AméricaArte y EspectáculoCuriosidadesGenteMéxicoPolítica

Ciudad de México convierte en museo su casa más antigua

Una nueva vida para la estructura que estaba a punto de ser demolida

En la zona del barrio de la Merced, en el número 25 de la calle de Manzanares, esquina con el tercer callejón del mismo nombre, se encuentra una casa abandonada con una gran puerta de madera en la que se ve, como recuerdo de un puesto de refrescos, un pequeño destapador de metal, es una propiedad que podría pasar desapercibida como una simple casa vieja, sin embargo, se trata de una propiedad llena de historia y el fideicomiso del centro histórico la avaló como la casa más antiguo de la CDMX, que a pesar de sus años, ha resistido los temblores que la han sacudido y las inclemencias del tiempo.

La construcción data del siglo XVI, la relevancia de la casa radica en su antigüedad y estructura, que es una mezcla de dos culturas, la prehispánica y la española en su arquitectura convergen detalles como las ventanas, típicamente españolas y las paredes de piedra y tezontle, usadas antiguamente en construcciones, de acuerdo con José Mariano Leyva, director general del FCH, el inmueble fue por muchos años una vecindad y antes de eso pudo haber servido como bodega, pero actualmente es un inmueble resguardado por el organismo.

La estructura, construida entre 1570 y 1600, estaba lista para ser derribada hasta que los investigadores estudiaron mapas antiguos y se dieron cuenta de su edad, es sencilla y de una sola planta que se mantuvo oculta a la vista por cientos de años detrás de generaciones de vendedores ambulantes que vendían artículos desde puestos fuera de sus gruesas murallas, pero los expertos han concluido que el edificio en el número 25 de la calle Manzanares es la casa más antigua de la ciudad de México y una de las más antiguas de toda América del Norte, su supervivencia es un testimonio de los residentes en gran parte pobres que lo habitaron durante siglos y de los constructores que utilizaron una sabia combinación de técnicas de construcción prehispánicas y españolas cuando la construyeron en algún momento entre 1570 y 1600.

La indescriptible casa en la calle Manzanares sobrevivió a docenas de terremotos de magnitud 7 y repetidas inundaciones, incluida una después de una tormenta de 1629 que duró cinco años, hasta hace unos años, la antigua y extensa casa se usaba de la misma manera que lo había sido durante 450 años: una familia vivía en cada una de las doce habitaciones que se abrían a un patio central, que se usó un lavabo de piedra para almacenar agua y para lavar la ropa.

Gruesas losas de adobe se alineaban en el patio, y el agua de los techos de madera era limpiada por los chorros de lluvia de piedra, las marcas del albañil esculpidas en los dinteles de piedra de cantera son figuras de palitos y flechas de plumas, lo que sugiere un grupo pre-alfabetizado de trabajadores de la piedra, «esta casa tiene un plan prehispánico conocido como calpulli», una especie de familia extendida que formó el elemento básico de la sociedad azteca, explicó Mariano Leyva, director del Historic Downtown Trust, que está restaurando el edificio para usar como un centro comunitario y museo, «es un diseño prehispánico en el que el padre, el cabeza de familia, vivía con sus hijos, que habrían trabajado en la misma profesión».

La Casa más antigua de México.
En su interior se puede apreciar que, durante la vida útil de la casa, había 16 habitaciones y un patio comunitario al centro, históricamente, las casas en ese entonces, eran ocupadas por unas familias grandes, el cuarto de mayor dimensión era ocupado por el padre de familia y el resto de las habitaciones por los descendientes.

De estar casi en ruina a centro comunitario para el arte y la cultura

El arquitecto Emanuel González, que supervisa el proyecto, señala la gruesa roca que bordea la base de las paredes, un método de construcción prehispánico utilizado para proteger las paredes de la humedad y los muros compuestos de 1 metro de espesor hechos de piedras, roca volcánica y adobe, también una mezcla azteca, «esta casa es como una mezcla de ambas» técnicas españolas e indias.

Hoy, la casa está obteniendo nuevos techos, y los adoquines centenarios se están volviendo a poner en el patio, aunque la casa se encuentra a kilómetros de distancia de la masa de agua más cercana hoy en día, en la época colonial los ríos y canales llegaban hasta ella, trayendo productos frescos de las afueras de la ciudad a un mercado callejero, hoy, como lo fue hace siglos, la casa está rodeada por el bullicio de los vendedores que envían sus mercancías en carros de mano.

Rosa María Ubaldo López, 79, nació en 25 Manzanares en 1938 cuando su madre pagó 13 pesos – alrededor de 3 dólares al mes en alquiler por un espacio de una habitación, separados en diferentes áreas por cortinas, su madre atendía un puesto de frutas afuera de las puertas de la casa vieja, y Ubaldo López criaría a ocho de sus 10 hijos allí, «estuvo bonito allí, todos nos conocíamos», recordaba Ubaldo López, «celebraríamos fiestas de Navidad y cena de Navidad» con los vecinos.

Leyva reconoció que «esta casa ha sobrevivido durante mucho tiempo, sin que intervengan expertos», pero señaló que el vecindario que lo rodeaba, cerca del famoso mercado de La Merced, había declinado y hace unos ocho años, el área alrededor de la calle Manzanares era un barrio famoso de luces rojas, «hubo un terrible corredor de prostitución, y en este corredor había muchos menores de edad», dijo Leyva, en parte para borrar o compensar ese pasado, la ciudad quiere que el edificio albergue talleres de literatura y música para niños.

La Casa más antigua de México.
Algunas versiones dicen que ésta no es la casa más antigua de la ciudad, sino que ese honor le pertenece a un inmueble de San Ángel, pero el Fideicomiso del Centro Histórico la avala como tal.

Hace aproximadamente cuatro años, la agencia de vivienda para personas de bajos ingresos de la ciudad compró la casa vieja, con planes de derrumbarla y construir un apartamento moderno en su lugar para gente como Ubaldo López, luego, los investigadores que estudiaban mapas y registros antiguos se dieron cuenta de la antigüedad y abandonaron los planes de vivienda, Ubaldo López, que había estado en la lista de posibles beneficiarios de ese proyecto, perdió toda esperanza de un nuevo apartamento para ella.

Aunque no está de acuerdo con algunos detalles de la restauración, como cubrir las antiguas paredes de piedra bajo una capa de yeso protector, de alguna manera no le importa el proyecto, «A pesar de todo, estoy feliz, porque le están dando una nueva vida», manifestó.

La restauración que se está ejecutando actualmente, contempla una inversión de 25 millones de pesos provenientes del fondo nacional para la cultura y las artes; para la primera etapa del proyecto, que también incluye el rescate del barrio, incluirá un Skatepark en la zona de San Antonio Abad, esta restructuración estará a cargo del instituto nacional de antropología e historia, INAH, en conjunto con el FCH y la secretaría de cultura federal.

Fuente
MetrosCubicos

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: