Ciencia y SaludCuriosidades

Controlar la diabetes tomando café

Células emiten una dosis de insulina a la hora del café

Muchos estudios anteriores expresan que el consumo diario de café, té o bebidas que contengan cafeína, pueden aumentar los niveles de azúcar en sangre, pero a pesar de lo que se sabía, un nuevo informe fundamentado en estudios clínicos a expuesto que el café no es tan dañino para una persona con diabetes, sino que, por el contrario, el consumo de café en cualquiera de sus formas, ha demostrado reducir el riesgo de padecer de diabetes tipo 2, gracias a los antioxidantes que posee este grano, la propiedad se potencian al preparar el café con agua, claro es que se debe de consumir sin azúcar.

La diabetes, es una mezcla de trastornos metabólicos, con un particular común, la presencia de concentraciones elevadas de glucosa en la sangre de manera persistente, está íntimamente relacionada con la obesidad, el sedentarismo ya sea por consumo excesivo o por la producción de una insulina insuficiente o de mala calidad.

Pues tomar una taza de café posterior al desayuno y otra a media tarde serían suficientes para que los afectados conserven bajo control los niveles de glucosa, en realidad no es que la infusión afecte directamente a la condición, lo que en realidad sucede, es que la cafeína activa las células productoras de insulina que se implantarían previamente.

Café y Diabetes.
Las propiedades antioxidantes se potencian al preparar el café con agua, por supuesto que se debe de consumir sin azúcar y así, el consumo de café apoya en la disminución de la concentración de azúcar en la sangre.

La cafeína no es tóxica y es fácil de producir

El hallazgo fue descubierto por un equipo de científicos suizo, que hasta el momento solo han hecho pruebas en roedores y en condiciones de laboratorio, los ratones inoculados con diabetes tipo 2 inducida, fueron implantados con células de un riñón humano previamente diseñadas y “entrenadas” para producir insulina, a las que se les habían agregado un receptor que administrara el fármaco cuando la cafeína estuviese presente en la sangre.

Los diabéticos, sufren un estrés oxidativo, que provoca el mal funcionamiento en algunos órganos del cuerpo como el hígado, los riñones y la vista, esto lo ha afirmado Ruth Pedroza Islas, catedrática de la facultad de ciencias de ingeniería química de la universidad Iberoamericana “Los antioxidantes del café pueden modular la liberación de la glucosa almacenada en el hígado y activan los receptores de insulina, reduciendo así el riesgo que representan las altas concentraciones de azúcar en la sangre y así, el consumo de café apoya en la disminución de la concentración de azúcar en la sangre”.

Una investigación similar, fue publicada por la revista Nature y en él se resumen los resultados de la experiencia, aunque por ahora no se hayan realizado pruebas humanas, el estudio puede considerarse prometedor.

Los roedores, claro está, no bebieron el café, sino que este les fue provisto mezclado con su comida y se logró determinar que la producción inducida de insulina, en los casos de estudio, fue adecuado para mantener los niveles de azúcar estables en sangre.

El estudio que ha dado resultados satisfactorios, trae buenas noticias para los que padecen del trastorno hormonal y los facultativos suponen que la innovación pueda, en algún momento extrapolarse a pacientes humanos, los científicos afirmaron que en los últimos años «la demanda de mejores inductores ha progresado rápidamente», y que, por los datos captados, cantidades de cafeína provenientes de otros productos no relacionados con el café no activarían el sistema, además de asegurar que el riesgo de una accidentales dosis de insulina es ínfima.

Los investigadores aseguran que la cafeína no es tóxica, es fácil de producir y solo se encuentra en bebidas específicas y su consumo es habitual en todo el mundo, por ello, los analistas aclaran que los efectos de su uso para activar las células insertadas no causarían trastorno alguno, y el procedimiento de implantación, puede realizarse por medio de la modificación genética del cafeto.

Fuente
Nature

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: