AméricaAsiaCorrupciónEconomiaEE.UU.InternacionalesPetróleoSucesosVenezuela

El negocio de la OPEP, ya es de otro

El estándar mundial ha cambiado con la pérdida del estatus quo de la OPEP

Hasta hace pocos años, el negocio petrolero era controlado por pocos y la OPEP, fijaban los precios y movían sus tentáculos de dominio por los 5 continentes, pero como ningún reino es eterno, ya han perdido la hegemonía y con ella el control y hoy en día, tres países representan actualmente cerca del 40% de la producción mundial de petróleo crudo y sólo uno de ellos es miembro de la organización de países exportadores de petróleo.

Los tres son Rusia, Estados Unidos y Arabia Saudita y, a medida que aumenta su influencia sobre los mercados petroleros a medida que aumentan las tasas de producción, está previsto que la OPEP disminuya, al menos temporalmente.

El analista de Reuters John Kemp, señaló en una columna reciente sobre el tema que la llamada troika ahora tenía más posibilidades que nunca: los tres países produjeron al norte de 11 millones de bpd por día en octubre, una cifra récord y más que la producción combinada del resto de la OPEP.

Según la OPEP, este estado de cosas continuará desarrollándose en una dirección desfavorable para el cártel, con un aumento de la producción combinada de la troika a más del 40% del total mundial este año, mientras que la participación de la OPEP cae por debajo del 30%.

Cada uno de los tres productores tiene su propia política de producción de petróleo que es relativamente independiente de la de otros productores, una en la que Arabia Saudita y Rusia han estado jugando en el mismo equipo durante los últimos dos años en gran medida porque la estrategia del juego ha sido mutuamente beneficiosa.

La OPEP de Otros.
La sede de la Organización de Países Exportadores de Petróleo en Viena, mayo 24, 2017. REUTERS/Leonhard Foeger

OPEP ha perdido su jerarquía de productor

Sin embargo, hemos visto abundantes indicios de que en el momento en que los intereses de los dos comiencen a divergir, es probable que abandonen el juego de equipo y persigan sus propias prioridades, pero mientras tanto, Estados Unidos, se ha convertido en el mayor factor de swing fuera del club de la OPEP+ con una producción incesantemente creciente que podría llevarlo a ocupar el primer lugar a nivel mundial el próximo año.

Esta producción solo continuará aumentando si la OPEP decide ahora comenzar a recortar la producción una vez más para aumentar los precios, fortaleciendo aún más la importancia de norteamérica en el mercado petrolero mundial, entonces, ¿todo esto significa que la OPEP está como muerta?, por el momento es un zombi.

La mayoría de sus miembros, como señala Kemp, pertenecen a una o más de las siguientes categorías: “está luchando bajo las sanciones, la mala gestión y la inestabilidad; es demasiado pequeño para importar está maximizando la producción en lugar de participar en los controles de salida; o simplemente alinea sus políticas de salida con las de Arabia Saudita».

El futuro sigue siendo incierto, sin embargo, los pronosticadores más respetables, la administración de información de energía y la agencia internacional de energía, son optimistas sobre el crecimiento de la demanda de petróleo, pero los pronósticos optimistas vienen con condiciones: la AIE más recientemente comentó en su “Perspectiva Mundial de la Energía” que los productores necesitarán aumentar las inversiones en nuevos países.

La producción convencional es sustancialmente para responder a esta demanda, de no ser así, los EE.UU., tendrían que aumentar su producción de petróleo de esquisto hasta en 10 millones de barriles por día en los siete años hasta 2025, lo que es un objetivo audaz, por decir lo menos.

Los miembros de la OPEP son candidatos obvios para algo de este crecimiento de producción, a pesar de la gran cantidad de preocupaciones en torno a la capacidad de reserva del cártel a principios de este año, cuando quedó claro que los recortes deben revertirse para frenar los precios, algunos de los miembros, como Irak y Libia, están en camino de aumentar su producción.

Es cierto que este crecimiento probablemente no se acerque a más de un millón de bpd que los productores estadounidenses agregaron el año pasado, pero podría ser sustancial en el caso de Irak, si las condiciones políticas y de precios lo permiten.

Es más, es poco probable que Venezuela e Irán pasen el resto de la eternidad bajo sanciones, sin embargo, existe una posibilidad remota en este momento, de que estos dos puedan revertir en algún momento el declive en la producción que están experimentando ahora; Irán ya ha demostrado que podría aumentar rápidamente si se le da la oportunidad.
En otras palabras, la influencia de la OPEP en los mercados petroleros podría estar disminuyendo, pero podría ser demasiado pronto para enterrar el cartel por el momento.

Fuente
Reuter

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Translate »
error: