CorrupciónPolíticaSudamérica

Río y el ciclo de violencia interminable

La ciudad de Río de Janeiro, se abruma tras el peso de la pandemia y la violencia

Una operación policial llevada a cabo el 6 de mayo en medio de la pandemia de Covid-19 y a pesar de una orden de la Corte Suprema que lo prohibía resultó en la muerte de 28 personas en la favela Jacarezinho de Río.

El 6 de mayo, los residentes de la favela Jacarezinho de Río de Janeiro fueron despertados por gritos desgarradores y disparos. Que los mantuvo encerrados en sus hogares.

Una vez que el caos disminuyó y reunieron suficiente coraje para salir. Se encontraron cara a cara con docenas de cadáveres ensangrentados esparcidos en los estrechos callejones de la favela.

Lo que presenciaban fueron las secuelas de la operación policial más letal de la ciudad de Río de Janeiro hasta la fecha. Y el uso desproporcionado de la fuerza.

Violencia en Río de Janeiro.
Un día antes de la operación del 6 de mayo en Jacarezinho, Bolsonaro se reunió con el gobernador de Río en una aparente muestra de apoyo. Tras la masacre, felicitó a las fuerzas de seguridad de la ciudad.

La retórica de Bolsonaro, pinta a miles de personas pobres que viven en las favelas de Río como «bandidos»

En la madrugada, unos 200 policías fuertemente armados asaltaron Jacarezinho con helicópteros a prueba de balas y vehículos blindados. Buscando «sospechosos» del «Comando Rojo», un grupo criminal que actualmente está «gobernando» la favela.

Unas horas más tarde, 28 personas, entre ellas un oficial de policía, murieron. Las operaciones policiales violentas, las ejecuciones extrajudiciales y otras violaciones no son raras en las favelas de Río.

Según una investigación del Instituto Fogo Cruzado, en la región metropolitana de Río de Janeiro desde 2016 se registró al menos una “masacre”, por semana. Se llama masacre a una acción que resulta en la muerte de al menos tres personas.

Tres de cada cuatro de ellos Según los informes, se produjeron asesinatos en masa durante operaciones policiales. Sin embargo, la mortífera redada en Jacarezinho no debería haber ocurrido, según el Tribunal Supremo brasileño.

Pues en junio de 2020, el juez de la Corte Suprema Edson Fachin lo dictaminó. “Durante la pandemia de coronavirus, la policía debería llevar a cabo operaciones en favelas sólo en «casos absolutamente excepcionales».

El fallo tuvo un efecto inmediato y sustancial en los niveles de violencia en las numerosas favelas de Río. En septiembre de 2020, hubo una reducción del 71% en los asesinatos de policías en comparación con el mismo período de 2019.

Fuente
BBCLatiniamerica21DW

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: