro Urdiales, hace que la mar de convierta en metáfora de la iniquidad, de las puertas que se cierran ante la indolencia de cientos de miles de inmigrantes que tratan de alcanzar a Europa.

El 21 de junio, se conmemora el día después día mundial de los refugiados y este año la costera ciudad de Castro Urdiales situado en Cantabria, al norte de España se presenta la exposición “Mediterráneo: una gran fosa común”, una muestra no convencional de fotografías realizadas por el fotoperiodista, catedrático y reportaje Olmo Calvo.

Olmo Calvo.
El fotoperiodista cántabro Olmo Calvo, quiso hacer una alegoría del inclemente proceso de la búsqueda de refugio de los que vienen por el Mediterráneo.

La muestra que rompe los esquemas de lo acostumbrado, ya que los retratos de Olmo Calvo estarán incrustados en los enormes bloques de piedra que se encargan de brindar protección contra las tormentas a la costa de Castro Urdiales y que forman parte de su rompeolas.

Los documentos fotográficos son reseñan los sucesos acaecidos durante el rescate de personas migrantes provenientes de África que en su mayoría fueron realizados por la ONG proactiva open arms y que sucedieron durante este año frente a las costas de Libia, son 15 escenas, que resaltan contra la dureza del muro y parecen estar en movimiento.

Olmo Calvo.
Las fotos incrustadas en las piedras del rompeolas de Castro Urdiales, se encuentra cerca de la capital, no a simple vista, al igual que la odisea que soportaron miles de inmigrantes.

El fotoperiodista freelance Olmo Calvo, ejecutor de las 15 impresiones que componen la exposición “Mediterráneo, una gran fosa común”, explica que “Las fotografías estarán golpeadas con fuerza por las olas al igual que las frágiles embarcaciones de goma de los migrantes, que ellos usan para escapar de su terrible presente”, las imágenes permanecerán al menos tres meses a merced de las aguas de Cantabria.

Calvo, quien acompaño a los rescatistas en al menos dos viajes de rescate frente a las costas africanas de libias con la ONG Proactiva Open Arms, afirma que las fotos son sólo un documento que muestra lo sucedido y que sus instantáneas manifiestan la tragedia que franquean los expatriados en un viaje hacia un horizonte incierto y con apremio desesperado “desde que se les encuentra en mitad del mar hasta que se le entrega a la policía”, indica el fotógrafo.

Olmo Calvo.
“Mediterráneo: una gran fosa común”.

Cientos han perdido la vida en el Mediterráneo

Olmo Calvo, lleva más de 13 años realizando reportajes relacionados con los derechos humanos y los refugiados en una decena de países alrededor del mundo, América Latina, Europa, Oriente Próximo y África, han sido los destinos y fueron atrapados por la lente y del corresponsal y autor, que en los últimos años ha documentado la vida cotidiana durante la crisis económica y social que vive España y la tragedia que enfrentan los refugiados en su largo y tortuoso camino hacia la libertad.

“Vemos muchas veces está situación a través de las pantallas de los medios de comunicación, pero situar las fotos en este punto en una localidad tan turística como Castro Urdiales es una forma de meter esta realidad dentro de nuestras vidas”, afirma el fotógrafo.

Olmo Calvo.
“Mediterráneo: una gran fosa común”

Las fotos reproducidas en gran formato de 2,60 metros de ancho están, literalmente encajadas en las piedras que forman el rompeolas y que, aunque está situado muy cerca de la ciudad de Castro Urdiales, se encuentran algo alejadas de la vida cotidiana de la capital y hacen de símil sobre los naufragios, los rescates y los migrantes y su impacto en el día a día de los países europeos.

Olmo Calvo, explica que esta exposición “da pie a hablar sobre lo que estamos pasando y buscar la igualdad”, analizando la traumática vida de los migrantes y haciendo referencia a la aptitud de toda Europa y a la respuesta que ofreció España a los inmigrantes del Aquarius, sin olvidar los recientes acontecimientos que se vivieron en la frontera de Estados Unidos y México y el trato que el gobierno de Donald Trump, les dio a niños que pedían refugio.

Olmo Calvo.
“Mediterráneo: una gran fosa común”.

Los que visiten la exposición que comenzó el pasado jueves, además de poder observar las espectaculares imágenes en contraposición a las hermosas vistas del Mediterráneo, tendrán la oportunidad de escuchar a voceros y miembros de las organizaciones no gubernamentales que explicaran su labor y como desarrollan y canalizan la ayuda.

Esta iniciativa busca crear una marca profunda en las conciencias de la gente común, presentando ante sus ojos la inmensa dimensión de una catástrofe que se está sucediendo bajo nuestras narices y se gesta en las entrañas del Mediterráneo que siempre está “A la vez tan cerca y tan lejos”.

Olmo Calvo ha sido reconocido a lo largo de su carrera por múltiples organismos y con diversos premios, como el premio internacional de fotografía humanitaria Luis Valtueña; el premio internacional de periodismo del ABC, pictures of the year y el pictures of the year latam, de la national press photographers association.

Olmo Calvo.
Sólo en 2017 más de 3 mil personas fallecieron ahogadas en su intento de lograr las costas de Europa.

Sólo en 2017 más de 3 mil personas fallecieron ahogadas en su intento de lograr las costas de Europa y ya en el presente año unas quinientas han perdido la vida en el profundo azul de sus aguas, pero esto no termina aquí, el número de desplazados y de los migrantes que salen desde lugares tan lejanos como El Congo, Nigeria, Etiopia o Irán, Turquía y Palestina, lanzándose desesperadamente al mar, huyendo de sus desdichas y de la persecución política aumenta cada minuto.

Esos 500 fallecidos en lo que va de año, son apenas “las personas contabilizadas, pero hay mucha más gente que ha muerto y no se sabe”, explica el fotoperiodista cántabro que durante los últimos años ha dedicado su trabajo a exponer la crisis migratoria que viene arreciando en Europa y que, por él, ha sido reconocido con premio internacional de fotografía Humanitaria.

Fuente
ITM

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: