PolíticaSudamérica

10 años de prisión para Jeanine Áñez

La ex presidenta boliviana Jeanine Áñez encarcelada como líder del golpe de estado

Un tribunal boliviano declaró culpable a la expresidenta interina (ahora de facto), Jeanine Áñez de orquestar un golpe de Estado que la llevó al poder durante una crisis política de 2019.

Fue condenada a 10 años de prisión. Áñez, de 54 años, fue condenado por tomar «decisiones contrarias a la Constitución» y por «incumplimiento del deber».

La fiscalía indicó que Áñez, entonces senadora de derecha, violó las normas que garantizan el orden constitucional y democrático. Después de las elecciones presidenciales de Bolivia de 2019.

Bolivia está dividida sobre si ocurrió un golpe de estado, cuando el entonces presidente Evo Morales fue obligado a renunciar en 2019.

Áñez ascendió a la presidencia en medio de un supuesto vacío de liderazgo. La salida de Morales siguió a protestas masivas luego de que La OEA afirmara fraude. La elección disputada le daría un controvertido cuarto mandato consecutivo en el cargo.

10 años para Jeanine Áñez.
Añez fue cuestionada por la extensión de su mandato atribuida a la pandemia, el doble aplazamiento de los comicios y por hechos de corrupción junto con sus colaboradores.

La condena de Jeanine Áñez no cierra las heridas políticas de Bolivia

Áñez sostiene que es inocente. Mientras, el polémico caso expuso aún más las líneas de falla en un país profundamente dividido. Al tiempo que alimenta las preocupaciones sobre su proceso judicial.

«Nos preocupa cómo se llevó a cabo este caso y pedimos a los tribunales superiores que examinen cómo se llevaron a cabo los procedimientos», indicó César Muñoz, investigador principal para las Américas de Human Rights Watch.

A Áñez no se le permitió asistir al juicio en persona, sino que siguió la audiencia y participó desde la prisión. Se encuentra detenida desde su arresto en marzo de 2021 por cargos iniciales de terrorismo, sedición y conspiración.

Mientras, miembros y simpatizantes del partido Movimiento al Socialismo de Morales, afirman que Áñez jugó un papel clave en el golpe de Estado contra Morales.

Morales, que regresó al poder en 2020 a través de Luis Arce, es el primer presidente indígena de Bolivia. Y fue, quien supervisó una reducción dramática de la pobreza como presidente de 2005 a 2019.

Como presidenta, Áñez recibió críticas por el ajuste de cuentas político, cuando su administración procesó a ex funcionarios del MAS. Además de endeudar al país y comenzar con la privatización del Litio, el gas natural, la minería y hasta el agua.

Los partidarios de Áñez señalan que su juicio fue ilegítimo y político. En el juicio, Áñez explicó, que fue producto de las circunstancias y que su ascenso al cargo principal ayudó a calmar a una nación tensa y sentar las bases para las elecciones de octubre de 2020.

«No moví un dedo para convertirme en presidenta, pero hice lo que tenía que hacer», afirmó Áñez en su declaración final ante el juez. «Asumí la presidencia por obligación, de acuerdo a lo establecido en la Constitución».

Fuente
ElPaisDWNUSO

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: