ColombiaSucesos

¡Alerta que camina! La espada de Bolívar…

La espada del Libertador aún acobarda a los impíos, incómoda a europeos y a la oposición del nuevo gobierno colombiano

¡Alerta, alerta, alerta que camina, la espada de Bolívar por América Latina! Retumbó en calles aledañas a la plaza Bolívar de Bogotá este domingo durante la juramentación de Gustavo Petro, el nuevo presidente de Colombia. Pero, no se trata de una alegoría histórica, a la llegada de un exrebelde del M-19 a la Casa de Nariño, ni recordando que fue el mismo grupo guerrillero, quien alguna vez el robo de un museo. Esta vez se trató del mismísimo sable del Libertador, el que caminó al escenario.

La ceremonia de investidura de Gustavo Petro como primer gobernante de izquierda de Colombia tuvo una pausa inesperada. La señalada espada, está cargada de simbolismo y que sembró discordia entre el gobierno entrante y por una descortesía del saliente.

«Como presidente de Colombia le solicito a la Casa militar traer la espada de Bolívar. Es una orden del mandato popular y de este mandatario», ordenó Petro en su primera decisión tan pronto tomó juramento. Solo hasta que la espada fue llevada de la sede presidencial hasta la Plaza de Bolívar, donde se llevaba a cabo el acto, el nuevo mandatario dio su discurso de investidura.

Se trata de la espada del héroe independentista Simón Bolívar. Robada en 1974 por la guerrilla del M-19, de la que Petro hizo parte. El sable fue devuelto en 1991 tras el desarme de esa organización. El ahora expresidente Iván Duque, acérrimo opositor de Petro, se rehusó a cederla para la ceremonia.

La espada que causa temor.
“Quiero que nunca más sea retenida”.

Al llegar la espada a la ceremonia, Petro comentó: “Quiero que nunca más sea retenida

El arma, finalmente fue llevada hasta la Plaza de Bolívar en una urna de vidrio por cuatro miembros de la guardia presidencial que acataron la primera orden del nuevo mandatario. Y en medio de la aclamación popular, que coreó una arenga de la izquierda latinoamericana mientras la acompañaban.

¡Alerta, alerta, alerta que camina, la espada de Bolívar por América Latina! Gritaba la gente, Petro al verla llegar, comentó: «Llegar aquí, junto a esta espada, es una proeza de toda una vida, en la resistencia. Ella representa demasiado para nosotros», destacó Petro.

La espada que causa temor.
«Los generales valientes, aun cuando son derrotados, rinden homenaje a los que les han vencido en buena lid. Que el Rey Felipe VI se quede sentado cuando todo el pueblo decente de Colombia vibra de pie cuando llega la espada de Bolívar es triste. Respeto», escribió.

Entre los invitados a la ceremonia se encontraba Carlos Sánchez, un veterano exguerrillero del M-19 que participó en el robo de la misma. Luego, en 1990 el M-19 firmó la paz y se convirtió en partido político. Al siguiente año el dirigente Antonio Navarro viajó a Venezuela para recibir la espada del diplomático cubano Norberto Hernández.

El florete, volvió a aparecer en público en julio de 2020, cuando Duque la llevó al palacio de gobierno para conmemorar los 237 años del nacimiento de Bolívar. Duque se la enseñó a Petro en un encuentro privado tras la victoria del exguerrillero en las presidenciales de junio.

El Rey de España, es un maleducado

«La espada tiene tantas historias. Hoy sumará una más: el por qué se demoró en llegar a esta plaza», comentó el nuevo gobernante. Una de estas historias, la originó en domingo, el rey Felipe VI de España, quien quedó en el centro de la polémica, cuando en un gesto irrespetuoso no se levantó de su silla, mientras todos aplaudían de pie.

Simón Bolívar, es el símbolo de la independencia de Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia. El arma fue utilizada contra las tropas españolas durante la gesta independentista en los países bolivarianos, y que ahora representa un símbolo anticolonial y de unidad latinoamericana.

Felipe VI, además fue abucheado cuando Petro mencionó su nombre entre las personalidades invitadas al evento. Sin duda, la monarquía es una institución medieval que no representa nada en América Latina, y cada vez menos en España, escribió otra persona.

Fuente
ElPaisDWCNN

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: