AméricaBancaEconomiaEE.UU.MéxicoNorteaméricaPolítica

Con final de fotografía “Habemos TLCAN”

Canadá se une al acuerdo en el último minuto, pero no considera estar en desventaja

El final de las conversaciones, vistas como un momento tenso en una relación entre Estados Unidos y Canadá que habían caído a su punto más bajo en la memoria reciente, se producen 18 meses después de que Donald Trump llamara a su vecino del norte y prometiera que cualquier cambio relacionado con Canadá en el TLCAN sería menor, pero el presidente de Estados Unidos parecía haber alterado su punto de vista en los meses posteriores a su presentación después de que anunciaron un acuerdo bilateral con México.

La noticia que había dejado a Canadá fuera del acuerdo y forzado a negociar su camino hacia el acuerdo, no tenía forma aún y dejaba al país septentrional enfrentado a una ruptura en las relaciones comerciales con su aliado más cercano y mayor socio comercial, pero en el último minuto, al ras del tiempo límite, Canadá firma el acuerdo, finalizando así una novela de más de un año.

En conclusión, Estados Unidos, Canadá y México llegaron a un acuerdo para modernizar el tratado de libre comercio de América del Norte, TLCAN, poniendo fin a meses de amargas disputas entre la economía más grande del mundo y sus vecinos más cercanos, Donald Trump declaró que el acuerdo Estados Unidos-México-Canadá, USMCA, que es el nuevo nombre del segundo bloque económico más grande del mundo detrás de la Unión Europea, es un «nuevo y maravilloso acuerdo comercial», que llegó a través de un acuerdo de última hora el domingo.

En su lenguaje típicamente rimbombante, el presidente norteamericano, utilizó una conferencia de prensa fuera de la Casa Blanca para decir que el acuerdo era «una verdadera noticia histórica para nuestra nación y el mundo», el acuerdo pone fin al enfrentamiento comercial a fuego lento sobre el TLCAN iniciado por Trump, que calificó el acuerdo de 1994 como el «peor acuerdo comercial jamás realizado» como parte de su campaña para convertirse en presidente.

Se produce antes de las elecciones de mitad de mandato de Estados Unidos del próximo mes, lo que podría ser un desafío para el presidente, y reduce el riesgo de mayores aranceles de importación para los productos mexicanos y canadienses que llegan a los EE.UU., visto como una amenaza de la Casa Blanca de Trump, utilizada para garantizar concesiones comerciales.

Los analistas advirtieron que los aranceles amenazan con frenar el crecimiento económico y la creación de nuevos empleos en toda la región, aunque Trump afirmó que el acuerdo de la USMCA no se habría realizado sin ellos, aunque había fijado una fecha límite para este domingo, para lograr que Canadá aceptara un acuerdo, luego de que norteamérica alcanzaran un acuerdo bilateral anterior con México, con el potencial de excluir a Canadá del TLCAN.

El acuerdo renovado tiene 34 capítulos y rige más de 1 mil millones de dólares en el comercio entre los tres países, pero todavía debe obtener la aprobación del congreso de los EE.UU., Lo que es poco probable que suceda hasta el próximo año, a pesar de los avances realizados en la reforma del TLCAN, Trump todavía enfrenta varias otras disputas comerciales en todo el mundo, especialmente con China, donde el presidente ha aplicado un arancel de 200 mil millones de dólares a las importaciones chinas.

Trump también mencionó, que pronto podría imponer aranceles de importación a los automóviles de la UE, ampliando aún más la disputa comercial global.

Al fin un TLCAN.
Trudeau comentó que el tema clave de los automóviles y componentes de automóviles en los Estados Unidos, fue el área que Donald Trump identificó como el punto de presión canadiense para los negociadores estadounidenses.

¿Qué dice el TLCAN de la USMCA?

Hay cambios significativos para la industria del automóvil, a partir del 2020, los automóviles deben tener el 75% de sus piezas fabricadas en Canadá, México o los EE.UU., para tener derecho a cero aranceles de importación, un aumento sustancial con respecto al requisito actual del 62,5%, y al menos el 40% de un automóvil fabricado en América del Norte también debe ser fabricado por un trabajador que gane al menos 16 dólares por hora, lo que probablemente no beneficie más a México que a Canadá y los EE.UU.

Otro elemento del acuerdo eximirá a los automóviles mexicanos y canadienses de cualquier tarifa automotriz estadounidense futura hasta ciertas cuotas de importación, en otros lugares, los agricultores estadounidenses obtendrán un mayor acceso al mercado lácteo de Canadá a través de una mayor cuota de importaciones extranjeras.

Canadá ha mantenido altos aranceles en la mayoría de los productos lácteos, lo que lleva a precios más altos que en el mercado norteamericano, mientras que Trump ha argumentado que la industria de EE.UU., debería poder vender más productos a su vecino del norte, un área sorpresiva donde no ha habido cambios es que las tarifas al acero y aluminio canadiense y mexicano se mantendrán por ahora, a pesar de que esto se vio como una barrera clave para un acuerdo.

Fuente
ElPaís

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: