EE.UU.Política

Nikki Haley critica informe de pobreza en EE.UU.

La embajadora está en desacuerdo con el informe emanado por la ONU, sobre la administración Trump

La embajadora de los Estados Unidos Nikki Haley para la ONU, rechazó el informe presentado por la organización de las naciones unidas, con respecto a la pobreza extrema en el país norteamericano desestimando su reciente informe sobre Estados Unidos que acusa a Donald Trump de obligar cruelmente a millones de ciudadanos a la privación y lo ha tildado de «engañosos y políticamente motivados» atacando directamente al monitor de la organización internacional Philip Alston, desestimando la veracidad de sus palabra.

La embajadora de los Estados Unidos en las Naciones Unidas, lanzó un ataque mordaz contra el monitor de la ONU sobre pobreza extrema, la ex gobernadora republicana de Carolina del Sur, afirmó que se encontraba «profundamente decepcionada» porque Alston, relator especial de la ONU sobre la pobreza extrema y los derechos humanos, «hubiera tergiversado categóricamente el progreso que Estados Unidos ha hecho al abordar la pobreza … en (sus) informes sesgados».

La republicana añadió que, a su criterio, «es evidentemente ridículo que las Naciones Unidas examinen la pobreza en Estados Unidos», comentario que causó incertidumbre en el funcionario, Ya que Alston realizó la investigación y su consecutivo informe por una invitación formal de la Casa Blanca.

Nikki Haley.
Haley, «El relator especial desperdició el tiempo y los recursos de la ONU, desviando la atención de los peores violadores de los derechos humanos del mundo y centrándose en cambio en el país más rico y libre del mundo».

Haley, busca justificar lo injustificable

La diplomática estadounidense ha sugerido, que la organización que vela por la paz, y especialmente su monitor debería haber usado el medio para «arrojar luz» con referencia a los países donde gobiernos despóticos causaban dolor y sufrimiento a su propia pueblo y citó los casos de Burundi y la república democrática del Congo, «El relator especial desperdició el tiempo y los recursos de la ONU, desviando la atención de los peores violadores de los derechos humanos del mundo y centrándose en cambio en el país más rico y libre del mundo».

Haley, ha emprendido la misma retórica que desde su administración irradia por todo el mundo Donald Trump, y que profundiza la disputa entre el gobierno de la Casa Blanca y el consejo de los derechos humanos de la ONU en Ginebra, que se encuentra en sesión permanente durante esta semana.

Philip Alston, ha manifestado que el informe sobre la pobreza en los Estados Unidos, será presentado al consejo el día de hoy y en él se pueden encontrar sus hallazgos con respecto a la situación de los menos favorecidos dentro de la poderosa nación norteamericana, con la diferencia que durante esta reunión se encontrará vacío el curul que ocupaba la diplomática estadounidense.

El pasado martes, la representante norteamericana notificó que, su representada dejaba el puesto que ocupaba en el consejo de derechos humanos, porque a su parecer el organismo era un «pozo negro de parcialidad política», siendo la primera nación soberana que abandona la comisión desde que fue creada en el 2006, Haley, descarga su cólera contra el monitor de la ONU, como una respuesta a las críticas del al senador de Vermont Bernie Sanders.

El senador Sanders lideró la declaración compuesta por 20 miembros del congreso norteamericano, en la que también estaban incluidos Elizabeth Warren y Cory Booker y el representante de Georgia John Lewis, solicitando a Trump que trabajaran unidos para abordar los «niveles masivos de carencia e inmenso sufrimiento que esta necesidad causa» y ésta a sido la respuesta que emerge de la administración Trump sobre la devastadora crítica de Alston a sus políticas pro-ricos y anti-pobres.

Sanders, dio inmediata respuesta a las declaraciones de la diplomática y coincidiendo con Haley, afirmó que Burundi y la república democrática del Congo afrontaron problemas mucho peores, pero puntualmente señaló que la pobreza de Estados Unidos estaba teniendo lugar «en el país más rico de la historia del mundo y en un momento en que la riqueza y la desigualdad de ingresos es peor que en cualquier momento desde la década de 1920 «.

Fuente
Infobae

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: