EconomiaInternacionales

La farmacéutica Bayer anuncia que suprimirá la marca Monsanto

La farmacéutica teutona pagó 63 mil millones de dólares para comprar la compañía y poder deshacerse de la marca

Bayer informó este lunes que rescindirá la marca Monsanto después de la compra del gigante estadounidense de semillas y pesticidas, el grupo farmacéutico y de agroquímica alemán, no ofreció explicaciones sobre la disposición, aunque ha aclarado que los productos mantendrán su nombre, el presidente de la transnacional ha dicho, «Vamos a escuchar a los que nos critican y vamos a trabajar juntos», indicó.

Bayer conservará los nombres de los productos de Monsanto, como el Roundup, un herbicida de los más usados alrededor del mundo y con igual número de protestas en su contra por ser nocivo para la salud. Voceros de la empresa con sede en Múnich, ha explicado que dejará de usar el nombre de Monsanto, pues esta ha sido blanco de protestas durante décadas por parte de defensores del medioambiente.

La compañía química centenaria, anunciaba en mayo pasado la intención de compra de Monsanto por un valor cercano a los 63.000 millones de dólares y que se encontraba en preparación de las autorizaciones internacionales y las necesarias de los reguladores, en vista de la inversión a la que se enfrentaría la compañía tuvo que traspasar algunas dependencias a BASF otra compañía química alemana.

Monsanto.
El nombre Monsanto ha perdurado lleva 117 años como el más grande fabricante estadounidense de semillas.

Monsanto tiene la peor imagen corporativa del mundo

En un comunicado que la gigante alemana publicó el lunes, expresaba que «Bayer sigue siendo el nombre de la empresa. Monsanto como nombre de empresa no será mantenido» y agregó que los nombres de los productos comercializado por Monsanto se mantendrían sin cambios.

Aunque el grupo alemán no proporcionó declaración sobre esta eliminación del nombre de Monsanto, sabemos que desde hace muchas décadas la semillera norteamericana ha estado envuelta en múltiples escándalos contra grupos ambientalistas y desde que Bayer anunciara la adquisición de la empresa agroquímica hace dos años, estas ONGs, han estado presionando a las autoridades con protestas y manifestaciones en todo el mundo, el presidente de la farmacéutica, Werner Baumann, ha expresado al respecto que «vamos a escuchar a los que nos critican y vamos a trabajar juntos», aseveró al respecto y ha afirmado que «el progreso no debe detenerse por el fortalecimiento de los frentes ideológicos», concluyó.

El responsable de la división agroquímica de Bayer, Liam Condon, asegura que los trabajadores del grupo estadounidense «están orgullosos de sus productos», “Ya Monsanto, hace algunos años pensó en cambiar de nombre, pero finalmente renunció por cuestiones de costo», asentó.

La fusión entre las dos compañías da como resultado más de 115 mil empleados, a lo que habría que sumar los empleados de los negocios desinvertidos y conexos, Bayer habría solicitado un crédito de 57 mil millones de dólares para sufragar la avenencia y que finalmente recapitalizará con rentas propios y la ampliación de capital con la que logrará 7 mil millones de dólares y algunas emisiones de deuda.

La compra de Monsanto, que se comenzó en el último trimestre de 2016, está especulada en unos 63 mil millones de dólares con base al valor de la deuda del objeto, para febrero de 2018, ya los reguladores de la competencia en los Estados Unidos y Europa habrían dado el visto bueno a la maniobra, no obstante, aplicaron significativas cesiones de actividades a su rival alemán BASF, por un valor de unos 9 mil millones de dólares, en función de los tratados anti monopolio.

Fuente
Reuters

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: