CorrupciónEconomiaInternacionalesPolíticaSucesos

El problema de enfrentar la desigualdad y la pobreza

Al parecer no estamos viendo la desigualdad de la manera correcta

Se tiene o no se tiene, según los expertos la brecha de ingresos, ese abismo entre ricos y pobres nunca ha importado tanto como ahora, se estima que el 1% de las personas del mundo posee el 50% de la riqueza del planeta, y el 99% restante se pelea por la mitad restante, por lo que resolver este nivel de desigualdad a menudo se presenta como un «gran desafío» para la sociedad, ¿Pero es esa la forma correcta de verlo?, o es solo un eslogan de campaña política rancia de los años del imperialismo.

Y es que Las disparidades económicas y sociales se acompañan de disparidades similares en los indicadores de desarrollo humano, específicamente en la salud y la educación, por lo que la pobreza y las malas condiciones de vida evolucionan simultáneamente con los indicadores negativos de desarrollo humano que, a su vez, contribuyen con la regeneración de la pobreza y la profundización de las disparidades.

Algunos investigadores argumentan que la disparidad de ingresos en sí misma puede no ser el problema principal, pues no es la existencia de una brecha entre ricos y pobres, sino la existencia de la injusticia, por lo que algunas personas son tratadas de forma preferencial y otras injustamente, y reconocer que tanto la pobreza como la injusticia están relacionadas puede ser el desafío más importante en el siglo XXI.

Mientras que muchas personas ya pueden ver la desigualdad como una injusticia, es importante hacer la distinción mucho más clara, para mejorar la sociedad en la que vivimos, los investigadores argumentan que todos debemos estar en sintonía con lo que realmente es la desigualdad, ya que solo entonces podemos dirigir recursos a los lugares que importan.

Desigualdad y Pobreza.
Para lograr reducir la brecha entre los más ricos y los más pobres, e incluso eliminarla, los gobiernos deben trabajar a favor de la eliminación de la pobreza, más allá de la repartición equitativa.

Inequidad y desigualdad son dos cosas diferentes, aunque están unidas

En un artículo publicado en abril en la revista Nature Human Behavior titulado “Por qué las personas prefieren las sociedades desiguales”, un equipo de investigadores de la universidad de Yale sostiene que los humanos, incluso cuando son niños pequeños, prefieren vivir en un mundo en el que existe desigualdad, esto, claramente suena contra-intuitivo, entonces, porque si las personas se encuentran en una situación en la que todos son iguales, muchos se enojan o se amargan si las personas que trabajan duro no son recompensadas, o si los holgazanes son sobre recompensados.

«Argumentamos que la percepción pública de que la desigualdad de riqueza es aversiva para la mayoría de la gente es incorrecta, y que, en cambio, lo que a las personas realmente les preocupa es la injusticia», afirma Christina Starmans, psicóloga de Yale, «en gran parte del mundo, estos dos problemas se confunden, porque existe tanta desigualdad que la suposición es que debe ser injusta. Pero esto ha llevado a un enfoque incorrecto en la desigualdad de la riqueza en sí misma como el problema que debe abordarse, en lugar de la cuestión más central de la equidad».

El coautor de Starman, Mark Sheskin, especialista en ciencia cognitiva, resume los hallazgos de esta investigación de manera sucinta, aseverando que «la gente generalmente prefiere la desigualdad justa a la igualdad injusta», y la razón por la que esto importa es que tratar de crear un mundo sin disparidades de riqueza está en desacuerdo con la percepción de imparcialidad de las personas, y eso podría conducir a la inestabilidad.

Una sociedad donde no existe pobreza suena utópica, pero si esa sociedad es igual pero injusta, corre el riesgo de colapsar, argumenta Nicholas Bloom, profesor de economía en la universidad de Stanford, «por muy razonable que suene, la gente no suele trabajar, crear o esforzarse sin la motivación para hacerlo», afirma Bloom, «si soy pintor, dentista o constructor, ¿por qué iba a trabajar durante 50 horas a la semana si todo lo que recibo es gratis? Desde mi propia experiencia en el manejo de personas, los humanos realmente piensan que es irracional para las personas que buscan obtener recompensas. Cuando se ejecutan equipos grandes, no hay nada que enloquezca más a las personas que personas perezosas obteniendo las mismas recompensas y promociones que los trabajadores más exigentes «.

Es importante recordar que, a medida que descubrimos formas de combatir la desigualdad, hay tres ideas separadas, pero relacionadas: Primero, la idea de que las personas deberían tener las mismas oportunidades en la sociedad, independientemente de su origen, raza, sexualidad, género, etc.; la segunda idea es la distribución justa, que dice que los beneficios o recompensas deben distribuirse equitativamente en función del mérito; y la idea final es la noción de igualdad de resultados, o que las personas reciban resultados iguales independientemente de las circunstancias.

Cada una de estas ideas representa un tipo diferente de desigualdad que se manifiesta en la vida cotidiana y que contribuye a la tendencia global que mucha gente considera como “desigualdad económica”, por lo que reconocer estas diferentes dimensiones es crucial para formular un plan de batalla holístico.

Muchos de los investigadores y economistas están de acuerdo, en que se presta demasiada atención al hecho de que el 1% de los súper ricos existen, en cambio, argumentan que debemos concentrarnos más en ayudar a los menos afortunados, que, por falta de equidad, no pueden mejorar su situación.

Harry G Frankfurt es profesor emérito de filosofía en la universidad de Princeton, en su libro On Inequality, Sobre la desigualdad, argumenta que la obligación moral debe ser eliminar la pobreza, no lograr la igualdad y esforzarse por asegurar que todos tengan los medios para llevar una buena vida, «creo que es probable que la gente responda con mayor simpatía al sufrimiento provocado por la pobreza que a los daños que necesariamente se imponen a los que son menos ricos que algunos otros», explica Frankfurt, porque «esto podría respaldar una legislación apropiada para aliviar las desventajas de la pobreza».

La desigualdad económica es un problema tan masivo, extenso, matizado e intenso; que el producto de fuerzas culturales y políticas complejas en todo el mundo a lo largo de la historia no han logrado superar, sin embargo, al comprender las diferentes definiciones de desigualdad, como la desigualdad de oportunidades, se pone de relieve con mayor claridad que no todos tienen las mismas oportunidades de triunfar, incluso si realizan ese arduo trabajo.

Dependiendo de su punto de vista político, la forma de abordar la desigualdad podría ser diferente, quizás la izquierda podría favorecer la atención universal de la salud para todos, mientras que la derecha podría favorecer la creación de empleo para trabajadores de bajos salarios, no obstante, cualquiera sea el plan de acción político, los expertos dicen que la solución radica en abordar el hecho de que la pobreza y la injusticia existen, porque esa debería ser la verdadera obligación moral, que simpatiza con nuestros semejantes.

«Será beneficioso cambiar la conversación y la investigación, lejos de la desigualdad misma», dice Starmans» y hacia temas como la injusticia y la pobreza, que son el núcleo de lo que nos preocupa» a todos.

Fuente
SocialWatch

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: