BancaCorrupciónCriptodivisasPolíticaVenezuela

El plan de Venezuela contra la inflación carece de ingredientes claves

El paquete de Nicolás Maduro para enfrentar el problema está condenado al fracaso

Los países que sufren un problema inflacionario se dividen en tres categorías, los que tienen un costo de vida en franco aumento; los atrapados por la hiperinflación; y aquellos en los que las cosas son tan malas que se comparan con la Alemania de 1923 y la situación de la Venezuela de Nicolás Maduro, con el fondo monetario internacional prediciendo una la inflación que alcanzará el millón por ciento antes del fin de año, cae irremediablemente en la tercera categoría, y al parecer le hará falta un plan Marshall latinoamericano.

Pero no siempre fue así, Venezuela tiene las reservas de petróleo más altas del mundo y podría jactarse alguna vez de ser uno de los países más ricos de América Latina, donde los niveles de pobreza se redujeron a menos de la mitad durante el gobierno del fallecido ex presidente, Hugo Chávez, y donde hubo una gran inversión pública en salud, educación e infraestructura.

Sin embargo, el gasto continuó incluso cuando los ingresos del petróleo comenzaron a agotarse, y en ese entonces, el gobierno de Caracas se dedicó a imprimir dinero para financiar déficits presupuestarios cada vez mayores, pero lo peor fue que se redujo la inversión en la industria petrolera, lo que llevó a una disminución progresiva de producción menor y para cerrar con broche de oro, los Estados Unidos le impuso sanciones financieras limitando así el único camino a través del cual pudiesen recibir una bocanada de aire, terminando de hundir al país en una terrible crisis económica.

El resultado es que la economía de Venezuela se ha reducido en un tercio en los últimos cinco años, un peor desempeño incluso que Grecia, y en este momento tiene la tasa de inflación más alta del mundo, para paliar la situación el gobierno de Nicolás Maduro, actual presidente de Venezuela, anunció hace casi 15 días y que implementó este lunes, estas medidas económicas están enfocadas en hacer frente a la crisis, aunque según los analistas, las posibilidades de que el paquete de emergencia funcione no se ven bien.

Paquete Económico de Maduro.
La hostilidad de los Estados Unidos hacia la revolución socialista bolivariana dirigida por Chávez y perpetuada en teoría, por Maduro, no ha disminuido a lo largo de los años.

Maduro, carece de la visión y la energía de su predecesor mientras comparte algunos de sus vicios

La historia sugiere que los intentos exitosos para hacer frente a la inflación galopante involucran cuatro ingredientes clave, de los cuales Maduro solo tiene uno, o como mucho uno y medio, de ellos, en primer lugar, es importante romper con una moneda que se considera inútil y Maduro ha quitado cinco ceros a la denominación del bolívar, por lo que no habrá necesidad, como supuestamente fue el caso en Weimar, Alemania, de que los ciudadanos carguen carretillas de efectivo a las tiendas.

En segundo lugar, ayuda si la nueva moneda genera confianza o es creíble para el público, esto se puede hacer de varias maneras, fijándolo al dólar, asegurando el apoyo financiero del FMI, como experiencia internacional, estas dos opciones son anatema para Maduro, que en cambio ha vinculado el nuevo bolívar a una nueva criptomoneda que aún no ha comenzado a circular abiertamente y que aumentará o disminuirá de acuerdo con el precio global del petróleo, como es de esperar, la estabilidad del nuevo bolívar ya ha sido cuestionada.

En tercer lugar, es importante que la reforma monetaria coincida con una estrategia económica diseñada para fomentar la confianza de los consumidores y las empresas, aunque es probable que el anuncio de Maduro de un aumento de 60 veces en el salario mínimo haga lo contrario porque pudiese conducir a una inflación aún mayor y hacer fracasar algunas compañías, el gobierno ha dicho que financiará el aumento del salario mínimo para las pequeñas y medianas empresas durante 90 días, pero no está claro qué sucederá después de eso.

Finalmente, ayuda si el panorama internacional se ilumina, como lo hizo con Alemania después de la crisis de 1923, sin embargo, Maduro difícilmente buscará la ayuda de Donald Trump, esto debido a que la Casa Blanca cree que es más probable que haya un cambio de régimen si el actual desastre empeora, lo cual, trágicamente para la larga paciencia de Venezuela y los venezolanos, lo hará, tal parece que el país necesita una revolución.

Si alguna vez el país requirió un nuevo comienzo, es este, pero esta vez, el énfasis no ideológico debe estar en la construcción de una democracia inclusiva y abierta y si Maduro no puede unir al país, debe hacerse a un lado, independientemente del «resultado» de la elección, el socialismo y el capitalismo de línea dura han fallado a Venezuela y se requiere un camino político diferente y progresivo, pero la respuesta ciertamente no es militar, debe venir de la base, no de la oposición, sino de su propia base, con ideas frescas y un plan de desarrollo económico.

Fuente
ElGuardian

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: