AméricaCorrupciónEconomiaInternacionalesMéxicoPolíticaSucesos

Cámara de senadores aprueba Convenio 98 de libertad sindical del trabajo

69 años luego de solicitada esta medida acaba los contratos de protección y el sistema corrupto

El pleno de la cámara del senado revalidó el convenio 98 relativo a la aplicación de los principios del derecho de sindicación y de negociación colectiva, que fue firmado en Ginebra, Suiza, en el marco de la 32 reunión del consejo de administración de la organización internacional del trabajo, OIT, el 1 de julio de 1949, y que serviría como instrumento internacional con el propósito de dotar a los trabajadores de una adecuada protección contra todo acto de discriminación tendiente a menoscabar la libertad sindical en relación con su empleo.

El senado aprobó la reforma que le da por primera vez a los asalariados una plena libertad sindical, al ratificar el convenio de la OIT, firmada por México desde 1949, la iniciativa estaba «congelada» desde 2015 por presiones de las poderosas coaliciones gremiales oficialistas, que se oponían a la medida por temor a sufrir una estampida y debilitarse, pues prácticamente ostentaban el monopolio de la contratación colectiva en las principales ramas industriales.

La bancada de Morena festejó que no haya más contratos de protección, no más explotación de los trabajadores, bajos salarios y corrupción, este documento, generó junto con otras condiciones diversas, el abuso del argumento de la libertad sindical, provocando en casos extremos la existencia de varios sindicatos en una sola fuente de trabajo.

Lo cual se ha traducido en una complicación extrema en el manejo de las relaciones laborales así como el cierre de fuentes de empleo, cuando se ha aplicado correctamente, el efecto ha sido positivo ya que se refleja en una democracia y libertad sindical evolucionada y madura, que, en esencia, son los principios medulares del convenio.

Libertad Sindical en el Trabajo.
Es de esperarse que el efecto colateral será la paulatina extinción de los llamados sindicatos de protección y requerirá de una adecuada gestión de la relación de trabajo.

“Juntos Haremos Historia”, gritaron los senadores al final de la votación

En México, la democracia sindical ha sido una de las luchas sociales con mayor conflictividad dado que el PRI histórico controló a las organizaciones de los trabajadores y posteriormente durante los gobiernos neoliberales encabezados por el PRI y el PAN las libertades sindicales fueron severamente afectadas.

Pero la oposición conservadora del Partido Acción Nacional, PAN, criticó la forma en que se aprobó la reforma, sin consulta de por medio y de manera repentina, y se mostró preocupada de que el convenio dé lugar a la creación de «cientos de sindicatos que afecten la productividad».

«Con esta normativa se rompe el sistema corrupto en la relación obrero-patronal en México», afirmó el líder del sindicato minero, Napoleón Gómez Urrutia, que es también senador de Morena «Estamos rompiendo con un sistema de contratos de protección patronal que se firmaban a espaldas de los trabajadores, en donde no tenían capacidad de elegir a sus dirigentes, de imponer sus condiciones de trabajo y de tener una organización sindical que los represente», confirmó.

Esta ratificación «es un acto de justicia para la clase obrera y marca el inicio de una nueva relación entre el trabajo y el capital, en la que se respeta la libertad sindical y la libre asociación para que los trabajadores en voto libre y secreto puedan elegir al sindicato al que quieran pertenecer y también la contratación colectiva que les dé seguridad y protección», comenta Gómez Urrutia, quien fue acusado de un desfalco de 55 millones de dólares en perjuicio de los miembros jubilados de su gremio y cuya postulación generó una amplia controversia.

Las leyes laborales mexicanas, hasta hace poco presentaba una cláusula de exclusión, que permitía a los sindicatos pactar en los contratos colectivos de trabajo y en los contratos la facultad para pedir al patrón la separación del empleo del trabajador expulsado por su gremio, esta disposición siempre generó rechazo hasta que fue suprimida hace unos años por una reforma laboral promovida por el presidente Enrique Peña, lo que allanó el camino para que ahora se pudiera reactivar el convenio con la OIT.

Carlos Aceves del Olmo, senador del PRI, secretario general de la confederación de trabajadores de México y presidente del congreso del trabajo, explicó que, si bien su partido estaba a favor de la ratificación, era recomendable, desde el punto de vista jurídico, ampliar los tiempos para la discusión del tema.

“La ratificación del convenio sin la consulta a los sectores, ni la adecuación a las leyes secundarias que en nuestro caso derivan de las últimas reformas al Artículo 123 apartado A constitucional, puede traducirse en un conflicto entre leyes, acrecentando los conflictos y poniendo en riesgo la generación de empleos”, aunque no fue atendido.

La ratificación provocó reacciones divididas en el sector privado, una parte del cual saludó la medida, pero otra mostró sus reservas y afirmó que debió ser precedida por una consulta con los empresarios, Gustavo de Hoyos, presidente de la confederación patronal de la república mexicana, Coparmex, advirtió «que en la práctica exista una libertad sindical desordenada», y afirmó que el convenio no ha sido «bien aplicado» en algunos países como Argentina, donde se han dado casos en los cuales «una sola empresa que tiene pocos trabajadores llega a tener 8 o 10 sindicatos de dos o tres personas».

Fuente
ElSoldeMéxico

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Translate »
error: