MéxicoPolítica

Esto sucedió en el 3er. debate para la presidencia de México

A 18 días de las elecciones presidenciales en México, Mérida fue escenario de debate este martes

Este martes fue el tercer y último debate presidencial en vista a las elecciones del 1ro de julio, se realizó en el gran museo del mundo Maya de Mérida, Yucatán, a tan solo 19 días de las elecciones presidenciales de México, los cuatro contendientes, tuvieron su último cara a cara para enarbolar sus planes para México y defender su posición, buscando conseguir la obtener la mayoría de los votos.

Esta vez, la deliberación fue moderada por Gabriela Warkentin, Leonardo Curzio y Carlos Puig, quienes se encargaron de seleccionar las preguntas desde las redes sociales y con la nueva modalidad de que, los cuestionamientos serían personalizados y no generalizados como en los debates anteriores.


Tercer debate en México.
Un debate lleno de ataques contra AMLO y muy pocas propuestas, menos impuestos y más sueldos.

Un debate muy centrado y lineal

Una noche llena de acusaciones dirigidas casi todas hacía un Andrés Manuel López Obrador, que se mantuvo muy tranquilo y confiado, por la posición del 49% de aceptación que mantienen en las encuestas de intención de voto y un José Antonio Meade, del PRI, que mostró un perfil bajo y discreto, mientras encaminaba su discurso, llenos de cifras y estadísticas de gestión.

El más disonante por otra parte fue, Ricardo Anaya, que se mantuvo durante todo el encuentro, enfocado en los corruptos de las campañas, quizás con el objetivo de redirigir la atención a otros derroteros y por encontrarse incurso en temas de enriquecimiento ilícito y conspiración para delinquir, Anaya ha dicho, “Andrés Manuel, te has convertido en lo mismo del PRI. También tienes contratistas favoritos” expreso.

El tema tratado en el primer bloque fue el crecimiento económico, fue comenzado por Anaya, quien comenzó explicando que “el principal obstáculo para que crezca la economía es la corrupción”, dijo, y que “Indispensable mayor inversión”, afirmando que duplicaría el salario, Ricardo Anaya revisará, en primera instancia, el gasto gubernamental y ha desechado una nueva imposición de impuestos, tomándole la delantera a López Obrador que tiene a la lucha contra la corrupción, como bandera política.

Obrador no tardó en responder, “El campo es la fábrica más importante para mí”, para fortalecer el aparato productivo, añadiendo, “La corrupción, el cáncer que está destruyendo a México”, afirma y explica que en el país se roban 500 mil millones de pesos por año, “No aumentaría los impuestos ni las deudas” y ha afirmado que mantendrá los precios del combustible como incentivo a la inversión.

“El Bronco” no eliminará el salario mínimo; propone incrementar el ingreso básico de una persona a 350 pesos, ya que “El salario mínimo nadie lo gana en este país”, dice “El Bronco”, Meade sólo se discurrió arremetiendo contra AMLO.

Todos continúan deliberando por la mala aplicación de la reforme educativa y la necesidad de restablecerla regionalmente, comenta El Bronco, aumentando los ingresos de los maestros, pero con mejores sueldos replica Meade y se termina el primer bloque entre acusaciones sin fundamento contra López Obrador de parte de Anaya y Meade, el segundo segmento será sobre pobreza y desigualdad.

El tema más importante para México además de la corrupción es el de la pobreza, pero los candidatos enzarzados en los ataques personales sólo lograron dilucidar algunas mejoras a los sueldos, disminuir el IVA y el ISLR, despejando la incógnita, mientras que Anaya y Meade seguían ligados en los ataques contra el candidato Morenista.

Anaya habría propuesto un programa nacional de aerogeneradores con los cuales se paliaría el déficit de energía, aunque Meade se decantaba más por la energía nuclear y una nivelación entre el turismo y el ecoturismo propuesta por Calderón, que asimismo propuso cambio en los horarios de trabajo para incentivar el uso de los colectivos, en contraposición al uso de autos.

De los 54 ataques que se arrojaron en el último de los tres encuentros entre candidatos presidenciales, 28 fueron contra López Obrador, sobre todo por José Antonio Meade, del PRI, PVEM y Panal, con 13 imputaciones, la mayoría debatiendo los resultados del tabasqueño al frente del gobierno de la CDMX y las ligas familiares de Javier Jiménez Espriú, con Odebrecht.


El frentista Ricardo Anaya acometió contra el morenista en 9 ocasiones, una de las cuales fue para acusar que cuando fue jefe de gobierno asignó contratos sin licitar a José María Rioboó por 170 millones de pesos, acusaciones que lógicamente fueron defendidas y negadas por López.

A pesar de que casi toda la artillería estaba dirigida contra Andrés Manuel López Obrador, candidato de Morena, PT y Encuentro Social, este se mantuvo más centrado y resistió la embestida defendiendo cuando fue necesario el ataque frontal y sabiéndose primero en las encuestas y virtual ganador y el próximo residente del Palacio de los Pinos.

Fuente
Razón

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: