Ciencia y SaludCuriosidadesEconomiaGenteInternacionales

Si estás agobiado, toma una siesta

Se ha demostrado que una noche de sueño o un simple break ayuda a organizar la información consciente

Cuando su hija tenía edad preescolar, Rebecca Spencer experimentó algo familiar para muchos padres y cuidadores: el poder de una siesta, sin ella, su hija estaría mareada, gruñona o ambas cosas, Rebeca, una neurocientífico centrada en el sueño en la universidad de Massachusetts Amherst, quería investigar la ciencia detrás de esta experiencia anecdótica, «la observación de mucha gente es que un niño sin siesta, está emocionalmente desregulado», comenta ella, así que eso la animó a hacer esta pregunta, ¿son las siestas un medio para procesar las emociones?

La costumbre mediterránea de dormir tras la comida es tan buena para el cuerpo como para la mente, pero porqué las siestas son tan increíblemente buenas para todos según la ciencia y es que es posible que estés familiarizado con esa sensación de somnolencia abrumadora que suele azotarnos durante la media tarde, es común, ocurre tanto como si se ha comido como si no, y es causada por una caída natural en el estado de alerta del organismo.

Por ello, si te encuentras luchando contra el sueño a mediodía y estás en un lugar donde puedes tomar una siesta, lo más sensato es que duermas siesta, la investigación ya ha demostrado que, en general, el sueño nos ayuda a dar sentido a las emociones, y desempeña un papel clave en la codificación de la información basada en las experiencias del día, lo que hace que el sueño sea crítico para preservar los recuerdos y las emociones, pues son únicos, debido a la forma en que activan la amígdala, que es el núcleo emocional del cerebro.

«La activación de la amígdala es lo que permite que el día de su boda o el funeral de sus padres sean un día mejor recordado, más que cualquier otro día de trabajo», comenta Spencer, la amígdala etiqueta estos recuerdos como significativos, de modo que durante el sueño se procesan durante más tiempo y se reiteran más que los recuerdos más triviales, por lo que el resultado es que los recuerdos de importancia emocional se vuelven más fáciles de recuperar en el futuro.

Pero al influir en cómo se procesan las memorias, el sueño también puede cambiar el poder de una memoria en sí misma, «el sueño es particularmente bueno para transformar la memoria emocional», explica Elaina Bolinger, quien se especializa en la emoción y el sueño en la universidad de Tuebingen, en un estudio reciente con niños de ocho a 11 años, Bolinger y sus colegas mostraron a niños imágenes tanto negativas como neutrales. Los niños informaron de su respuesta emocional utilizando figuras de palo correspondientes a cómo se sentían.

Feliz Siesta.
Las siestas no solo son beneficiosas porque nos hacen sentir menos somnolientos y más alerta, sino porque mejoran nuestro funcionamiento cognitivo, los tiempos de reacción, la memoria a corto plazo e incluso nuestro estado de ánimo.

Dormir, te relaja física y mentalmente, aumenta tu creatividad y mejora tu estado de ánimo

Por países, las tasas de siestas son mayores en países como Grecia, Brasil y México que tienen una cultura tradicional de la siesta, que incorpora «tiempo de silencio» a primera hora de la tarde para que la gente se vaya a casa a dormir la siesta, en tales países, hasta el 72% de las personas se echará una siesta unas cuatro veces por semana, las siestas no solo son beneficiosas porque nos hacen sentir menos somnolientos y más alerta, sino porque mejoran nuestro funcionamiento cognitivo, los tiempos de reacción, la memoria a corto plazo e incluso nuestro estado de ánimo.

Algunos de los niños bajo estudio de Bolinger, dormían y otros no y los investigadores controlaron su fisiología cerebral a través de electrodos desde la habitación de al lado, a la mañana siguiente, los niños vieron las mismas imágenes, además de algunas nuevas y en comparación con los niños que permanecieron despiertos, los niños que dormían podían controlar mejor sus respuestas emocionales.

Esta investigación sugiere que el sueño ayuda tanto con la cristalización de la información emocional como con el control de cómo nos hace sentir y este efecto funciona rápidamente, pues

«gran parte de la investigación que se está realizando en este momento apunta en la dirección de que una sola noche de sueño es útil», afirma Bolinger, «es útil para procesar la memoria en sí, y también es importante para la regulación emocional en general».

Según un equipo de investigadores de la universidad de Michigan, que publicó un estudio recientemente en la revista Personality and Individual Differences, probablemente debas tomar una siesta, durante el experimento los expertos pidieron a los participantes que completaran una tarea particularmente frustrante: dibujar diseños geométricos en la pantalla de ordenador, aquellos que tomaron una siesta de una hora antes del ejercicio pudieron dibujar durante 90 segundos, en comparación con un grupo control que vio un documental sobre la naturaleza en lugar de dormir la siesta y se rindieron después de 48 segundos.

Fuente
MuyInteresante

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Translate »
error: