AméricaGenteInternacionalesPolíticaReligiónSudaméricaVenezuela

El Papa se ofrece como mediador en crisis venezolana

El sumo pontífice cree en que un acuerdo de paz es la respuesta

El Papa ha dicho que está dispuesto a mediar en Venezuela, entre los rivales presidentes Nicolás Maduro y Juan Guaidó, pero sólo si ambas partes solicitan su ayuda, Francisco, cuyo país de origen Argentina, reconoce oficialmente a Guaidó, ha instado a ambos actores a intervenir en una mesa de dialogo, mientras Maduro por su parte busca negociaciones, los opositores ven la postura como una estratagema para ganar tiempo.

Francisco, hablando con reporteros el martes a bordo de su avión regresando de un viaje a Abu Dhabí, también confirmó que Maduro le había escrito una carta a él, pero afirmó no haberla podido leerla aun, «Yo leeré la carta y a ver qué se puede hacer, pero la condición inicial es que ambas partes lo pidan», expuso, «estamos dispuestos».

México y Uruguay también han ofrecido acogida a las conversaciones entre los rivales, pero Guaidó ha rechazado su oferta, apoyándose en la ola que ha causado la marea de soporte encabezado por Estados Unidos para expulsar a Maduro, presidente desde 2013.

El martes Estados Unidos intensificó su apoyo una vez más, enviando aviones de ayuda a Colombia para su distribución en la vecina Venezuela, Maduro ha pedido a los militares devolver los suministros humanitarios, pero Guaidó ha instado a las tropas permitir que entren a Venezuela.

«La Secretaría de las Naciones Unidas ha decidido no ser parte de cualquiera de estos grupos para dar credibilidad a nuestra continua oferta de buenos oficios a las partes para poder a su petición para ayudar a encontrar una solución política» comentó el secretario general Antonio Guterres el lunes.

Papa Francisco.
Francisco ha insistido en una salida acordada a la crisis venezolana, pero mantiene su postura en no reconocer a Guaidó como presidente interino de Venezuela, aunque sólo hace llamados a la concordia y la paz en el país sudamericano.

El dialogo diplomático en la mejor salida, según expresa el Papa

El colapso en los precios de la energía mundial, la corrupción y el fracaso de las políticas socialista han arruinado la economía venezolana, donde alimentos, combustible y muchos productos básicos son escasos y la inflación está fuera de control.

La bulliciosa ciudad fronteriza de Cúcuta en Colombia está listo para convertirse en el primer punto de distribución de la ayuda de los EE.UU., que John Bolton, asesor de seguridad nacional de Donald Trump, anunciara el fin de semana pasado, cuando Washington prometió 20 millones de dólares en lo que llama «asistencia humanitaria».

El martes miles de venezolanos expectantes se reunieron en el cruce fronterizo en Escobal en las afueras de Cúcuta, donde no había muestras de convoyes de ayuda, «he estado esperando 6 horas,» comentó Maria Elena Velásquez, que había llegado en un bus, luego de 10 horas viaje desde la ciudad de Maracaibo, «no tenemos nada, si el hambre no nos mata, la falta de voluntad y de medicamentos lo hará».

Funcionarios colombianos, aseveran que la ayuda aún está en la capital colombiana, Bogotá y se espera ser transportado durante la noche para la distribución el miércoles, aún sigue siendo confuso cómo se distribuirá la ayuda sin el apoyo del ejército venezolano.

Las naciones unidas y la cruz roja, ya han dicho que no asistirán por no tratarse de un acuerdo internacional bilateral y se espera que un comité de la asamblea nacional de Venezuela llegará el miércoles a coordinar con el ejército colombiano y funcionarios de Estados Unidos.

Maduro ha negado la entrada de envíos de ayuda de Estados Unidos, alegando que esto abriría la puerta a la intervención militar y un comandante militar en Táchira, el estado venezolano limítrofe con Cúcuta, llamado el movimiento como «un acto de provocación».

«Estoy pidiendo el ejército venezolano para permitir que esta ayuda,» indicó Rodolfo Martínez, de 54 años, que huyó de Venezuela a Colombia con su familia la semana pasada, «se trata de la peor crisis de nuestra historia, necesitamos esta ayuda» acusó.

Mientras la confusión social y política en el país sudamericano sigue aumentando, cuando un número creciente de países de Europa apoyan Guaidó, mientras que China y Rusia mantienen su posición de soporte de Maduro.

Fuente
NHKWorld

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: