AméricaColombiaCorrupciónInternacionalesPolíticaSucesosSudamérica

Detrás de la muralla de Cartagena de Indias

Una ciudad llena de tráfico sexual abunda en la ciudad caribeña

La ciudad histórica de la costa caribe colombiana está tomando medidas enérgicas contra una industria dirigida a niños y mujeres jóvenes de barrios pobres, Cartagena de arquitectura colonial y fácil acceso a las playas de arena blanca han convertido en uno de los destinos turísticos más populares de Colombia, pero detrás de su fachada barroca, la ciudad histórica, que se llama el «orgullo de Colombia», ha estado escondiendo un problema vergonzoso.

La explotación y el abuso sexual están fuera de control en la ciudad, han admitido las autoridades, después de haber sido atacados por no hacer lo suficiente para abordar el problema, para contrarrestar las críticas, lanzaron una represión policial y varios casos judiciales comenzarán el próximo mes.

El atacante de María, fue encarcelado a principios de este año, la joven de 19 años, fue violada a la edad de 15 años, “me encerró en su auto y me amenazó con un arma, no tenía otra opción «, dice ella, su atacante, Raúl Romero Pabón, filmó el asalto antes de tatuar a María con sus iniciales debajo de su pecho izquierdo, “él amenazó con enviar el video a mi familia y publicarlo en internet si me negaba a hacerme un tatuaje, me hizo sentir muy sucia, pero me niego a dejar que él me posea”.

María se adelantó después de ver en televisión que Romero, un ex capitán de la marina de guerra de 34 años, había sido arrestado, había agredido sexualmente a varias chicas menores de 16 años y se había tatuado su nombre en el cuerpo, los fiscales dicen que registran cientos de casos de explotación sexual de menores cada año, pero esperan que estas cifras sean la punta del iceberg.

Romero fue arrestado junto con otros 18 en julio como parte de la operación Vesta, que las autoridades describieron como la mayor acción policial contra la trata de personas y la explotación sexual en la historia de Colombia, Romero se declaró culpable y en octubre fue condenado a más de 21 años de prisión.

Dos ciudadanos israelíes, Liad Tsukrel y Samuel Schraer, serán juzgados en enero, acusados ​​de explotar sexualmente a menores en fiestas sexuales en el popular distrito de Bocagrande, en la costa norte de Colombia, aunque ambos niegan los cargos, y la pasada semana, la policía arrestó a otros seis israelíes en redadas coordinadas en todo el país, fiscales afirman que los arrestados reclutaron a chicas menores de edad para fiestas sexuales con turistas israelíes visitantes.

La industria de las fiestas sexuales está prosperando en Cartagena, comentan los internos, en internet, varias compañías ofrecen «recorridos sexuales» de la ciudad, incluido un viaje de tres días por 6 mil dólares que promete sexo ilimitado con hasta 60 mujeres en una de las islas privadas de Cartagena, otra promesa de «días de sol» y «horas de cumplimiento de fantasía», incluido un descuento del 25% para celebrar su 25° año de operaciones.

En Cartagena.
La actividad criminal asociada con el turismo sexual fue descubierta por una investigación dirigida por la oficina del primer fiscal seccional.

La bella Cartagena esconde una fea cicatriz en su interior

Cindy, es una trabajadora sexual de 24 años que conoce de primera mano la escena de la fiesta sexual en Cartagena, «Algunas son solo grandes fiestas, otras veces es una competición, los grupos de hombres compiten para ver cuántas de las chicas pueden encontrar y luego tener relaciones sexuales con ellas», comenta ella, «lo llaman caza».

Cindy afirma que es imposible saber las edades de todas las personas involucradas, pero admite que incluyen a niñas menores de edad, «ellos ganan mucho más, los clientes pagan más por ellas, pero a veces pueden asustarse, a menudo, primero se les da drogas o mucho alcohol para emborracharlas, creo que lo hace más fácil «.

Liliana del Carmen Campos Puello, de 47 años, también está en espera de juicio, también conocida como «La Madame», Campos ha sido llamada la «chula más grande» en Colombia y está acusada de traficar con niñas y mujeres jóvenes en el extranjero y a las islas de Cartagena por sexo.

«La madame tenía 250 mujeres bajo su control», explicó el fiscal jefe, Mario Gómez, “ella enviaría y manejaría a estas mujeres para servir los intereses sexuales de grandes grupos de hombres que visitan las islas de Cartagena y también enviaría mujeres al extranjero, Campos dijo a los medios locales que el caso en su contra es un «circo».

Cindy dice que muchas mujeres en Cartagena no son traficadas ni esclavizadas, pero eligen hacer trabajo sexual, “si a la gente le gusta o no, es trabajo, es un trabajo”, asevera ella, «nadie me obliga a hacerlo», lejos del centro histórico, en la comunidad pobre de El Pozón, las adolescentes son objetivos para los reclutadores, como muchas, Paola, de 19 años, es acosada en las redes sociales, desde que tenía 14 años, ha recibido mensajes regulares de agentes de modelos falsos, empiezan con cumplidos sobre su apariencia, pero pronto van directo al grano, «me ofrecen dinero por sexo: 300 mil pesos por media hora y medio millón por una hora», afirma la joven.

Lina, recibió su primer mensaje el año pasado, con 15 años, “incluso me ofrecieron cirugía plástica gratuita, dicen que, si me operan, puedo cobrar más y son muy persistentes», las chicas no solo son perseguidas en el ciberespacio, residentes informan que un jeep blanco con ventanas tintadas recorre regularmente el vecindario, «nos detienen y ofrecen castings», comenta Lina, «Me pasó una vez, pero me escapé».

Las autoridades afirman que las sofisticadas redes criminales organizadas están detrás de la industria de abuso de niños y sexo en Cartagena, «Tengo miedo de que algo me pueda pasar», acusa Paola, “por eso no salgo, voy a trabajar, me voy a casa y ya está, no voy a ningún otro lado”.

Lina indica que entiende por qué algunos en su vecindario sucumben al hostigamiento y la manipulación, «somos pobres aquí y ofrecen una salida, el dinero puede ser muy tentador ”, las autoridades locales en Cartagena declinaron ser entrevistadas, pero Gómez acusa que cree que los arrestos recientes y los próximos juicios enviarán un fuerte mensaje de que Cartagena no es un destino para pedófilos.

Esto es de poco consuelo para María, «no se trata solo de turismo», imputa ella, “los españoles construyeron estos muros para proteger esta ciudad, pero nadie me protegió, sé que tendré que cuidar a mi hija pequeña como a un halcón cuando sea mayor, la vida aquí es peligrosa».

Fuente
ReutersOurRescue

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: