AsiaCorrupciónEconomiaEE.UU.InternacionalesPolítica

De las relaciones entre EE.UU. y China

Dos grandes egos lideran la funesta guerra comercial que desestabiliza al mundo

Este no ha sido el verano más fácil para Xi Jinping y su país, pues los aranceles de Donald Trump han sacudido los nervios en Beijing, ya afectados por la desaceleración de la economía, el ministerio de finanzas y el banco central han tenido una disputa abierta sobre la política fiscal, además que se han dejado escuchar rumores sobre el liderazgo que invitó al problema con su descarada proyección de poder y que había sido demasiado complaciente con los riesgos de la acción comercial de los EE.UU., que está luchando por responder, pero incluso si las conversaciones comerciales avanzan cuando se reanuden esta semana, el tema es un canal para las frustraciones y la causa próxima.

El descarte de los límites del mandato presidencial de esta primavera consolidó la extraordinaria concentración de poder de Xi Jinping, sin embargo, al hacerlo, sorprendió y alienó incluso a algunos simpatizantes, pero ahora hay signos de retroceso, se oyen chismes sobre intrigas políticas o un ensayo mordaz de un conocido erudito, que mientras tanto, y por el terrible escándalo de salud pública sobre vacunas defectuosas que ya han dado a los niños, ha socavado su impulso de aplastar la corrupción y poner a la burocracia en línea, ¿no se suponía que debía evitar cosas como esta?, pero la excitación engendrada por estos desarrollos es en gran parte un signo de cuán raro se ha vuelto cualquier atisbo de desarmonía.

Nadie duda de que el Sr. Xi mantiene el control, la pregunta es si conservará el mismo margen de maniobra para seguir su curso a medida que su nación entre en aguas más agitadas, hace menos de un año, que habló de una nueva era en la que China se movería «más cerca del centro de la escena y haría mayores contribuciones a la humanidad», en una ruptura decisiva con la máxima de que el país debe ocultar su luz y esperar la hora, pero ahora los periódicos estatales advierten sobre los peligros de la arrogancia.

Detrás de los aranceles está la creciente hostilidad hacia China en toda la clase política estadounidense y Beijing tiene razón al detectar la ansiedad de Washington frente a su progreso económico, tecnológico y militar, pero la fuerza y ​​la amplitud de la inquietud se debe al giro cada vez más represivo de China en el país y a su contundencia en el exterior, pues la erraticidad, el acoso y la ignorancia de Trump y la desconexión del Estados Unidos que él persigue, le han dado a Pekín una oportunidad única de hacer amigos e influir en las personas.

Más, sin embargo, Australia, tan dependiente económicamente de China, ha hecho sonar la alerta sobre el «fuerte poder» y las operaciones de influencia encubierta, como sucedió el mes pasado, cuando Alemania bloqueó efectivamente a la red estatal de China de tomar una participación mayoritaria en una red eléctrica, citando preocupaciones de seguridad nacional.

Guerra Comercial.
Xi Jinping, parecía ser el primer adulador de Trump y sólo bastó que le invitara a una lujosa cena en el palacio del pueblo, para que Trump olvidara la batalla comercial o los derechos humanos.

La guerra comercial, se transforma en guerra fría

Trump y su homólogo chino, Xi Jinping, habían disfrutado de una relación inusualmente cordial desde su primer encuentro de febrero en Florida, y el presidente estadounidense describió a Xi como una «gran persona» con la que tuvo una «muy buena relación», a cambio del acuerdo de Xi para ayudar a contener a Corea del Norte, la administración Trump aflojó o retiró la presión de Estados Unidos en otras áreas, incluyendo el Mar del Sur de China y la anterior promesa de campaña de Trump de calificar a China como manipulador de divisas.

En Singapur, cada vez hay más nervios obvios sobre la influencia de China, y Malasia suspendió 23 mil millones de dólares en proyectos de infraestructura respaldados por Beijing, Tailandia anunció el lanzamiento de un fondo de infraestructura regional, visto como un intento de reducir la dependencia de la inversión china, otros países están analizando detenidamente su relación con Pekín y el verdadero costo de las ofertas atractivas, lo que demuestra que la ambiciosa retórica ha fracasado, pero incluso si se reduce, lo que realmente preocupa a la gente son los hechos, no las palabras.

Estos abarcan desde temas establecidos como el pirateo y las prácticas comerciales hasta la militarización del Mar del Sur de China y el arrendamiento por 99 años del puerto de Hambantota, exigido como pago de la deuda que tiene Sri Lanka, con la corporación estatal china que lo construyó, pero la afirmación de que el mundo, o al menos el oeste, «malinterpretó a China» no es del todo correcto, pues con mayor precisión, los gobiernos y las empresas a menudo estaban demasiado hambrientos para realizar su diligencia debida o para actuar de acuerdo con las advertencias que recibían.

Pero la economía china está enfrentando problemas estructurales e institucionales, mientras que algunas pruebas sugieren que la actual política fiscal proactiva no es lo suficientemente activa, que en realidad se ha endurecido, Xu, jefe de la oficina de investigación en el banco popular de China, el banco central del país, dijo en una nota reciente, que “considerado como desapalancamiento en el sector financiero, la política monetaria debe ser estable y neutral para evitar riesgos financieros. Como resultado, debería haber una postura fiscal más positiva”, señaló Xu, lo que evidencia su desacuerdo con Xi.

En cualquier caso, en la era de Trump, el cambio climático y una economía globalizada, trabajar con China no es una opción, sino una necesidad y la guerra comercial no es una solución a los problemas, lo que se necesita en realidad, no es más hostilidad, sino más atención, una inversión seria para comprender verdaderamente lo que China busca y cómo trata de lograrlo, esto no significa más matices y sofisticación, sino menos, lo que significa es reconocer que es normal que las potencias emergentes intenten reformar las reglas, pero determinando qué problemas concretos plantea a la luz de sus prioridades y valores, y cómo abordarlos.

Significa, por ejemplo, examinar de cerca los esfuerzos sistemáticos de Beijing para reclutar a la diáspora china en su trabajo de influencia extranjera, sin reaccionar de forma exagerada a la diplomacia pública, ni a las comunidades de chivos expiatorios o de estereotipos, también significa, consistencia, que es no menos importante, es el compromiso real de trabajar con aquellos que comparten valores similares en lugar de venderse mutuamente para obtener una ventaja a corto plazo.

Significa comprender que los derechos y los valores no son un complemento o un lujo para tiempos mejores, sino que deben ser fundamentales para la relación y significa reforzar las instituciones que los defienden y mantener los estándares a través de nuestro comportamiento y nuestras declaraciones, aunque nada de esto es fácil, es necesario, cuando las alternativas están a la deriva y las ilusiones, por un lado y la firmeza por el otro.

Los negociadores chinos y estadounidenses están planeando conversaciones para tratar de poner fin a su enfrentamiento comercial antes de las reuniones planificadas entre el presidente Trump y el líder chino Xi Jinping en cumbres multilaterales en noviembre, dijeron funcionarios de ambas naciones y la planificación representa un esfuerzo de ambas partes para mantener una disputa comercial cada vez más profunda, que ya implicó aranceles sobre miles de millones de dólares en bienes y podría apuntar a cientos de miles de millones de dólares más, además de herir de muerte la relación entre Estados Unidos y China y sacudir los mercados globales.

Fuente
ElCronista

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: