ÁfricaAméricaAsiaCorrupciónCuriosidadesEconomiaEuropaInternacionalesMedio AmbienteOceaníaPetróleoPolíticaReligiónSucesos

70 años de Derechos Humanos

Una declaración universal o tan sólo una aspiración de 7 décadas

“El reconocimiento de la dignidad inherente y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana es la base de la libertad, la justicia y la paz en el mundo”, es la frase inicial de la declaración de los derechos humanos, de los que únicamente es garante la organización de las naciones unidas, pero en 70 años, se ha demostrado que la única condición que falta en el mundo para que se establezcan esta serie inalterable de derechos es la humanidad.

La hoy desprestigiada ONU, es y ha sido la única organización mundial, verdaderamente universal en el mundo, que se han convertido en el foro más importante para abordar temas que trascienden las fronteras nacionales y por la que ningún país puede actuar solo, pero esto es una verdad a medias, a pesar de que este organismo es el único que debiese regir los destinos de la humanidad, son los estados quienes definen la justicia.

A los objetivos iniciales de salvaguardar la paz, proteger los derechos humanos, establecer el marco para la justicia internacional y promover el progreso económico y social, en las siete décadas desde su creación, las Naciones Unidas han agregado nuevos desafíos, como el cambio climático, los refugiados y el SIDA.

Si bien la resolución de conflictos y el mantenimiento de la paz siguen siendo uno de sus esfuerzos más visibles, la ONU, junto con sus agencias especializadas, también participa en una amplia gama de actividades para mejorar la vida de las personas en todo el mundo, desde el socorro en casos de desastre, a través de la educación y el adelanto de la mujer, a usos pacíficos de la energía atómica.

El 10 de diciembre de 1948, tres años después de la victoria aliada sobre los nazis, las Naciones Unidas adoptaron la Declaración Universal de los Derechos Humanos con la esperanza de crear un mundo mejor después de los horrores de la guerra, esa fue la primera vez que los países acordaron proteger los derechos y libertades fundamentales a escala universal para todas las personas y también fue uno de los primeros logros de la ONU, nacido de las cenizas de la segunda guerra mundial.

Su adopción en París fue aclamada con una larga ovación de parte de los delegados que determinaron que el mundo nunca más volvería a ver gente como Auschwitz y otras atrocidades, pero poco se ha logrado desde entonces y todas esas hermosas palabras sólo subsisten en el papel.

Derechos Humanos.
Debería ser pertinente crear una ley que defendiera al mundo de la depredación humana, con lo que nosotros mismos nos defenderíamos de nosotros mismos, pues al transgredir esta ley el resto de las leyes universales o locales que se hubiesen escrito desde el inicio del derecho, podrían perder todo su valor y vigencia, pues al no tener tierra no hay más derecho.

La ONU, como dice Pompeo lleva muchos años y pocos logros

Aunque sin obligaciones legales, la ONU enfatiza la supremacía de los derechos individuales sobre los de los estados; pone las libertades económicas, sociales y culturales al mismo nivel que los derechos civiles y políticos, los derechos humanos ya deben ser exclusivamente un asunto interno, estos son ahora un tema universal.

La descolonización, el cambio climático, el mantenimiento de la democracia, la protección de la infancia, el fin de la pobreza, el acceso a fuentes de alimentos, la igualdad, la justicia, la migración y el refugio, la paz y la seguridad, el derecho y la justicia y finalmente el agua, son temas absolutamente ligados a la ONU y a sus tareas.

Pero lejos de tanto avance ideológico, sucesos como los genocidios en Uganda, Myanmar, Afganistán, Libia, Nigeria, Nicaragua, Palestina, Granada, la nación Mapuche o la persecución al comunismo, la politización de la justicia, el fortalecimiento de la ultra derecha y los millones de millones de niños que mueren de hambre o sucumben a las enfermedades, los trabajos forzados o la prostitución dejan en la calle y desnuda a la declaración de os derechos humanos.

Todos estos eventos han sucedido en os últimos setenta años y ni las convenciones internacionales contra la discriminación de las mujeres en 1979; contra la tortura en 1984, los derechos de los niños en 1990, la creación de la corte penal internacional en 1998, han sido capaces de obrar absolutamente poco para actuar en su momento.

El ex ministro de relaciones exteriores francés Bernard Kouchner, quien cofundó médicos sin fronteras, comenta que la declaración no ha podido evitar las violaciones de los derechos que defiende, ni ha escapado a la crítica, incluso que el concepto de «universalismo» es poco más que un dictado occidental, con la resistencia ideológica, cultural y religiosa de varios países, como los que aplican la ley islámica de la Sharia.

Setenta años después de su adopción, hay algunos llamados para que la declaración sea actualizada, esta, debería tener en cuenta nuevos desafíos como el cambio climático, la migración masiva y las tecnologías modernas, afirmó el presidente de la liga de derechos humanos de Francia, Malik Salemkour, pero también debería abordar más concretamente las situaciones en las que sus objetivos clave están lejos de alcanzarse, por ejemplo, en la igualdad de género y la abolición de la pena de muerte.

La declaración universal de los derechos humanos adoptada en 1948 se inspiró en la carta magna del siglo XIII, la declaración de Independencia de los Estados Unidos de 1776 y los derechos del hombre de Francia de 1789, sin embargo, a diferencia de los otros, el documento de 1948 es el primero en decir que todos los seres humanos son libres e iguales en «dignidad» y derechos.

Fuente
ONUForbes

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: