ÁfricaAméricaAntillasAsiaBancaCentroaméricaCiencia y SaludCriptodivisasCuriosidadesEconomiaEE.UU.InternacionalesOceaníaPolíticaSucesosTecnologia

Se acerca el día del colapso de internet

Nadie sabe nada, pero muchos vaticinan que el internet está a punto de explotar en sí mismo

El Internet es robusto, de eso no hay duda y también es por todos conocido que no depende de una sola máquina o cable, se trata de una red formada por otras redes, que se extienden por todo el mundo, estas interconexiones cruzan continentes, van bajo los océanos y atravesando el espacio a través de satélites y a medida que ha crecido, también lo ha hecho nuestra dependencia de ella, también es sabido que la internet es flexible y cuando usas una computadora para contactar a otra máquina en internet, los datos podrían cruzar una de millones de vías, cada vez que descarga un archivo, el archivo llega a su máquina en paquetes de datos electrónicos que viajan a través de esta red y dichos paquetes no toman todos el mismo camino, pues las rutas de tráfico son dinámicas.

Si una conexión particular está dañada o no responde, los datos pueden seguir una ruta diferente para llegar a tu máquina, esto hace que la internet sea un recurso de comunicación confiable, incluso si una sección completa de la red fuese desconectada tras un desastre natural o un ataque nuclear, otras secciones podrían seguir funcionando, pero si bien es posible que se pierda la información almacenada en las máquinas afectadas por el desastre, la misma internet se mantendrá.

Es casi imposible imaginar una serie de circunstancias que podrían colapsar a la internet, sería necesario destruirlo a una escala tan amplia que la pérdida de la red probablemente sería la menor de nuestras preocupaciones, pero, ¿y si la internet colapsa?, ¿cómo nos afectaría?, ¿la vida cambiaría drásticamente o nos ajustaríamos rápidamente, confiando en los medios de comunicación más antiguos?

Internet podría enfrentar una “crisis de capacidad” inminente tan pronto como en ocho años, si no proporciona datos más rápidos, dicen los científicos, pues los cables y las fibras ópticas que entregan los datos a los usuarios habrán alcanzado su límite en 2023, pues los cables de fibra óptica son hebras transparentes del grosor de un cabello humano y los datos se transforman en luz, y se envían por la fibra, y luego vuelven a ser información, pero «estamos empezando a llegar al punto en el laboratorio de investigación donde no podemos obtener más datos en una sola fibra óptica”.

La implementación en el mercado está a unos seis u ocho años del laboratorio de investigación, por lo que dentro de ocho años ya no se podrán obtener más datos», indicó el profesor Andrew Ellis, de la universidad de Aston en Birmingham, pues «la demanda se está poniendo al día cada vez más. Está creciendo una y otra vez, y es cada vez más difícil seguir adelante. A menos que avancemos con ideas realmente radicales, vamos a ver un aumento drástico en los costos», agregó.

Colapso de Internet.
Los investigadores advierten que podríamos terminar con un internet que se enciende y apaga todo el tiempo, u obligarnos a pagar mucho más de lo que hacemos ahora.

Una red tan grande como la internet, se está quedando sin recursos a la misma velocidad que crece su ecosistema

Por otro lado está la corporación de internet para nombres y números asignados, ICANN, que se prepara, por primera vez en su historia, a cambiar las claves criptográficas que ayudan a proteger el sistema de nombres de dominio o DNS, de Internet a nivel global, el cambio de claves, conocido como el traspaso de la clave para la firma de la llave de la zona raíz, o KSK, está programado para el 11 de octubre de este año, pues cada vez son más evidentes las fallas del sistema de resolución de DNS, y si bien la organización, ya ha anticipa un impacto mínimo para los usuarios, es de esperar que un pequeño porcentaje de usuarios de internet tenga problemas en la resolución de nombres de dominio.

La misión de la ICANN es ayudar a garantizar una Internet global, unificada, estable y segura, para contactar a otra persona en internet, debemos ingresar una dirección, un nombre o un número en nuestra computadora u otro dispositivo, esa dirección debe ser única para que las computadoras puedan localizarse unas a otras, la ICANN ayuda a coordinar y brindar soporte a estos identificadores únicos en todo el mundo, la organización fue creada en 1998 como una corporación de bien público y sin fines de lucro, con una comunidad integrada por participantes de todo el mundo, son ellos los que mantienen la red estable y alertan sobre posibles riesgos o fallas globales.

Por lo que pronto, además, del problema de las DNS sobresaturadas y la fibra atiborrada hay otro problema, el de la electricidad necesaria para hacer frente a la demanda exorbitante, «ese es un gran problema. Si tenemos varias fibras para mantener el ritmo, nos vamos a quedar sin energía en unos 15 años», señaló Ellis, ya que alrededor del 16% de la energía en norteamérica se consume a través de internet, y la cantidad se duplica cada cuatro años, a nivel mundial, es responsable de aproximadamente el dos por ciento del consumo de energía.

Sin embargo, hay un lado positivo en las sombrías predicciones, pues en la última década, los ingenieros se han mantenido muy por delante de la demanda, aumentando la velocidad de internet en 50 veces, pero algunos expertos están seguros de que se encontrará una solución, en el futuro probable, el profesor Andrew Lord, jefe de investigación óptica en BT y profesor visitante en la universidad de Essex, dijo que mantener los datos en grandes «granjas de servidores» en lugar de transferirlos podría ser la respuesta y comenzar a desarrollar energía sustentable exclusiva para la internet, nos daría un plus y un compás de espera para soportar el crecimiento desmedido del consumo.

Fuente
ICANN

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: