AméricaBancaCiencia y SaludCorrupciónCuriosidadesEconomiaMedio AmbienteMéxicoNorteaméricaPolítica

Hay que mover el gobierno de CDMX

Para descongestionar la Ciudad de México se quiere trasladar las agencias gubernamentales a ciudades más pequeñas

Un proyecto para descongestionar la ciudad de México es trasladar las agencias gubernamentales a ciudades más pequeñas, cuestión que ha provocado reacciones mixtas, entre otras cosas por parte de los trabajadores que se enfrentan a la reubicación y es que con 700 mil empleados en la capital, muchos con familias, el plan podría llevar a un éxodo de 2.7 millones de personas del área metropolitana de la CDMX, pero esa es una estimación liberal, ya que es poco probable que todos los empleados puedan seguir sus trabajos.

Para Morales, quien tiene un hijo en la escuela y cuyo esposo trabaja en la CDMX, mudarse a la ciudad norteña de San Luis Potosí, donde se espera que se mude su departamento, está fuera de discusión, «mudarse a un nuevo lugar significaría intercambiar toda la estructura que he construido aquí para una completa incertidumbre», explica ella, «pero tampoco creo que pueda encontrar trabajo aquí, habrá muchas personas como yo desempleadas y buscando trabajo».

En un documento de política de 400 páginas, López Obrador dice que el «centralismo exacerbado» del país, con «prácticamente todo el gobierno federal» y muchas empresas importantes en la CDMX, ha llevado a la sobrepoblación en la capital, mientras que las ciudades más pequeñas siguen subdesarrolladas.

Según la asociación mexicana de profesionales de bienes raíces, AMPI, solo seis ciudades tienen la infraestructura para recibir una agencia; las otras necesitarán una inversión significativa en bienes raíces residenciales y de oficinas, si bien es probable que esto cause interrupciones, la mayoría de los gobiernos locales y las empresas han acogido con satisfacción la perspectiva.

En un comunicado de prensa de AMPI, se dijo que la construcción revitalizará el sector inmobiliario en todo México, mientras que las ciudades más pobres del sur, como Oaxaca y Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, se beneficiarían de convertirse en destinos para viajes de negocios.

Descongestionar CDMX.
El devastador terremoto de 1985 provocó un impulso para descentralizar el gobierno de México, pero el instituto nacional de estadística y geografía, INEGI, fue la única agencia que se trasladó.

Ya hay alguna prueba de que el plan funcionará para CDMX

Hoy en día, la CDMX tiene aproximadamente nueve millones de habitantes, con 23 millones en el área metropolitana, que representan el 18% de la población del país, esto contribuye a una gran cantidad de problemas, incluida la congestión del tráfico, la falta de viviendas y la contaminación del aire, que el gobierno lucha por controlar mediante restricciones a la conducción.

El suministro de agua también está bajo presión, ya que la sobreexplotación de los acuíferos hace que la ciudad se hunda hasta 30 cm al año, mientras que la escasez constante deja a millones de hogares con grifos secos durante la mayor parte del año, los problemas como la movilidad y el suministro de agua no son funciones simples de la densidad de población, pero Oscar Terrazas, profesor de urbanismo en la universidad autónoma Metropolitana, dice que reducir la población de la ciudad podría ser una parte vital de una estrategia para enfrentarlos.

«Habría menos viajes y menos emisiones en hora punta, que es cuando los empleados del gobierno viajan, por lo que definitivamente habrá beneficios», comenta, países como Corea del Sur y China han trasladado algunas oficinas gubernamentales de sus capitales, y en los EE.UU., los legisladores demócratas y republicanos introdujeron proyectos de ley para trasladar las oficinas del gobierno federal fuera del área de Washington DC, mientras que en el Reino Unido, encontramos el UKIP, el caso de expulsar a los funcionarios públicos de Londres a través del espectro político, desde el partido laborista hasta el Reino Unido.

En el pasado, los países a menudo separaban sus centros administrativos de sus ciudades más grandes construyendo capitales planificadas, una política relacionada con, pero distinta de, lo que está sucediendo en México, Vadim Rossman, autor de ciudades capitales: Variedades y patrones de desarrollo y reubicación, dice que la reubicación de capitales suele ser parte de un proyecto político para promover una forma federal de gobierno, «las capitales de gran tamaño, como la Ciudad de México, en general, no son favorables para el federalismo», afirma que «la mayoría de los países federalistas, si miras en un mapa, tienen ciudades capitales que son más pequeñas que las principales».

Para Rossman, el éxito del plan de México dependerá de la prueba de que beneficiará a las ciudades que reciben agencias gubernamentales y al país en general, no solo a la CDMX, “hablando desde la experiencia, la motivación negativa no es suficiente, entonces, en los casos en que la única motivación era descongestionar, eliminar la presión de las ciudades más grandes, no era suficiente», finaliza.

Si bien hubo un impulso de hacer la mudanza posterior a los terremotos, la descentralización se estancó, sólo el éxito de INEGI en Aguascalientes se cita a menudo como prueba de los beneficios y la viabilidad de la reubicación de oficinas gubernamentales, si se puede repetir eso es incierto, pero está claro que México está al comienzo de un proceso largo y difícil.

Para Ordorica Mellado, el primer paso hacia la descentralización tiene que darse, «en este país, siempre nos quejamos de lo difícil que es todo, pero nunca hacemos el esfuerzo», y finaliza diciendo, «deberíamos haber hecho esto hace mucho tiempo».

Fuente
Posta

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: