AméricaCorrupciónEconomiaInternacionalesSudamérica

Bolivia espera por el fallo de la Corte Internacional contra Chile

135 años han esperado los bolivianos por su reclamo soberano de una salida al mar

Los marineros patrullan un cuartel general naval en La Paz, los edificios públicos vuelan una bandera azul océano y las bases navales desde el lago Titicaca hasta el Amazonas están pintadas con el lema: «El mar es nuestro por derecho, Recuperarlo es un deber», a lo largo de una Bolivia, sin salida al mar, el recuerdo de un litoral perdido contra Chile en un sangriento conflicto de recursos del siglo XIX sigue vivo, al igual que el anhelo de navegar una vez más por el Océano Pacífico.

Esas esperanzas son quizás las más elevadas en décadas, mientras Bolivia aguarda un fallo del tribunal de la corte internacional de justicia el 1 de octubre después de cinco años de deliberaciones, «Bolivia tiene el impulso, un espíritu de unidad y serenidad, y por supuesto está esperando con una visión positiva el resultado», afirma Roberto Calzadilla, un diplomático boliviano.

Muchos bolivianos observarán el fallo de la corte internacional de justicia en las pantallas de todo el país, con la esperanza de que el tribunal de La Haya se pronuncie a favor de que, después de décadas de conversaciones intermitentes, Chile se ve obligado a negociar para otorgar a Bolivia una salida soberana al mar.

El mismo Evo Morales, el carismático presidente indígena de Bolivia, que se enfrenta a una controvertida batalla por la reelección el año próximo, también tiene mucho que ver con la decisión del lunes, «estamos muy cerca de regresar al Océano Pacífico», prometió a fines de agosto, aunque algunos analistas creen que es poco probable que el tribunal decida a favor de Bolivia, y que poco cambiaría la situación si así lo hiciera.

El organismo de la ONU con sede en los Países Bajos no tiene poder para adjudicar territorio chileno, y ha estipulado que no determinará el resultado de posibles conversaciones, que el fallo de la CIJ llega solo seis meses después de que se escucharon los alegatos finales indica que el caso «no fue complicado», aseveró Paz Zárate, un experto chileno en derecho internacional y lejos de promover la causa de Bolivia, los últimos cuatro años pueden haberlo retrasado.

«El problema del acceso al mar ha sido secuestrado por la actual administración boliviana», comenta Zárate, la retórica beligerante de Morales ha minado cualquier buena voluntad chilena residual, sugirió, «Bolivia y Chile continuarán hablando en algún momento… pero será extremadamente difícil sostener discusiones después de esto».

Corte de Justicia entre Bolivia y Chile.
La controversia sobre la negociación marítima entre Bolivia y Chile es un diferendo planteado por el estado plurinacional de Bolivia a la república de Chile sobre la negociación del otorgamiento de una salida soberana al océano Pacífico.

Los dos países no han intercambiado embajadores desde 1962

El ex presidente Eduardo Rodríguez Veltzé, representante de Bolivia en La Haya, rechazó la idea de que la toma de decisiones de la corte fue inusualmente rápida, hoy traerá a Bolivia «una oportunidad extraordinaria para abrir una nueva era de relaciones con Chile» y una oportunidad de «poner fin a 139 años de desacuerdos con beneficios mutuos», sugirió.

Calzadilla también negó que Morales, sigue siendo uno de los presidentes más populares de América Latina y utilizará el tema marítimo como una muleta política, «Bolivia nunca renunciará a su derecho a tener acceso al Océano Pacífico», agregó y «el fallo es una oportunidad para ver que tenemos que superar el pasado».

La centenaria pelea disputa sobre la costa boliviana comenzó con la Guerra del Pacífico, también conocida como la Guerra del Salitre que fue una guerra entre Chile por un lado y una alianza entre boliviano peruana por el otro, se desarrolló entre 1879 y 1884, y se luchó por los reclamos chilenos en el territorio costero boliviano en el desierto de Atacama, la guerra terminó finalmente con la victoria de Chile, que ganó un importante territorio rico en recursos que era perteneciente a Perú y Bolivia, el ejército de Chile tomó la región costera rica en nitratos con la ayuda británica.

Fuente
LaTercera

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: