Ciencia y SaludCulturaCuriosidadesInternacionalesTecnologia

La Manosa, un dulce aliado contra el cáncer

El suplemento D-Manosa, se encuentra naturalmente en los arándanos

Ahora está bien establecido que los tumores experimentan cambios en el metabolismo celular, como esto puede revelar las vulnerabilidades de las células tumorales y debido a que muchos tumores exhiben una mayor captación de glucosa, se ha investigado ​​en cómo las células tumorales responden a diferentes formas de azúcar y un estudio en ratones sugiere que un suplemento nutricional conocido como Manosa o D-Manosa, puede reducir el desarrollo de algunos tipos de cáncer y mejorar los efectos del tratamiento.

El estudio se ha aplicado en ratones con cáncer de páncreas, pulmón o piel, a los que se les administró manosa, un azúcar que también se encuentra en los arándanos y otras frutas, los investigadores encontraron que disminuyó significativamente el crecimiento de sus tumores, sin efectos secundarios obvios.

Sin embargo, a los pacientes se les dice que no comiencen a suplementar con manosa debido al riesgo de efectos secundarios, los científicos esperan probar el suplemento en las personas pronto.

Y se cree que la manosa, que se puede comprar en tiendas de alimentos saludables y que a veces se usa para tratar infecciones del tracto urinario, interfiere con la capacidad de los tumores para usar la glucosa para crecer.

Los científicos también observaron cómo la manosa podría afectar el tratamiento del cáncer, al ser administrada a ratones que habían sido tratados con dos de los medicamentos de quimioterapia más utilizados, el cisplatino y la doxorrubicina y descubrieron que aumentaba los efectos de la quimioterapia, disminuyendo el crecimiento de tumores y reduciendo su tamaño, pero también aumentó la vida útil de algunos ratones.

En pruebas adicionales, las células de otros tipos de cáncer, como la leucemia, el osteosarcoma (cáncer de huesos), el cáncer de ovario y del intestino se expusieron a la manosa en el laboratorio, y en muchos casos algunas células respondieron bien, mientras que otras no.

La respuesta de las células parece depender de los niveles que tenían de una enzima que descompone la manosa, el autor principal, el profesor Kevin Ryan, del Instituto Beatson de Cancer Research UK, afirmó que su equipo había encontrado una dosis de manosa que «podría bloquear la glucosa suficiente para retardar el crecimiento del tumor en ratones, pero no tan efectivo como los tejidos normales fueron afectados».

Manosa o D-Manosa.
Los investigadores consideran que la administración de manosa podría ser una terapia simple, segura y selectiva en el tratamiento del cáncer, y podría ser aplicable a múltiples tipos de tumores.

La manosa puede ser un suplemento que se puede implementar pronto

Los cuerpos requieren glucosa para obtener energía, pero los tumores cancerosos también la usan para alimentar su crecimiento, «esta es una investigación inicial, pero se espera encontrar este equilibrio perfecto que signifique que, en el futuro, se podría administrar manosa a los pacientes con cáncer para mejorar la quimioterapia sin dañar su salud general».

Una de las ventajas de la manosa es que es más barato que los medicamentos producidos por las compañías farmacéuticas, y el profesor Ryan espera que las pruebas en las personas pudieran comenzar pronto.

Sin embargo, él y otros expertos advierten que los hallazgos no significan que las personas con cáncer deben comenzar a suplementarse con manosa, pues Martin Ledwick, enfermera jefa de Cáncer Research UK, aseveró que «aunque estos resultados son muy prometedores para el futuro de algunos tratamientos contra el cáncer, esta es una investigación muy temprana y aún no se ha probado en humanos”.

Por lo que, «los pacientes no deben auto prescribirse la manosa, ya que existe un riesgo real de efectos secundarios negativos que aún no se han probado, «es importante consultar con un médico antes de cambiar drásticamente su dieta o tomar nuevos suplementos» acotó la especialista.

El profesor Ryan espera que su equipo esté pronto a buscar la continuación de este descubrimiento e investigar por qué la manosa funcionaba en algunas células cancerosas y no en otras, para poder determinar qué pacientes podrían beneficiarse más.

Fuente
Nature

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: