Ciencia y SaludCuriosidadesEuropaGenteInternacionalesSucesosTecnologia

Se puede volver a caminar

El implante espinal, un milagro para los discapacitados motrices

Científicos anunciaron que pacientes con lesiones en la médula espinal, ahora pueden caminar nuevamente con estimulación eléctrica específica de la médula espinal, los pacientes controlan la estimulación de forma remota a través de un reloj y cuando está encendido, pueden caminar más de un kilómetro usando un andador o muletas para apoyarse.

«Este pequeño dispositivo que es un generador de impulsos que está induciendo el electrodo que se encuentra en la médula espinal», comentó la doctora Jocelyne Bloch, neurocirujana de la universidad de Lausana, en este momento, tres hombres paralizados, a quienes se les advirtió que pasarían el resto de sus vidas en una silla de ruedas, caminan gracias a equipo médico de Suiza.

El dispositivo eléctrico insertado alrededor de las espinas de los pacientes aumentó las señales de sus cerebros a sus piernas y también ayudó a que los nervios en la médula espinal se excitaran para volver a crecer, los investigadores esperan que esta bonificación inesperada permita a algunas personas paralizadas recuperar el movimiento independiente.

El primer paciente tratado fue el suizo David M’zee, de 30 años de edad, quien sufrió una lesión en la columna vertebral hace siete años en un accidente deportivo al que el doctor de David dijo que nunca volvería a caminar, sin embargo, gracias al implante eléctrico desarrollado por el equipo de École Polytechnique Fédérale de Lausanne o EPFL, ahora camina más de un kilómetro con el implante encendido, «para mí significa mucho, me sorprende lo que hemos podido hacer. Creo que tienes que intentar lo imposible para hacer lo posible. Es muy divertido, se siente muy bien», comentó M’zee.

Volver a Caminar.
Después de varios meses de entrenamiento con estimulación eléctrica, los tres participantes pudieron activar sus músculos previamente paralizados sin estimulación eléctrica e incluso podrían dar algunos pasos sobre el suelo, sin ningún tipo de apoyo.

Caminar contra todo pronóstico y esperanza

Todos los intentos de rehabilitación habían fracasado, por lo que accedió a participar en el experimento a juicio dirigido por el Dr. Grégoire Courtine en EPFL, Courtine recuerda la determinación de David en tener éxito, «vine con mi hija, Charlotte, que tenía un mes de edad en ese momento. Cuando nos acercamos a David, él la miró a los ojos y dijo: Caminaré delante de usted”, «cuando Charlotte dio su primer paso, tenía 14 meses, momento en el que David estaba caminando por el lago Lemán, Él le dijo a ella: Te he vencido».

Para sorpresa del Dr. Courtine, el implante espinal hizo más que permitir a David caminar, «lo que fue completamente inesperado fue la reparación de la médula espinal que observamos, «algo que observamos en los animales es que parece que las fibras nerviosas están volviendo a crecer y reconectando el cerebro a la médula espinal», afirmó.

Su equipo ha refinado el proceso mediante el mapeo preciso de la colocación de los electrodos en la columna vertebral y las ráfagas de impulsos eléctricos, para evitar conflictos entre los impulsos y las señales de las piernas, o que en realidad promueve la reasignación del cerebro de los nervios restantes.

«Estimulamos la columna vertebral como lo haría el cerebro, que es mucho más natural para nuestros participantes», aseveró Courtine en una conferencia de prensa antes de la publicación del estudio en las revistas Nature y Nature Neuroscience, “en unos pocos días o una semana, pudieron hacer el movimiento paso a paso después de que estas partes del cerebro hubieran estado inactivas durante muchos años.

El sistema actualmente es caro y no es lo suficientemente confiable como para ser usado fuera del laboratorio para el uso diario, por lo que está lejos de ser una cura definitiva, David es el primero de tres pacientes que se han beneficiado de la primera ola del tratamiento, los otros dos pacientes también han logrado caminar de nuevo, en diversos grados.

Gertan Oskan, un ingeniero de 35 años de los Países Bajos, fue atropellado por un automóvil hace siete años, y sus médicos le dijeron en su cumpleaños que estaría paralizado de por vida, ahora está empezando a recuperar algo de movimiento; Sebastián Tobler, un hombre de 48 años de Alemania, era un ciclista entusiasta que amaba estar en el campo antes de que lo tiraran de su bicicleta, y ahora está de vuelta en una bicicleta especialmente adaptada que se alimenta principalmente con sus manos, pero también en parte con sus piernas.

Los investigadores creen que su sistema mejorará y restablecerá cierto movimiento a las personas que habían perdido toda esperanza de volver a caminar y planean comenzar pruebas más grandes en Europa y los Estados Unidos dentro de tres años, si esto va bien, los investigadores esperan que el sistema se abarate y esté más disponible.

Fuente
Nature

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: