AméricaCentroaméricaCorrupciónEE.UU.GuatemalaHondurasInternacionalesNicaraguaPolíticaSucesos

Caravana de migrantes entre la enfermedad, el agotamiento y el peligro

La caminata de los 7 mil, que comenzó en Honduras, llega a Ciudad de México

En las dos semanas transcurridas desde que partió de San Pedro Sula en Honduras, la caravana de migrantes que viajan a través del sur de México ha cruzado dos fronteras y cubierto más de 1 mil km, pasando por cortes policiales, zonas de desastre, calor sofocante, aguaceros torrenciales y el peligro constante de las bandas criminales, enfermedad y el agotamiento que ha causado estragos en niños y adultos.

La caminata ha afectado cada vez más a los viajeros, especialmente a los padres y niños pequeños, muchos de los cuales son demasiado pequeños para entender el viaje épico, el grupo, que en un momento dado aumentó a unas 7 mil personas, ahora se ha reducido a unas 4 mil, ya que los miembros eligieron buscar asilo en México o sucumbieron al agotamiento y la enfermedad.

Los miembros de la caravana se quejan de tos y resfriados, ampollas y quemaduras solares, picaduras de insectos e infecciones oculares, nadie sabe cuántos niños hay ahora en la caravana, aunque la semana pasada la agencia de la ONU para los niños calculó la cifra en alrededor de 2 mil 300, viajan tirados en cochecitos, o se cuelgan precariamente sobre el pecho de sus padres, o caminan a lo largo de la carretera, atados de cuerdas a sus progenitores.

Caravana Llega a CDMX.
La confusión sobre el transporte del gobierno a la capital desde el estado de la costa del Golfo de Veracruz lleva a la fragmentación del grupo.

Ha habido al menos una muerte, un hombre que se cayó de un camión poco después de que el grupo ingresó a México, y un nacimiento: una niña que nació el miércoles, de una mujer guatemalteca en la ciudad de Juchitán, el jueves de la pasada semana, los primeros miembros de la caravana llegaron a la ciudad de Matías Romero en el istmo de Tehuantepec, la esbelta cintura de México, donde las costas del Pacífico y del Golfo se encuentran a una distancia de 220 km.

Aunque pocos en la caravana tienen una idea clara de su ruta final, cruzar el istmo los lleva al estado de Veracruz en el golfo, una región que ha sido durante mucho tiempo una trampa mortal para los migrantes, más lejos, Donald Trump se ha apoderado de la caravana antes de los exámenes parciales de los Estados Unidos, tuiteando febrilmente sobre una «invasión», movilizando tropas en la frontera norteamericana y prometiendo a los inmigrantes internos en «ciudades de tiendas de campaña».

Gracias principalmente al considerable grupo de medios que ha seguido a la caravana durante la mayor parte de su viaje, la mayoría de los miembros del grupo de caminantes saben que Trump no los quiere, pero tienen la esperanza de llegar a los EE.UU., un país que a menudo ven como un país idealizado de justicia y oportunidades; en contraste, dicen, a la corrupción y la violencia en su país.

Los padres dicen que no tienen más remedio que traer a sus hijos para evitar el reclutamiento forzado, el asalto sexual o el asesinato de las pandillas que dominan muchas ciudades de América Central, miles de migrantes centroamericanos se dirigieron a la Ciudad de México este lunes después de tres semanas de caminata, suplicando por los paseos y dependiendo de la solidaridad de los mexicanos de medios modestos.

Caravana Llega a CDMX.
Los padres atan con líneas a sus hijos, para no perderlos de vista, ante la incertidumbre sobre secuestradores de niños y bandas criminales que operan en las carreteras.

La llegada de la caravana a CDMX sólo representa un mayor inconveniente

Un grupo de al menos 1 mil caminantes salieron al amanecer desde la ciudad de Córdoba, en el estado de la costa del golfo de Veracruz, con la esperanza de hacer autostop en los 300 km restantes, pasando el imponente pico de Orizaba, la montaña más alta de México, hasta la capital nacional, seguían los pasos de unos 500 manifestantes que llegaron a la ciudad de México el domingo por la noche, donde el gobierno local ha convertido un complejo deportivo en un campamento para más de 5 mil personas.

La llegada de la caravana a la CDMX marca un logro improbable para la banda de migrantes empobrecidos que parten de América Central con poco más que esperanza, sueños y algunas escasas posesiones en una odisea hacia la frontera de los Estados Unidos, la pasada semana, el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, inicialmente ofreció 160 autobuses para llevar a los migrantes directamente a través del estado a la capital el viernes, y manifestó a medios locales, “ya hay inmigrantes en Veracruz, que piden dinero en las calles, es un problema social grave y no queremos que aumente».

Pero luego renunció a la promesa, alegando que la ciudad de México no estaba preparada para recibir a tantos migrantes debido a los cortes en el servicio de agua, algo que los funcionarios de la ciudad negaron, esta decisión dejó a los migrantes varados en la ciudad de Sayula el sábado, ya que se despertaron a las 3 am y se pusieron en fila para los autobuses que nunca llegaron.

«Esta cancelación está teniendo como resultado la fragmentación de la caravana, cuya unidad era su principal forma de protección», escribió el sábado el alto comisionado de la ONU para los refugiados, el fracaso provocó que muchos de los migrantes avanzaran hacia la capital, dejando atrás grupos familiares con niños que se movían más lentamente.

Cuánto tiempo permanece la caravana en la Ciudad de México sigue siendo incierto, aunque se espera que los migrantes reciban asistencia consular y los abogados los asesorarán sobre sus opciones para solicitar el estatus de refugiado en México o en los Estados Unidos.

Fuente
BBC

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: