AméricaAntillasCentroaméricaCorrupciónCuriosidadesEconomiaEuropaInternacionalesPolíticaReligión

Colón, no eres bienvenido a América

Hoy se conmemoran 521 años de la llegada del genovés al Caribe

Cristóbal Colón navegó en la mar océano hace ya 521 años, 5 siglos y algo más que los europeos, al menos los que han quedado descritos en la historia, llegaron a este lado del planeta, incognito, ignoto y atávico, para un supuesto grupo de descubridores, que resultaron siendo una partida de ladrones codiciosos y asesinos esclavistas, que sólo llenaron al continente nuevo de enfermedades, desigualdad, problemas culturales, sociales, políticos y otras ignominias; pero a pesar de tanto terror, hay quien se pregunta, porque América, no se llama Colombia.

La respuesta tiene que ver con la reputación del navegante genovés Christophorus Columbus en el momento en que los europeos nombraron los nuevos continentes, pues así como con una campaña publicitaria altamente exitosa o un grupo de fake news dirigidos por el también italiano explorador Amerigo Vespucci, las informaciones nunca resultaron como debieron y se le termino dando el nombre del que más había cacareado, convirtiendo a Colón en el pato de esta historia, según a comentado Matt Crawford, profesor asociado de historia en la universidad estatal de Kent en Ohio.

Colón mantuvo hasta su último día de muerte que la nueva tierra que había descubierto era, de hecho, Asia, explica Crawford, en contraste, Vespucci fue uno de los primeros, si no el primer explorador en declarar que el nuevo mundo era una entidad completamente nueva, al menos para los europeos; para entonces, lo que Europa realmente quería era una ruta a la India, pues el imperio Otomano había bloqueado el acceso europeo a través de Constantinopla, así como a través del norte de África y el Mar Rojo, Colón quería una parte de la acción y propuso, como otros lo habían hecho, que se pudiera llegar a Asia navegando hacia el oeste.

Lo que pasó después hizo historia; Colón navegó directamente hacia la isla bahameña de Guanahani y durante los cuatro viajes que Colón hizo al nuevo mundo, conoció islas como Cuba, la Española y las costas de América Central y del Sur, pero repitió categóricamente que había encontrado Asia, posiblemente para asegurarse de que mantendría la riqueza y los títulos que España le había prometido, afirma Crawford.

Esta postura hizo que algunos de los contemporáneos de Colón lo vieran como algo duplicado y no creíble, mientras tanto, el explorador portugués Vasco da Gama viajó de Portugal a la India y regresó navegando por el Cabo de Buena Esperanza en el sur de África desde 1497 hasta 1499, lo que significa que Portugal había vencido a España en la carrera hacia la India, «al parecer, la corona española estaba tan descontenta con el hecho de que Colón no había llegado a Asia y también con la creciente reputación que tenía por duplicidad, esa fue parte de la razón por la que enviaron a un agente al Caribe para arrestar a Colón y traerlo de vuelta a España», y «más tarde fue despojado de sus títulos».

Cristobal Cólon.
Martin Waldseemüller, fue el geógrafo y cartógrafo alemán, primero en emplear el nombre de América, en honor de Américo Vespucio, en un mapa publicado en 1507, su Universalis Cosmographia, también por primera vez se presentaba América separada de Asia.

Si Colón trajo desgracia, codicia y enfermedad al nuevo continente

Independientemente de Colón, otro colonizador, llamado Amerigo Vespucci, escribió un sinfín de cartas sobre el Nuevo Mundo a su patrón, Lorenzo de Medici, que este convirtió en los más vendidos en toda Europa, «no sería irrazonable decir que sus cartas, mucho más que la carta de Columbus, ayudaron a la gente a aprender sobre este Nuevo Mundo», afirma Crawford, en estas cartas, «Vespucci representó los aspectos sensacionales de las costumbres sexuales y dietéticas de los habitantes y la novedad de sus propias observaciones científicas», estas cartas, a su vez, influyeron en un famoso creador de mapas.

Cristobal Cólon.
En el detalle y sobre la costa de Brasil aparece el nombre de América, quizás Waldseemüller sólo lo escribió como referencia, pero 500 años más tarde aun se sigue empleando.

Y en 1507, el cartógrafo alemán Martin Waldseemüller creó el primer mapa para usar el nombre de América, sin embargo, este nombre se cernía sobre Brasil, «Waldseemüller realmente no etiqueta a toda la región América», señaló Crawford, en los mapas subsiguientes de 1513 y 1516, Waldseemüller dejó de usar el nombre de América y en su lugar usó los nombres de Terra Incógnita o Terra Nova, posiblemente porque se dio cuenta de que era Colón, y no Vespucci, quien había descubierto el Nuevo Mundo, pero para entonces ya era demasiado tarde y otros cartógrafos ya lo habían copiado y difundido el nombre a lo largo y ancho. por lo que el nombre de América estaba firmemente arraigado a fines de la década de 1500.

Por supuesto, nombrar una nueva tierra es en gran medida un gesto simbólico, dado que los europeos no controlaron estas áreas durante algún tiempo, pero toda esta empresa de hacer mapas y asignar etiquetas y nombres europeos a lugares para los que los europeos no tienen etiqueta o nombre comercial, es parte de su esfuerzo por tomar posesión de estas tierras y es la ideología de la colonización, que para ellos son sus lugares, pues han dado sus nuestros nombres a esos lugares, por lo que es una justicia poética que no nos llamemos Colombia.

Fuente
CoastalJournal

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: