Ciencia y SaludMéxicoPolíticaReligión

Toma fuerza propuesta de legalizar el cannabis en México

Gobierno de EPN, no deja una postura clara sobre el tema, pero AMLO la retoma sin oposición real

El pasado verano, México se convirtió en uno de los pocos países en legalizar nacionalmente la marihuana medicinal, pero cuál será el siguiente paso en un país ahogado en la criminalidad de un producto que intenta legalizar, deberá ser esta la mejor movida para terminar la guerra contra las drogas o le abrirá el camino a peores cosas, quien lo puede saber, que se debe esperar mientras se siguen apilando los cadáveres en las aceras.

El 19 de junio de 2017, el gobierno federal legalizó la marihuana medicinal, o más específicamente, los «derivados farmacológicos del cannabis», con el fin de que sean regulados y estudiados por el ministerio de salud, la pregunta que surge de esto, por ahora, es si el mercado de cannabis medicinal de México será muy diferente al de California, que vende todo, desde flores de cannabis hasta aceites de masaje con infusión de cannabis.

Actualmente, los «derivados del cannabis» o THC en México, como los aceites y las píldoras, deben contener menos del uno por ciento de THC, aunque algunos activistas tienen esperanzas y trabajan para cambiar esta asignación conservadora, ya que muchos creen que la legalización completa del cannabis que se antoja al siguiente paso, es lo que más ayudará a la federación.

«Esta ley actual es tan limitada que es prácticamente inútil. Pero estamos yendo en la dirección correcta y la actitud está cambiando», afirma Laura Carlsen, analista política y directora del programa de las Américas en el centro de política internacional en la ciudad de México, lo que se necesita saber sobre el programa de marihuana de México, sólo se puede entender desde aquí.

La historia de la legalización en el país azteca, comenzó a cambiar en 2009 cuando despenalizó la posesión de hasta cinco gramos de marihuana, al igual que pequeñas cantidades de cocaína, heroína y otros estupefacientes para uso personal, en un esfuerzo por tratar la adicción como un problema de salud pública, en vez de abordarlo como delito, pues en lugar de ir a la cárcel, se recomienda a los que se encuentren en posesión de sustancias, ingresen a realizar un tratamiento.

Legalizar el Cannabis.
Andrés Manuel López Obrador, evalúa impulsar la legalización del cultivo de marihuana en general y de amapola para fármacos.

Una legalización total es lo que se busca este año

No obstante, el real y verdadero cambio se produjo en 2015, cuando Graciela Elizalde, de ocho años, quien padecía una forma grave de epilepsia conocida como síndrome de Lennox-Gastaut, atrajo la atención pública sobre el cannabis medicinal en la república mexicana, pues el aceite de cannabis ayudó a reducir drásticamente sus convulsiones y mejorar su calidad de vida, por lo que se convirtió en la primera paciente mexicana de marihuana medicinal después de un fallo a su favor de la corte suprema.

Que, desde entonces, se propuso a crear un proyecto de ley sobre cannabis medicinal, que ha pasado por el senado mexicano y la cámara de diputados de la cual obtuvo una abrumadora mayoría, y que el presidente, Enrique Peña Nieto firmó, muy a su pesar, en el proyecto de ley el 19 de junio de 2017, pues bien, quedó en manos del ministerio de salud, la labor de redactar las regulaciones pertinentes, que se terminaron de esbozar en diciembre del pasado año, lo que representó la mitad del tiempo, que el estado de California habría tomando para redactar sus regulaciones de uso para adultos.

Al haber cumplido a medias la fecha límite, los productos derivados del cannabis estarían disponibles en las farmacias mexicanas desde principios de 2018, lo que ayudó en tratamientos de enfermedades como la epilepsia, el Parkinson y el cáncer, aunque no fue así, ya las regulaciones están en cierne y con esta nueva ley, México se une al puñado de países que han legalizado la marihuana medicinal, junto con Canadá, Israel, Uruguay, Puerto Rico y Alemania, aunque no especialmente en los Estados Unidos.

Faltan muchas barreras que franquear, pues aun el país se presenta conservador, con un 81% de la población autoidentificándose como católica profesa y es de esta masa y de la iglesia católica, de donde ha salido la mayor oposición en contra de la marihuana, medicinal o de cualquier tipo, teniendo como argumento principal, el supuesto de que la legalización, alentará a los adolescentes a comenzar a ponerse de pie, aunque, como hemos visto en Colorado, el fin de la prohibición reduce el consumo de marihuana entre los adolescentes.

Ya vimos durante el pasado año medios cristianos como el periódico católico más popular del país, Desde la fe, publicar algunos artículos de opinión donde se oponen flagrantemente a la legalización, afirmando que el cannabis no tiene beneficios medicinales y que el gobierno tan sólo «confunde al público», argumento algo trasnochado, pero que alienta la prohibición de la marihuana, que según se expresa en el medio, no ayudaría a frenar la violencia del narcotráfico.

Más, sin embargo, la postura de la iglesia católica se fundamenta en que la legalización hará exactamente lo contrario, «En nuestro triste horizonte parece un país enfermo y violento», finaliza el diario, refiriéndose a una república con malas hierbas legales, pero en comparación con lo la experiencia en ciertos estados de la unión norteamericana, el cannabis tiene menos apoyo del público y todavía está muy estigmatizado en México.

No obstante, en noviembre del 2015, pocos días después del histórico caso de Grace Elizalde, el centro de estudios sociales y opinión pública, CESPO, se encargó de encuestar a mexicanos y encontró que el 82% de estos, estaba en contra de permitir la venta y distribución de cannabis en el país, y que el 73% rechazó legalizarlo con fines recreativos, que fue el mismo porcentaje que aprobó la legalización para uso médico.

El impulso para legalizar el cannabis en México está ahí, y nadie ha sido más abierto al respecto que el ex presidente Vicente Fox Quesada, que en el pasado creía que podría legalizar completamente la marihuana para 2018, Fox también está trabajando con políticos mexicanos, como Fernando Belaunzaran, en los esfuerzos de legalización, «estoy trabajando con un par de congresistas y senadores que son muy positivos sobre el tema. Han estado persiguiendo, presionando y promoviendo», explica Fox.

Pero más que un cultivo comercial, Fox considera que terminar con la prohibición es la mejor forma de combatir la violencia de los cárteles en México, «es el primer paso para comenzar a quitarle a los cárteles todo el dinero que obtienen de esta actividad ilegal», «este es un proceso lento, pero estoy seguro de que sucederá un día».

Fuente
Diario de la Américas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: