ÁfricaAméricaAsiaCiencia y SaludEconomiaEuropaInternacionalesMedio AmbienteNorteaméricaPolíticaSudaméricaTecnologia

Tomar agua del inodoro ya no parece tan descabellado

Con sequias tan severas muchas ciudades comienzan a reciclar las aguas servidas para hacerla potable

Millones de personas en todo el mundo carecen de agua potable, instalaciones de saneamiento y lugares en los que poder lavarse las manos, lo que les priva de un entorno saludable, así se desprende del informe “Agua potable, Saneamiento e Higiene 2018”, publicado este lunes por el fondo de la ONU para la Infancia, UNICEF y la Organización Mundial de la Salud, OMS, en base a datos a nivel mundial de 2016 y con vistas al cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible, en la materia fijados para 2030, por lo que muchas ciudades del primer mundo están comenzando a reciclar las aguas servidas para hacerlas potables, lo ha llamado «inodoro para beber», para disgusto de los expertos y administradores del agua, en algunas partes del mundo, las aguas residuales que fluyen por el desagüe, sí, incluidos los desagües del inodoro, ahora se están filtrando y tratando hasta que sea tan puro como el agua de manantial, o más.

Puede que no suene atractivo, pero el agua reciclada es segura y tiene el mismo sabor que cualquier otra agua potable, embotellada o grifo, «en todo caso, las aguas residuales recicladas son relativamente dulces», argumenta Anas Ghadouani, ingeniero ambiental de la universidad de Western Australia en Crawley, pero aun así, para algunas personas, la posibilidad de beber agua residual reciclada es literalmente difícil de tragar, pero impulsadas por la sequía y el crecimiento de la población, muchas ciudades ya están incorporando aguas residuales recicladas en el suministro de agua, no solo el reciclaje se está convirtiendo en una necesidad, sino que también lo demandará un futuro de agua sostenible.

Entonces, si todavía no está bebiendo agua residual reciclada, pronto lo estarás «es una obviedad», afirma Ghadouani, «Es lo que va a suceder», pues las aguas residuales son mucho más que agua de tocador, por supuesto, piense en toda el agua que se va por el desagüe cada vez que enjuaga una manzana o una manguera de su automóvil, ese agua es un recurso sin explotar, y hay mucho de eso, «es más barato, es un recurso garantizado», expone Peter Scales, ingeniero químico de la universidad de Melbourne en Australia, si una ciudad promedio reciclara todas sus aguas residuales, dice, podría reducir la cantidad de agua que necesita en un 60%.

Reciclar aguas residuales para riego y otros usos no potables ya es un lugar común, en realidad, es la misma tecnología que se usa para tratar los suministros de agua potable que se han contaminado, y ha estado presente durante años, pero para algunas personas, no importa cuánto les digas que el agua es segura para beber, la sensación de disgusto es demasiado para superarla, en primer lugar, debe filtrar todos los sólidos y otras impurezas en el agua, luego, en un proceso llamado ósmosis inversa, filtra la partícula más pequeña y como precaución adicional, el agua a menudo se ilumina con luz ultravioleta para esterilizar los microbios patógenos, «podemos suministrar agua en un estado muy puro, más puro que lo que actualmente obtienen de los embalses y los ríos», afirma Scales.

Pero, inevitablemente, hay un factor «asqueroso» y recientemente, el psicólogo Paul Rozin de la universidad de Pensilvania en EE.UU., y un equipo de investigadores encuestó a 2 mil estadounidenses, descubriendo que mientras el 49% estaba dispuesto a probar el agua residual reciclada, el 13% se negó y el resto no estaba seguro, para algunas personas, no importa cuánto les digas que el agua es segura para beber, la  sensación de disgusto  es demasiado para superarla, incluso en las situaciones más difíciles.

Agua del Inodoro.
La falta de agua potable y saneamiento adecuado en las escuelas, hospitales, centros urbanos y en general en todas las ciudades y en el campo es uno de los grandes problemas, si no el más importante que nos tocará resolver.

El tratamiento del agua contaminada utiliza el mismo proceso que el reciclaje de aguas residuales

En 2006, por ejemplo, una ciudad asolada por la sequía en el este de Australia llamada Toowoomba intentó implementar el reciclaje de aguas residuales, pero el esfuerzo fue un desastre político, ya que el 62% de los votantes rechazaron el plan en un referéndum, «el reciclaje de agua es enormemente poderoso, pero políticamente es un problema real», asevera Scales, pues los abatidos suministros de agua obligaron a los funcionarios de Toowoomba a una situación desesperada y trataron de introducir el reciclaje de aguas residuales sin dar tiempo a las personas a acostumbrarse a la idea, expuso Clare Lugar, vocera de  Water Corporation, la compañía de agua de Perth y Australia Occidental.

Para aliviar la sequía, la corporación del agua recurrió a la desalinización en 2006, utilizando plantas mar adentro para convertir el agua salada en agua dulce, pero la desalinización es costosa, pero efectiva, hoy, la desalinización representa el 39% del suministro de agua de la región australiana, el agua subterránea proporciona el 43% y los embalses suministran el resto, pero con una sequía continua y una población en aumento, las aguas residuales recicladas proporcionarían seguridad adicional a un costo menor.

En 2012, Water Corporation finalizó una prueba de tres años en la que recicló millones de litros de agua e intentó cambiar los corazones y las mentes sobre el proceso, construyó un centro de visitantes y los representantes dieron recorridos por la planta de reciclaje de agua y hablaron con varios gobiernos locales, comunidades y grupos aborígenes, este enfoque de base parece estar funcionando, ya que las encuestas muestran consistentemente un 70% de apoyo, «Nuestro éxito ha sido más sobre la participación de la comunidad y cómo hacerlo bien».

La combinación del reciclaje, la desalinización y, quizás lo más importante, la conservación está ayudando a que muchas ciudades sea resistente a las sequías, «nos hemos convertido en un caso de estudio internacional para otros países en términos de cómo hemos logrado nuestra respuesta al clima de secado», explica Scales, ese tipo de enfoque multifacético es crucial, por ejemplo, “otra fuente de agua sin explotar es la lluvia, y si reciclas aguas residuales y recolectas toda el agua de lluvia que drena en la cuneta, podrías proporcionar agua a toda una ciudad”.

Pero hacer que la gente se sienta cómoda reciclando y construyendo la infraestructura para recolectar agua de tormenta tomaría años o incluso décadas, «tratar de hacer un aumento a partir de aguas residuales o aguas pluviales en medio de una sequía no lo llevará allí», «necesitas hacerlo en un período de tiempo en el que la población lo asimile y luego lo use».

Lugares como Singapur, Bélgica, Windhoek en Namibia y Wichita Falls en Texas han comenzado a reciclar aguas residuales y eventualmente, debido al crecimiento de la población, también lo debe hacer el resto del mundo, independientemente de la sequía o el cambio climático, pues «no hay otra opción», explica Scales.

En la mayoría de las ciudades más grandes del mundo, como las metrópolis de Asia y América del Sur, la falta de agua del grifo potable conduce a enfermedades, «es porque sus suministros de agua superficial están contaminados con aguas residuales», afirma, pero tratar el agua contaminada utiliza el mismo proceso que el reciclado de aguas residuales y tecnológicamente hablando, entonces, los problemas son idénticos, por lo que entonces, cualquiera que sea el proceso que usted llame, purificación, reciclado o «inodoro a grifo», equivale a lo mismo: agua limpia para todos.

Fuente
Abc

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: