Ciencia y SaludInternacionalesMedio AmbientePolíticaSucesosSudamérica

Algo tan poco importante como el clima

El próximo ministro de ambiente brasileño parece no saber, quien es, dónde está o que dice

Nombrado por el presidente electo del Brasil, Jair Bolsonaro, Ricardo Salles considera que la ecología detiene el desarrollo, el nuevo ministro de medio ambiente de Brasil cree que el clima y el calentamiento global es «secundario», que muchas multas ambientales son «ideológicas» y ha sido acusado de alterar los planes para un área protegida ambientalmente para favorecer a las empresas.

Ricardo Salles, el ex secretario de medio ambiente del estado de São Paulo, fue recomendado para su nuevo cargo por los grupos de negocios y agronegocios y fue anunciado como ministro en un tweet el domingo por el presidente electo de extrema derecha, Jair Bolsonaro, los ambientalistas comentaron que el nombramiento fue un serio revés para la protección en un momento en que la deforestación y la minería ilegal en el Amazonas estaban en aumento.

Bolsonaro ha afirmado que las áreas amazónicas protegidas retrasan el desarrollo, han promovido la agricultura y la minería comercial en las reservas indígenas y han atacado la «industria de multas» de las agencias ambientales de Brasil.

Marcio Astrini, director de políticas públicas de Greenpeace Brasil, afirma que Salles «no fue elegido por su historial de protección ambiental, fue elegido porque acepta la agenda de Bolsonaro». Astrini, alerta que neutralizar las agencias ambientales y reducir las áreas protegidas podría hacer que la deforestación «explotara… Esta no es una agenda ambiental, ni de clima. Es una agenda de amenazas al medio ambiente”, afirmó.

Ricardo Salles y el Clima.
Entre agosto de 2017 y julio de 2018, se deforestaron 7 mil 900 km2, según cifras del ministerio de medio ambiente basadas en el monitoreo satelital, un aumento de 13.7% con respecto al año anterior y la mayor área de bosques talados desde 2008.

Los agronegocios en Brasil, no están en línea con el clima

Salles comentó el domingo al periódico Folha de São Paulo que Brasil sufrió una «proliferación» de multas ambientales que tenía un «carácter ideológico», cuestionó las cifras que muestran la mayor deforestación en una década y calificó de «inocuo» el debate sobre el calentamiento global y los cambios en el clima.

«La discusión sobre si hay o no calentamiento global es secundaria», afirmó, cuando se le preguntó si el nuevo gobierno, que asumirá su cargo el 1 de enero, podría abandonar el acuerdo climático de París, una amenaza hecha por Bolsonaro durante la campaña, en la que luego se retractó, a o que respondió que «vería punto por punto las metas más sensibles… recordando que la soberanía nacional sobre el territorio no es negociable”.

Abogado especializado en administración de empresas, Salles fue secretario de medio ambiente del estado de São Paulo bajo el mando del gobernador conservador Geraldo Alckmin, en 2017, los fiscales del estado de São Paulo demandaron a Salles por «improbidad administrativa», los fiscales alegaron en documentos judiciales que Salles participó en la alteración de mapas que delinean un área ambientalmente protegida en el estado de São Paulo «con la clara intención de beneficiar a los sectores económicos, en particular a la minería».

Salles negó las acusaciones en una entrevista y aseveró que había destacado «errores groseros» en el «trabajo ideológico» que se había realizado en el área de protección ambiental en cuestión, y agregó que el consejo estatal de medio ambiente había aprobado el plan, pero ese caso continúa abierto.

Se presentó sin éxito ante el congreso en las elecciones de octubre para el nuevo partido de negocios, ha argumentado que la agroindustria brasileña está «bajo amenaza» y criticó al movimiento de trabajadores rurales sin tierra.

El próximo ministro de ambiente fue recomendado para su nuevo rol por la sociedad rural de Brasil, un grupo de agronegocios que lo alinea con la nueva ministra de agricultura, Tereza Cristina, ex presidenta del poderoso grupo de presión de agronegocios en el congreso.

El observatorio del clima, una red ambiental sin fines de lucro, alertó que su nombramiento cumplió efectivamente con otra promesa de campaña de Bolsonaro de subordinar el ministerio de medio ambiente al ministerio de agricultura y advirtió sobre posibles boicots a los productos agrícolas brasileños si el país desmanteló su protección ambiental, “la agroindustria moderna pagará el precio cuando los mercados se acerquen a nuestros productos básicos», concluyó el comunicado.

Fuente
MediunMPSP

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: