AméricaEconomiaEE.UU.InternacionalesPetróleoPolíticaSudaméricaVenezuela

Trump habla de Venezuela en su discurso anual

El presidente norteamericano insiste en apoyar el cambio de gobierno en Venezuela

Este martes el presidente norteamericano Donal Trump después de dos años de partidismo amargo y de ataques personales contra sus opositores llama a la unidad y la cooperación entre todos los partidos durante su discurso del estado de la unión, un mensaje que suena hueco para los demócratas decididos a bloquear su empuje contra Venezuela, el muro fronterizo con México y su política internacional.

La administración de Trump en Washington, DC, llega a un momento crítico en su presidencia, pues ha empujado a su gobierno a un cierre, el más largo de la historia aludiendo a la seguridad fronteriza, sólo para ceder frente a los demócratas, pero amenazando con otro plazo de cierre inminente, el republicano tiene pocas opciones para conseguir que el congreso acepte financiar el muro en la frontera México-Estados Unidos.

Trump trata de saltarse la cerca, al declarar una emergencia nacional, que le permitiría eludir el congreso para obtener los fondos necesarios y construir el muro fronterizo, aunque para llevarlo a cabo correría el riesgo de alienar aún más a los republicanos y sin duda arrojaría inmediatos desafíos legales.

«Ningún tema ilustra mejor la división entre clase obrera de Estados Unidos y su clase política que la inmigración ilegal», manifestó Trump, «los donantes y políticos ricos empujan la apertura de las fronteras mientras viven sus vidas detrás de las paredes, puertas y guardias», el jefe de la casa blanca, prometió construir el muro, que los demócratas consideran costoso, ineficaz e inmoral.

Las sanciones aplicadas a Venezuela, junto con las sanciones contra las exportaciones de petróleo de Irán, creará un mercado más estricto para el petróleo crudo pesado, que daría lugar a otra ronda de exenciones de los Estados Unidos de 180 días las exportaciones de petróleo de Irán y empujarían los precios del petróleo al alza.

Donald Trump.
Trump reiteró la oposición de Estados Unidos al asediado presidente venezolano Nicolás Maduro.

A Trump lo mueve Venezuela, más que sus propios problemas

El administrador de Washington expresó su apoyo al líder de la oposición venezolana Juan Guaidó, quien el mes pasado se declaró presidente interino y mantiene su postura contra el presidente Nicolás Maduro de Venezuela que ha acusado Guaidó y sus aliados internacionales de escenificar un golpe de estado.

Trump habló sobre sus planes para retirar tropas de Siria y Afganistán, luego de siete años en el medio oriente y acusó a Irán de amenazar a Israel, muchos gobernantes del oriente medio, al igual que el propio Maduro, señalan a Estados Unidos y otras potencias extranjeras, a querer robar sus reservas petroleras y en el caso de Venezuela, de librar una «guerra económica» para quitarlo del poder.

Trump probablemente aumente además la presión sobre el mandatario izquierdista de Venezuela, Nicolás Maduro, quien considera que debe dejar el poder «ilegítimo» que detenta y dar paso a elecciones «libres y justas».

Carlos Vecchio, el enviado a Washington del líder opositor Juan Guaidó, quien se declaró presidente interino de Venezuela el 23 de enero con amplio respaldo de Trump, estará entre los principales asistentes al discurso, invitado por el senador republicano Marco Rubio, uno de los mayores críticos de Maduro en Estados Unidos.

Trump comentó este domingo que ha enviado tropas a Venezuela, como «una opción» para aumentar la presión sobre el líder socialista Nicolás Maduro a entregar el poder al líder de la oposición y autoproclamado presidente interino Juan Guaidó, manteniendo así su postura, empero intervencionista y afirmando la posible invasión a Venezuela.

Hasta el momento, Maduro ha clavado sus talones al negarse a ceder el poder, y no queda claro si pagará la apuesta diplomática de Trump, aunque el republicano siguió su discurso sobre Venezuela con la promesa de que Estados Unidos «nunca será un país socialista».

«Esta noche, renovamos nuestra decisión de que norteamérica nunca será un país socialista», sin embargo, las causas económicas del derrumbamiento de Venezuela van más allá de «políticas socialistas», pues incluyen la corrupción, la criminalidad y la mala administración en los más altos niveles del gobierno.

Fuente
MiamiDiario

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Translate »
error: