AméricaCorrupciónMéxicoPolíticaSucesos

AMLO presenta los 8 módulos del plan de seguridad

Desmilitarizar la calle y luchar contra la corrupción son la clave de la estrategia

AMLO propone crear una guardia nacional de 50 mil miembros es uno de los elementos centrales de un nuevo plan de seguridad nacional presentado ayer por el presidente electo López Obrador, quien prometió que la prioridad de su gobierno será garantizar la paz, acabar con la corrupción y mejorar las vidas de los mexicanos.

La nueva guardia, que estará bajo el control del ejército, estará integrada inicialmente por miembros del ejército, la marina y la policía militar, y se espera que entre en funcionamiento dentro de tres años, Alfonso Durazo, el nuevo secretario de seguridad pública, prometió un enfoque radicalmente diferente de la «estrategia represiva» que ha estado en vigor desde 2006 cuando el ex presidente Felipe Calderón desplegó el ejército para librar una guerra contra las drogas.

La estrategia continuada por la administración actual, ha sido un «fracaso manifiesto», aseveró Durazo, «a pesar de los cientos de miles de vidas perdidas, los miles de millones de dólares invertidos, los recursos militares utilizados y la inteligencia y la vigilancia utilizadas en la guerra contra las drogas, el gobierno mexicano no ha podido derrotar a los cárteles y no hay ninguna posibilidad de hacerlo», acusó.

Sin embargo, Durazo argumentó que sería desastroso retirar a los militares de su función de seguridad pública, poco después de la aplastante victoria de López Obrador en las elecciones del 1 de julio, el futuro secretario de seguridad dijo que el gobierno entrante retirará gradualmente al ejército de las calles de la nación.

Pero tanto él como López Obrador han dado marcha atrás en la idea, y señaló que ha habido una «descomposición» de las fuerzas policiales en todos los niveles, si bien el uso de los militares continuará siendo una parte importante del plan de seguridad del nuevo gobierno, López Obrador dijo que el 80% de la estrategia de seguridad general de su gobierno trataría de abordar las causas fundamentales del crimen.

Paz y Seguridad.
La inseguridad pública es uno los grandes problemas nacionales, su solución en una exigencia de la ciudadanía, y el próximo gobierno la ha señalado entre sus principales prioridades.

Un nuevo enfoque de seguridad para un nuevo país

La tarea es enorme, en un país que el año pasado registró, 31 mil 174 homicidios, según el instituto nacional de estadísticas, INE; hay una buena probabilidad de que este año termine con una tasa de asesinatos aún mayor, por lo que, la nueva estrategia de seguridad se basa en ocho componentes clave:

  1. La erradicación de la corrupción y la búsqueda renovada de la justicia

Se eliminará la impunidad política de los legisladores, conocida como el fuero, y se controlarán las compras del gobierno en tiempo real. Todos los funcionarios gubernamentales deberán declarar sus bienes y poner a disposición sus registros de impuestos, el nuevo gobierno buscará clasificar la corrupción como un delito grave. También perseguirá las finanzas del crimen organizado y apuntará a reducir el lavado de dinero.

  1. Empleo garantizado, educación y asistencia sanitaria.

A través de programas de desarrollo y bienestar, el nuevo gobierno apuntará a reducir la pobreza y la marginación.

  1. Garantizado el respeto y la promoción de los derechos humanos.

El gobierno entrante no permitirá la represión o la tortura y se compromete a investigar todos los informes de violaciones de derechos humanos, también se perseguirá la liberación de presos políticos que no cometieron ningún acto de violencia.

  1. La regeneración de la ética social.

A través de la creación de una constitución moral, el nuevo gobierno buscará mejorar las relaciones a nivel individual y colectivo, y se compromete a ser austero, honesto, inclusivo y respetuoso de las libertades individuales.

  1. Reformulación de la guerra contra las drogas.

Los fondos gubernamentales dedicados a la lucha contra los cárteles y otras bandas criminales serán redirigidos a los servicios y programas de rehabilitación de drogas, “no se puede enfrentar la violencia con violencia. No se puede combatir el fuego con el fuego y el mal con el mal», afirmó López Obrador.

  1. Construcción de la paz.

El gobierno dirigido por López Obrador buscará construir la paz garantizando los derechos de las víctimas en base a cuatro componentes de la justicia transicional: verdad, justicia, reparaciones por daños y una garantía de que los delitos no se repetirán, e introducirá legislación que podría reducir las penas de prisión para los delincuentes u otorgar amnistía.

  1. Recuperación del control de prisiones y mejora de sus condiciones.

Los delincuentes que hayan sido condenados y condenados a penas de prisión se mantendrán separados de los reclusos a los que se les haya ordenado que permanezcan bajo custodia preventiva, mejorando las condiciones en las cárceles de mujeres también será una prioridad.

  1. El nuevo plan de seguridad.

Trabajando con instituciones públicas y ciudadanos mexicanos, el gobierno entrante apunta a desarrollar una cultura de paz, la nueva guardia nacional tanto prevendrá como luchará contra el crimen y preservará la seguridad.

El nuevo plan no fue recibido calurosamente por el analista de seguridad de larga data Alejandro Hope, quien escribió ayer que le dio poca tranquilidad y pocas razones para el optimismo, Hope escribió en un artículo de opinión en el periódico El Universal que «hay mucha voluntad y un pensamiento mágico detrás del plan», señalando que no hay mucha evidencia empírica que muestre que combatir la corrupción conducirá a una reducción del crimen.

También argumentó que parece que el nuevo gobierno tiene la intención de ofrecer beneficios legales a los delincuentes graves, una propuesta que va mucho más allá de la amnistía para los pequeños delincuentes que se presentó anteriormente, además, Hope notó que poco se propuso en el camino de la reforma policial.

Sin embargo, ayer, Durazo dio el más fuerte respaldo al enfoque del gobierno, declarando que “este plan traerá la paz a todos los rincones del país… Los niños podrán volver a jugar en las calles”, el plan entra en vigencia el 1 de diciembre cuando López Obrador es juramentado.

Fuente
ElFinancieroElUniversalFinancialTimes

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: