ÁfricaAméricaAsiaCuriosidadesEconomiaEuropaInternacionalesMedio AmbientePolíticaReligiónTecnologia

Es el fin de la humanidad lo que se avecina

Puede el poder del pensamiento positivo frenar los efectos del cambio climático

Con tantas noticias alarmantes sobre el cambio climático, se nos presenta una crisis existencial, que recuerda la historia del norteamericano que había matado a tiros a su esposa, a sus hijos y a él mismo durante la crisis de Cuba, porque no podía enfrentar la perspectiva de una guerra nuclear inevitable, que podría estar disfrutando de sus nietos ahora, pero ¿Es el cambio climático el fin de la Tierra tal como lo conocemos?, esta premisa parece ser trascendental y a pesar de los pensamientos deprimentes y lógicos de que ya es demasiado tarde, demasiado complejo, demasiado difícil y demás, se sigue creyendo que es un buen momento para actuar como si los cambios en el comportamiento humano, individual y colectivo, en cualquier escala, masivas y radical serían buenas opciones y pudieran marcar la diferencia.

Un grupo creciente de investigadores científicos, periodistas, activistas, políticos, moralistas y eco-guerreros sigue pensando que «a pesar» de todo, se puede ejercer un cambio, la perspectiva general es que no hay mucho beneficio positivo al decir que es un esfuerzo inútil y el físico Niels Bohr alguna vez expresó que algo así como que la predicción es difícil, especialmente cuando se trata del futuro, pero si nos damos por vencidos en la desesperación ahora, es posible que no estemos en posición de «disfrutar de nuestros nietos».

Las múltiples catástrofes son inevitables y son una cuestión de qué tipo de catástrofes se están enfrentando, pues podemos mitigar o prevenir cualquiera de ellas, y en su lugar de pensar, ¿qué nos gustaría que ocurra?, quizás en los próximos siglos, el Antropoceno no tiene que tener su connotación negativa actual si nos comprometemos a mejorar nuestro significado, nuestras actitudes y elecciones sobre la administración de «nuestro» planeta.

Todos hemos pasado del fundamentalismo de Richard Dawkins, hace eones y el diseño inteligente, pero ¿Cómo es que cometió tantos errores?, el dios teísta de Dawkins, cuando murió con Friedrich Nietzsche, pues Dios ya no es un sustantivo y la incertidumbre, que incluye dolor, sufrimiento y muerte, junto con todas las otras llamadas «imperfecciones», es ahora lo que se considera parte del juego, del mismo modo que el lenguaje contiene redundancia para transmitir el mensaje, en la ciencia, se llama física cuántica, pues ¡simplemente no sabes lo que va a pasar de segundo a segundo, como en la vida! Y el perfeccionismo y todo lo relacionado con el pecado, salió con el cristianismo tradicional, tanto en la física cuántica como en el nuevo cristianismo, la relación es furor, pues las cosas solo existen debido a su relación entre ellas; la vida solo existe debido a las relaciones entre las criaturas vivientes.

Robin McKie desplegó un argumento muy usado contra el diseño inteligente, porque la creación es defectuosa, por lo tanto, no puede haber creador, pero si hubiera pensado que la relación implicacional entre tales declaraciones es apenas necesaria y suficiente, ateos evangélicos necesitan aprender de los demás evangélicos y la confusión no inteligente no funciona en este sentido.

Cambio Climático.
El aumento de los huracanes, las olas de calor y los incendios espontáneos, son una advertencia ineludible de que el cambio ha llegado y viene para quedarse, como se diría en esa serie tan afamada “The Winter is Coming”, pero nunca imaginamos que sería tan destructivo.

Sólo nosotros somos los únicos causantes y los únicos motores del cambio

Pero hoy nos damos cuenta que a medida que los humanos ponen más y más gases arropadores de calor en la atmósfera, la Tierra se calienta y el calentamiento está causando cambios que podrían sorprendernos, pues no solo el calentamiento causa tendencias a largo plazo en el calor, el aumento del nivel del mar, la pérdida de hielo, entre otros, también está haciendo que nuestro clima sea más variable y está haciendo que los ciclos naturales del tiempo sean más poderosos.

Te puede Interesar: 20 fotos del brutal impacto del cambio climático.

Quizás la fluctuación natural más importante en el clima de la Tierra es el proceso de El Niño, que se refiere a un período de corto plazo de temperaturas cálidas de la superficie del océano en el Pacífico tropical, que se extiende básicamente desde Sudamérica hacia Australia y que cuando ocurre, esa región está más caliente de lo normal, pero si ocurre su contraparte, denominada, La Niña, la región está más fría de lo normal y a menudo, ni El Niño ni La Niña están presentes y las aguas tienen una temperatura normal, lo que se llamaría un estado «neutral».

Las aguas oceánicas cambian entre El Niño y La Niña cada pocos años, no tan regularmente, como un péndulo, pero hay un patrón de oscilación y sin importar en qué parte del ciclo nos encontramos, hay consecuencias para el clima en todo el mundo, pero no solo es esta ciencia compleja, sino que da miedo como el infierno y va en contra de la sabiduría recibida acerca de la comunicación sobre el cambio climático: que debe vestirse como un payaso para hablar sobre eso o poner cosas en animaciones y hacer que todo sea súper fácil de relacionar y amigable para atraer a la gente.

Cambio Climático.
No se trata de creer o no creer en el cambio climático, se trata de aceptar los últimos avances de la ciencia en ese sentido, ya que el día en que los científicos aseguren en un 100% que el cambio climático se está produciendo, ya será demasiado tarde.

En pocas palabras, los hallazgos de cientos de miles de científicos en miles de estudios, sugieren que las emisiones impulsan los cambios climáticos que provocan cambios abruptos en los sistemas de la Tierra cuando cruzan ciertos umbrales, incluida la liberación de metano atrapado en el permafrost de Siberia y el impacto de la fusión del hielo en Groenlandia en la Antártida, por lo que básicamente cambian de «amigos» que almacenan carbono a «enemigos» que arrojan más gases de efecto invernadero a la atmósfera y elevan la temperatura, los investigadores describen estos «elementos de inflexión» como dominó descendente, una cascada caótica que voltea la Tierra en una nueva forma de funcionamiento que no es predecible.

Aparentemente, podemos manejar un aterrador grado de complejidad, entonces, la lectura, es el hecho de que hemos ejercido tal impacto en los procesos planetarios que los humanos nos hemos convertido en una fuerza geológica por derecho propio, nos hemos lanzado fuera del Holoceno, donde hemos experimentado condiciones amistosas durante 12 mil años, y nos encontramos en una nueva era geológica, el Antropoceno, donde las condiciones probablemente sean malas noticias, este no es un panorama alentador, pero tal parece que no le importa a nadie, sólo a los miles de científicos que alertan sobre los cambio y que muchos gobiernos tildan de locos, pero el cambio ya se siente y se ve, nosotros, sometidos día tras día a riñas intestinas sobre crisis económica, una transición más pequeña, causada por el hombre, seguramente nos encontramos en un momento de transición tan difícil, que merece que pongamos algo de atención.

Fuente
DW.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: