Ciencia y SaludCuriosidadesInternacionales

¿Te gustan las cosquillas?

Aunque parezcan inútiles, las cosquillas forman parte de nuestro entramado social evolutivo

«Las cosquillas son uno de los temas más amplios y profundos de la ciencia», eso dice Robert Provine, un neurocientífico de la universidad de Maryland en Baltimore, cuya carrera ha incluido la exploración de varios «comportamientos curiosos» de los humanos y los animales, sus estudios que incluyen el hipo, los bostezos y hasta los pedos, actualmente se concentran en las cosquillas, pues en resumen, hay mucho más para hacerle cosquillas que pensar, «se trata de todo, desde la defensa del cuerpo y el programa neurológico para el juego hasta la generación del sentido de uno mismo y de los demás «, explica Provine.

Al igual que con tantos otros comportamientos humanos complejos, nuestros primos animales pueden ayudarnos a entender de qué se trata el cosquilleo, para empezar, se han caracterizado dos tipos de cosquillas, y ambos con grandes nombres que dan risa: knismesis y gargalesis, términos científicos acuñados en 1897 por los psicólogos Stanley Hall y Arthur Allin que de seguro se rieron del asunto y esta es la única broma que le puedes decir tanto a bebés humanos como a chimpancés

La Knismesis es una respuesta primitiva, una sensación ligeramente irritante provocada por un ligero movimiento a través de la piel, y está muy extendida, «los lagartos, los insectos y prácticamente todos los seres tienen algún tipo de comportamiento que tiene que ver con la defensa de la superficie del cuerpo», afirma Provine, los animales necesitan defender sus cuerpos contra los insectos y parásitos que pican, ya sea que signifique un arañazo rápido o una oreja movida, y la knismesis describe dicha respuesta.

Gargalesis, por otro lado, es un fenómeno singularmente mamífero, es un cosquilleo más complejo que da lugar a la risa y está relacionado con el juego, una característica distintiva de los mamíferos, en un nivel básico, el cosquilleo es una sensación que involucra fibras nerviosas asociadas tanto con el tacto como con el dolor, pero hay más que eso involucrado, «el cosquilleo asociado a la risa podría considerarse una conducta social más que un reflejo», escribe el dermatólogo Samuel T. Selden en una revisión del tema en 2004, pues en algún lugar de la historia evolutiva, las cosquillas se volvieron divertidas.

«Las cosquillas son el estímulo principal para la risa», afirma Provine, «de hecho, fingir cosquillas es mi candidato para la broma más antigua del mundo, la conducta de te voy a atrapar, que amenaza con cosquillear, es la única broma que puedes contar tanto a bebés humanos como a chimpancés» comenta el especialista.

Esto es algo de lo que Marina Davila-Ross, psicóloga de la universidad de Portsmouth, Reino Unido, puede dar fe, pues ha lidiado con su parte de chimpancés que se ríen tontamente, al alistar a los cuidadores del zoológico y las madres para hacerle cosquillas a sus simios y a los avisos de bebés humanos, respectivamente, ella ha explorado los vínculos entre la risa en simios humanos y no humanos, y ha descubierto entre muchas cosas, que para que un simio encuentre algo gracioso, necesitan estar jugando activamente.

“Utilizamos los datos acústicos de la risa, de forma similar a cómo un genetista utiliza los datos genéticos para reconstruir las relaciones evolutivas», comenta la psicóloga, su trabajo publicado en 2009, pareció confirmar que la risa humana se desarrolló a partir de vocalizaciones encontradas en los ancestros comunes que compartimos con los simios.

Mientras que los gorilas y bonobos en la investigación de Davila-Ross producían sonidos más parecidos a los humanos, los simios más distantemente relacionados hicieron ruidos que, fuera de contexto, no serían reconocibles como risa, sin embargo, al construir un árbol genealógico de estos sonidos, ella demostró la progresión de gruñidos breves en risas y las carcajadas hechas por humanos, esta investigación rastrea la historia evolutiva no solo de la risa, sino también de las cosquillas, «un simio no vería a otros simios jugando o haciendo algo gracioso, y se reiría», dice Davila-Ross.

“No producen vocalizaciones libres del contexto de comportamiento», para que un simio encuentre algo gracioso, necesitan jugar activamente con sus compañeros y las cosquillas son parte del juego brusco llevado a cabo por todos los monos jóvenes, incluidos los humanos, ese tipo de juego puede dejarte sin aliento, y esta falta de aliento es lo que provocó la risa tal como la conocemos.

Cosquillas.
Al estudiar a los humanos, los científicos como Provine pueden al menos preguntar extensamente a sus sujetos sobre cómo los hace sentir, cómo les gusta hacerse cosquillas y demás, pero con los animales, las cosas no son tan simples. Cada vez más, sin embargo, los investigadores se están centrando más en la búsqueda de la felicidad animal.

Hasta tu perro también puede reírse

«El ja, ja, ja, de la risa es lo que llamó la ritualización del sonido de la respiración dificultosa del juego brusco, si le haces cosquillas a un chimpancé, su risa es un sonido jadeante», indica Provine, «esta es una forma para que el chimpancé indique que esto es jugar, no te estoy atacando y Es uno de los casos más claros de donde proviene una vocalización», para los animales sociales como los primates, las cosquillas son una excelente forma de reforzar las amistades de forma controlada, si bien la risa humana es mucho más elaborada, es donde Provine cree que se originó.

Los humanos se separaron de los grandes simios hace entre 10 y 16 millones de años y la presencia de esta misma dinámica de cosquilleo-risa en toda la familia sugiere que ha existido por al menos ese tiempo, o tal vez incluso más, por lo que, aunque la risa y las cosquillas no son exactamente lo más importante en la mayoría de las agendas de investigación, los estudios limitados parecen mostrar algunas similitudes con los mamíferos más distantes.

La etóloga Patricia Simonet observaba que su perro, al igual que con los chimpancés, hacia una risa similar a la respiración «exhalación forzada pronunciada» se asociaba con el juego, las grabaciones de este podrían incluso usarse para disminuir el estrés en otros perros, unos años antes de esto, Simonet había reportado elefantes asiáticos en cautiverio que emitían «sonidos tranquilos y entrecortados» durante el juego y aunque no había descrito estos sonidos como risas en ese momento, sin embargo, hizo la conexión cuando consideró sus «risas de perro» recién descubiertas, «parece que los elefantes hacen cosquillas», afirma Provine, citando el testimonio de la experta en elefantes de Kenia, Joyce Poole .

Las ratas son los mamíferos preferidos para investigar casi cualquier cosa, y las cosquillas no son una excepción, las cosqui-ratas en nombre de la ciencia, han estado sucediendo durante dos décadas, comenzando con un documento controvertido de 2010 escrito por el psico biólogo Jaak Panksepp y su estudiante de pregrado Jeffrey Burgdorf, que habiendo identificado los ruidos de alta frecuencia emitidos por las ratas, inaudibles para el oído humano, a Panksepp le llamó la atención la idea de que pudieran relacionarse lejanamente con los ruidos que hacen los humanos, pero con esto en mente, se acercó a Burgdorf con una oferta que no pudo rechazar: «ven a hacer cosquillas a algunas ratas conmigo».

En ese momento, el mundo no estaba listo para ratas muertas de risa, por lo que había una considerable resistencia de parte de la comunidad científica, pero desde entonces, sin embargo, se han llevado a cabo numerosos estudios utilizando el «juego de manos hetero específico», un cosquilleo para estudiar las emociones positivas en estos roedores, sugeriría que el afecto alegre surgió mucho antes en la evolución cerebral de los mamíferos de lo que generalmente se cree.

«La identificación de llamadas específicas solo emitidas durante las cosquillas y otras situaciones positivas y la similitud del procedimiento de cosquilleo con las cosquillas humanas, llevó a una considerable cantidad de investigación», expone Luca Melotti de la universidad de Berna, Suiza, que ha estado investigando los efectos sobre las expresiones faciales en ratas después de un buen cosquilleo, «esa investigación demostró que las cosquillas activan las mismas áreas del cerebro y las vías neuronales que están involucradas en la experiencia del afecto positivo como la alegría y la felicidad en los humanos».

Cuando Davila-Ross realizó su investigación, notó que los monos jóvenes eran los que más disfrutaban haciéndole cosquillas, «es fácil hacerle cosquillas a un mono joven», explica riendo, «simplemente no quieren detenerse. Es muy difícil deshacerse de ellos», pero lo mismo es cierto con las ratas, Melotti y muchos otros investigadores han notado que son las ratas jóvenes quienes disfrutan más el procedimiento, y que a menudo persiguen la mano de los experimentadores con la esperanza de obtener más cosquillas, es difícil no comparar este tipo de comportamiento con el de un niño juguetón, «si los mamíferos más primitivos también muestran tales respuestas emocionales», escribe Panksepp y Burgdorf, «sugeriría que el afecto alegre surgió mucho antes en la evolución cerebral de los mamíferos de lo que generalmente se cree».

Si las cosquillas y las risas estuvieran presentes en los ancestros comunes de humanos y roedores, eso ubicaría sus orígenes en más o menos 80 millones de años atrás, pero Davila-Ross todavía piensa que debemos tener cuidado cuando hablamos de ratas, perros o cualquier otro animal no humano, «sería cuidadoso con declaraciones como esa», dice Davila-Ross, «tendría que haber un análisis filogenético para hacer esas afirmaciones», en cambio, prefiere el término «vocalizaciones positivas», de las cuales la risa es solo una, incluso en los humanos.

Aunque los científicos son cautelosos al aplicar las características humanas a los animales, el público en general no lo es, los videos de animales lindos son la moneda más importante de Internet, y eso incluye a los animales que se hacen cosquillas, «hay muchas cuentas anecdóticas en YouTube sobre las cosquillas que se le dan a los búhos, pingüinos, suricatos e incluso peces», dice Melotti.

“Si bien es más que posible que algunas de estas cuentas correspondan a cosquillas y felicidad que surgen de ella, como científico, recomendaría ser cauteloso con estas interpretaciones, en la última década, ha habido una tendencia hacia el estudio del lado positivo de las emociones en los animales», argumenta Melotti, e históricamente, los estudios en esta área han sido limitados, y los que se han llevado a cabo se centraron en un puñado de especies de estudio: en su mayoría ratas, así como perros y grandes simios.

Pero aprender sobre comportamientos como cosquillas y risas puede parecer un poco esotérico, pero tiene aplicaciones prácticas, desde su época haciendo cosquillas a las ratas con su asesor de doctorado, Burgdorf ha utilizado lo que aprendió para ayudar a desarrollar tratamientos para los trastornos psiquiátricos, pues comprender la felicidad animal también puede mejorar la vida de los animales, especialmente sus condiciones en cautiverio, pero más allá de eso, la lección clave de la investigación sobre las cosquillas es que los animales son seres complejos, capaces de emociones positivas comparables con las nuestras, comprender esto puede decirnos sobre nuestra relación con ellos y lo que significa ser humano.

Fuente
TicklingIsTorture

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »
error: