AméricaAsiaEE.UU.InternacionalesPolíticaSucesosSudamérica

Estados Unidos, Rusia y los bombarderos en Venezuela

El gobierno norteamericano no quiere que Maduro invite a nadie a jugar en su patio

Venezuela da la bienvenida a dos bombarderos “Blackjack” con capacidad nuclear rusos en señal de apoyo a Maduro, tanto el ministro de defensa de Rusia, como el venezolano insisten en que los jets no pretenden ser una provocación y que sólo se trata de ejercicios, pero esto no ha dejado muy convencido a Pompeo y más disgustado a Trump, que, sin duda ha salido al ataque, pues esta intromisión en los asuntos americanos, le quitan la hegemonía en su patio trasero, como que llegó un alumno de intercambio al patio donde él era el bravucón.

El Kremlin rechazó las críticas de Estados Unidos al despliegue de los bombarderos estratégicos rusos en Venezuela, el secretario de estado norteamericano, Mike Pompeo, respondió muy poco amablemente a la llegada el lunes de un par de bombarderos con capacidad nuclear Tupolev Tu-160 a Venezuela al tuitear que «los rusos y los venezolanos deberían ver esto por lo que es: dos gobiernos corruptos malgastando fondos públicos, y aplastando la libertad, la libertad mientras su pueblo sufre».

El ministerio de defensa de Rusia manifestó que los bombarderos estratégicos, utilizados durante la campaña del país en Siria, formaban parte de una flota más grande que también incluía un avión de transporte militar An-124 y un avión de pasajeros Il-62 que había volado más de 10 mil kilómetros a Venezuela.

El portavoz del presidente ruso, Vladimir Putin, Dmitry Peskov, rechazó el comentario de Pompeo como «poco diplomático» e «inapropiado», el martes afirmó a los periodistas que esas críticas suenan extrañas en un país «la mitad de cuyo presupuesto militar sería suficiente para alimentar a toda África».

Los lazos ruso estadounidenses se han hundido en los mínimos de la posguerra fría sobre Ucrania, la guerra en Siria y las acusaciones de injerencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016, del mismo modo, las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela, que durante mucho tiempo han sido tensas, han sido empujadas a nuevos mínimos bajo la dirección del presidente de línea dura, Donald Trump y el presidente izquierdista de Venezuela, Nicolás Maduro.

Rusia.
Los especialistas dicen que la medida, que sigue a la visita de tres días a Moscú de Maduro la pasada semana, está diseñada para señalar a Washington que Caracas no está exenta de apoyo internacional.

Rusia quiere demostrar al iracundo Trump, que el mundo no le pertenece

La llegada de los bombarderos a Venezuela se produjo después de una reunión entre Maduro y Putin en Rusia, que ha acudido en ayuda del gobierno con escasez de efectivo de Maduro con infusiones de efectivo, ha llevado bombarderos estratégicos a Venezuela previamente en una demostración de fuerza durante los estallidos diplomáticos con Estados Unidos.

A principios de este mes, el secretario de Defensa de los Estados Unidos, James Mattis, describió a Maduro como un déspota irresponsable que estaba llevando a su país a la ruina y que finalmente «tendría que irse»; el año pasado, Donald Trump comentó a periodistas que había «muchas opciones» para resolver la crisis venezolana, antes de agregar: «Y, por cierto, no voy a descartar una opción militar»; Maduro, por su parte, da la bienvenida a los aviones visitantes y, a menudo, promociona su asociación con Rusia como evidencia de cómo Venezuela podría defenderse con la ayuda de amigos ante cualquier hipotética agresión militar de los Estados Unidos.

A medida que la crisis política en curso en Venezuela se convirtió en una violencia masiva en las calles en el verano de 2017, el presidente Trump aseveró que estaba considerando «muchas opciones» como respuesta entre ellas congelar toda posibilidad de comercialización entre el país petrolero y el resto de mundo, congelar los activos venezolanos e imposibilitar el acceso a alimentos y medicamentos.

Para Maduro, la visita se diseñó para subrayar que disfrutó de un “apoyo externo con respecto a los Estados Unidos y sus sanciones”, además de buscar resaltar la relevancia geopolítica de Venezuela, el mandatario, quien atribuye el colapso económico de su país a una «guerra económica» impulsada desde los Estados Unidos, regresó de su viaje a Rusia promocionando inversiones y acuerdos diseñados para apuntalar el desmoronamiento de la economía de Venezuela.

Arremetió contra los Estados Unidos el domingo por la noche, afirmando que un intento de golpe apoyado por la Casa Blanca estaba en marcha para «perturbar la vida democrática de Venezuela», el presidente sudamericano no ofreció evidencia para respaldar tal afirmación, pero prometió revelar más detalles en una futura conferencia de prensa.

El portavoz del pentágono, Robert Manning, aseveró que el despliegue de Rusia fue inapropiado dado el «desenlace» humanitario que se desarrolla en Venezuela, Trump respondió enviando un barco hospital para tratar a los refugiados venezolanos enfermos en la vecina Colombia, señaló Manning, «contrasta esto con Rusia, cuyo enfoque del desastre provocado por el hombre en Venezuela es enviar aviones bombarderos en lugar de asistencia humanitaria».

Fuente
VTVReuters

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: