Economia

Las “T” del emprendimiento (I)

El método que puede responder a la eterna interrogante del emprendimiento, ¿Estamos listos?

Existen varias corrientes que entre las tendencias de emprendimiento, esas que afirman tener las ideas y formas mágicas a través de las cuales, tendrás éxito irremediablemente, se han estado extendiendo rápidamente en las redes y han aparecido en casi todas las revistas de negocios las teorías de las “T”, para empresas, para servicios y hasta para el emprendimiento, la prueba de las tres “T”, para encontrar financiamiento, en general las “T” para tener éxito. Te explicamos en que consiste el método de las “T” y cómo puedes aplicarlo a tu idea de negocio y saber si te dará buena fortuna.

Lo que es la pregunta del millón de dólares para Ryan Holmes, fundador y CEO de Hootsuite y un web que administra redes sociales, que comenzó su carrera vendiendo su exitoso startup a inversores, y que se transformó en una millonaria idea que lo ha convertido de solicitante en inversor de nuevos negocios con jóvenes emprendedores.


Holmes ha resumido, basado en su experiencia, un método clave para saber si un negocio tendrá éxito, lo que él ha denominado “el método de las tres T” y afirma que “las ideas que pasan esta prueba son más propensas a conseguir financiación y a tener un futuro exitoso”.

Esta teoría consiste revisar tu idea preguntándose si el negocio tiene los que para Holmes son los tres elementos cruciales para el éxito, el Talento, la Tecnología y la Tracción.

Emprendedores.
Holmes, “Necesitamos dedicación a tu causa, como si fuera un culto. Los días entre semana y en fin de semana no se diferencian.”

Son tres “T” del emprendimiento, Talento, Tecnología y Tracción.

Talento

“Necesitamos dedicación a tu causa, como si fuera un culto. Los días entre semana y en fin de semana no se diferencian”, en definitiva, “Un buen emprendedor tiene que estar dispuesto a jugar muchos roles distintos, desde persona de ventas y diseñador hasta representante de atención al cliente e incluso friega platos”, Holmes explica que se presentan a diario ideas de negocio fantásticas, lo que no se encuentra fácilmente son grandes ejecutores que las pongan en práctica correctamente, por lo que debes evaluarte y evaluar tu recurso humano.

Tecnología

Si hay una idea fantástica y el emprendedor alega que solo necesita localizar a alguien para encargarse de la parte tecnológica será descartada de inmediato, ya que la tecnología detrás de una idea de negocio nunca es algo secundario, y tan importante o más que la idea en sí, “Detrás de todas estas herramientas y plataformas que damos por hecho”, desde las redes sociales hasta Uber y Airbnb, “hay una tecnología revolucionaría que cambia las reglas del juego”, expone Holmes, la es que un entusiasma del grupo de emprendedores se encargue de los aspectos técnicos, y deje a los demás encargue de lo otro. De esta manera tendremos al futuro CTO y CEO, convirtiendo la idea en algo viable.

Tracción

En resumidas cuentas, al final, todo gran negocio o pequeño emprendimiento, deben hacerse a final de mes las dos mismas preguntas, ¿tienes clientes?, ¿cuánto dinero has ganado?

“Si la gente está dispuesta a elegir tu aplicación, widget o servicio frente a las innumerables opciones que hay ahí fuera, quiere decir algo”, asegura Holmes explicando que los inversores son más propensos a apostar por una idea que funciona en la práctica que una que queda bien por escrito. Gran parte de la tracción o “seguimiento” consiste también en tener un plan viable para correr la voz entre los consumidores.


Claro, este método es sólo una forma organizada de ver el camino hacia el éxito empresarial, todos saben a ciencia cierta, como admite Holmes, que ningún método es infalible, podremos encontrar empresas que cumplen la regla de las tres “T” y fracasan, como cuando muchos financistas no quisieron invertir en UBER porque no cumplía los requisitos, y allí los tienen hoy en día, no obstante, el método de las “T”, te apuntará en la dirección correcta y aumentará tus posibilidades de éxito, recuerda, no hay grandes ideas, sino grandes ejecutores y ese es uno de los preceptos de esta ley.

Fuente
BusinessInsider

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: