NorteaméricaPolíticaSudamérica

El Sur global va por el clima

El poder de forzar una acción climática radical, va por el sur global

Durante los últimos años quedó claro que las negociaciones internacionales sobre el clima no están abordando la crisis climática. Las políticas existentes nos tienen en camino de rebasar los 3.2°C este siglo. En otras palabras, dentro de la vida de la generación actual. Los científicos tienen claro que ese futuro se caracterizará por un grave sufrimiento y dislocación. En el Sur hay esperanza.

Las economías occidentales, corporaciones y élites que las dominan, son abrumadoramente responsables de esta crisis. Contribuyen con más del 90 por ciento del exceso de emisiones que están impulsando el colapso climático.

Mientras tanto, los impactos recaen con mayor dureza en los países del Sur Global. Estos, ya están sufriendo la peor parte de las olas de calor, sequías, inundaciones, malas cosechas y desplazamientos humanos.

La crisis climática se está desarrollando a lo largo de líneas coloniales en el Sur. Por lo que, los líderes políticos y los movimientos sociales en el Sur Global son conscientes de estos hechos.

El Sur Global.
Contaminación producida por el Norte Global.

Los gobiernos del sur tienen el poder de forzar las cosas y cambiar el curso de la historia

Durante años, el Sur globa, pide una acción más dramática de los gobiernos del Norte Global. Cuyas emisiones per cápita siguen siendo mucho más altas que el resto del mundo.

Pero sus súplicas caen en oídos sordos. Ninguno de los gobiernos occidentales está en camino de cumplir con su parte justa de los objetivos del acuerdo de París.

¿Por qué? Porque para lograr reducciones de emisiones suficientemente rápidas se requerirá que las economías ricas reduzcan drásticamente su uso de energía.

Para gestionar tal descenso energético, las naciones ricas tendrían que abandonar el crecimiento capitalista como objetivo. Además de cambiar a un sistema post crecimiento, post capitalista, donde la producción. Donde el uso de la energía, se organiza en torno a satisfacer las necesidades humanas en lugar de alrededor de la acumulación de riqueza.

Es poco probable que los gobiernos occidentales hagan esto voluntariamente. Podemos esperar que el movimiento climático los empuje. Pero, el movimiento en sí está dividido sobre este tema, con una gran facción que insiste en el crecimiento como de costumbre.

¿Por qué debería el Sur esperar a que ocurra un milagro? ¿Por qué apostar todo a la buena voluntad de los Estados que nunca se preocupan por los intereses del Sur o el bienestar de su gente?

La clave es darse cuenta de que las economías occidentales, dependen completamente de la mano de obra y los recursos del Sur. Esto era obvio durante el período colonial, y sigue siendo cierto hoy en día.

El resultado es un gran flujo neto de recursos fuera del Sur, equivalente al 25 por ciento del PIB occidental. Estas capacidades podrían usarse para satisfacer las necesidades humanas locales, como vivienda, alimentos y atención médica, pero en cambio, son apropiadas por el capital occidental.

El Sur Global.
Millones de hectáreas de tierra, decenas de miles de fábricas y ejércitos de mano de obra en Asia, África y América Latina están entretejidos en cadenas de productos básicos que suministran todo al norte.

Una parodia de la justicia y un punto de apalancamiento

Pero también es un punto de apalancamiento. En cualquier momento, el Sur podría cortar este flujo de riqueza. Está dentro de su poder hacerlo.

El Sur está en una posición en la que puede y debe intentar esta revolución de nuevo. Pueden hacerlo persiguiendo una reforma agraria y su soberanía alimentaria; mediante la creación de capacidad en materia de energía renovable. Desplazando la producción industrial hacia el abastecimiento de las necesidades internas.

Estas medidas permitirían a los países del Sur recuperar el control sobre sus propias tierras y recursos. Reduciendo drásticamente su dependencia de las importaciones occidentales y sus monedas.

La acción colectiva también es esencial aquí. Como enfatizaron los líderes anticoloniales del siglo 20: somos más fuertes juntos que solos. Si los gobiernos del Sur se unen y toman estas medidas como un bloque, sería difícil para alguien detenerlas.

El cambio climático se está desarrollando a lo largo de las líneas coloniales, y requiere un movimiento anticolonial en respuesta.

Fuente
NUSOBoellONU

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: