AméricaCentroaméricaCuriosidadesMedio AmbienteMéxicoPolíticaSucesosTecnologia

CDMX trata de hacerse verde con jardines verticales

Trata el problema cínicamente o es un verdadero cambio

A medida que la ciudad de México se despierta en cualquier día de la semana, la mayoría de sus ciudadanos participan en una rutina familiar de supervivencia: los desplazamientos en la megápolis dependiente del automóvil: bocinazos, chirridos de llantas, gritos de chilango en las ventanas de los sedanes y, más recientemente, vislumbrando plantas ocasionales entre el mar de concreto gris, una idea que trata de rescatar espacios naturales y verdes a una ciudad que se ahoga en smog.

El proyecto de vía verde se ha centrado en “convertir de gris a verde la ciudad de México” a través de la construcción de jardines verticales en columnas a lo largo del periférico, que rodea el centro de la ciudad, las plantas fotogénicas que escalan las barreras de la autopista han aparecido en innumerables videos en los medios locales e internacionales, y se mencionan a menudo como un signo de las prioridades cambiantes de la ciudad contaminada.

Sin embargo, un grupo pequeño pero vocal de activistas argumenta que el apoyo del gobierno a la vía verde indica su disposición a duplicar la cultura del automóvil en una ciudad que ya está asfixiada por el tráfico y el smog, la «ecologización» de las carreteras es simplemente hacer que la propiedad de un automóvil sea ligeramente más placentera, dicen los activistas.

«En la Ciudad de México, casi todos nuestros problemas locales de contaminación y movilidad se pueden atribuir al uso excesivo de automóviles privados», afirma Sergio Andrade-Ochoa, coordinador de salud pública de la ONG liga peatonal, «podríamos simplemente plantar árboles, pero existe el temor político de limitar el espacio en la ciudad que actualmente se dedica a los autos».

La idea del proyecto surgió en 2016, cuando el arquitecto Fernando Ortiz Monasterio de la firma Verde Vertical inició una petición a Change.org para evaluar el apoyo público, la petición describe objetivos específicos: prometer «producir suficiente oxígeno para más de 25 mil residentes, filtrar más de 27 mil toneladas de gas dañino cada año, capturar más de 5 mil kg de polvo y procesar más de 10 mil kg de metales pesados».

La petición también aseguró a los partidarios del impacto mínimo del proyecto: la tecnología de jardín vertical no pone en peligro la integridad estructural de una pared, mientras que el riego por goteo utiliza agua de lluvia y otras fuentes no potables, el amigo reconocido de Monasterio, el actor Luis Gerardo Méndez, ayudó a dar a conocer la petición y rápidamente acumuló las 80 mil firmas necesarias para atraer la atención del gobierno y el proyecto fue aprobado.

«Todos estos grupos participaron en la revisión de esta propuesta ciudadana porque parecía algo que haría bien a la ciudad de México», comentó el ex jefe del gobierno de la CDMX, Miguel Ángel Mancera Espinosa, en 2016, «Vía Verde podría cambiar simultáneamente la apariencia de La ciudad y ayudarnos a cumplir con el mayor compromiso de hoy: la lucha contra el cambio climático».

Proyecto Vía Verde.
Vía Verde da un mensaje distorsionado que se envía a la población, al vender como solución ambiental una medida estética que decora un muro de concreto, para que posteriormente se apoye la construcción de más vialidades siempre y cuando tengan plantas.

Es verde, pero no es definitivo y sólo es estético

La construcción sobre la ecologización de las 1 mil columnas de concreto comenzó más tarde en 2016 y, hasta ahora, las plantas están prosperando, Monasterio, sentado en la ventana de su oficina con vista a la Vía Verde, está satisfecho con la forma en que han funcionado las cosas: «Soy un capitalista-ecologista», dice riendo, otros, sin embargo, están menos contentos, la liga peatonal afirma que el proyecto no ha cumplido con sus promesas ambientales; Juan Manuel Berdeja y Sergio Andrade Ochoa, en un artículo de comentarios en línea en el sitio de noticias en línea Animal Político, recordaron a los residentes que mejorar la calidad del aire y combatir el cambio climático no es lo mismo.

Si bien las plantas son cruciales para combatir el cambio climático, usar las plantas para mitigar la contaminación del aire a través del proceso de fitorremediación o convertir el carbono en oxígeno, es más complejo, solo unas pocas especies tienen la capacidad de purificar el aire de la manera que indica la petición de proyecto, y las plantas suculentas y otras plantas que favorecen a Verde Vertical por sus necesidades de bajo mantenimiento no están entre ellas.

El sitio web actual de proyecto no menciona los beneficios locales contra la contaminación, y Monasterio reconoce que el impacto de la reducción de carbono del proyecto es insignificante; Roberto Remes, de la autoridad del espacio público de la ciudad, dice que cumplir con los objetivos de emisiones de gases de efecto invernadero y emisiones locales «nunca fue la intención».

Si bien Vía Verde cuenta con fondos privados, es un esfuerzo que el gobierno ha firmado con entusiasmo, pero la liga peatonal se encuentra entre varios grupos de activistas que creen que el proyecto es una renovación que distrae de otras acciones menos sostenibles que la ciudad ha tomado recientemente, «ha habido mucha hipocresía dentro del gobierno», comenta Ochoa, “celebran esta Vía Verde como el proyecto que va a crear un jardín dentro de la ciudad, luego talan más de 3 mil árboles para construir el intercambio Mixcoac, recientemente finalizado en el sur de la ciudad”.

“La idea de convertir una ciudad gris en verde se siente bien para sus habitantes, pero en realidad es solo estética. Al final del día, no va a cambiar la ciudad» concluye el activista.

Fuente
TWEnergyAnimalPolitico

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: