CriptodivisasCuriosidadesInternacionalesTecnologia

Asgardia ya no será el país de los dioses

Una micronación que será el primer puerto espacial libre de la tierra

Oficialmente conocido como el Reino Espacial de Asgardia, es una propuesta de micronación del espacio exterior que esté libre del control de las naciones existentes y ser reconocida como estado nación, fundada por Igor Ashurbeyli, como una idea desde el centro internacional de investigación aeroespacial, quien anunció la propuesta el 12 de octubre de 2016, Asgardia, posee unos 246 mil ciudadanos, pero existe físicamente por ahora solo en la forma de un satélite de tamaño de una caja de pan de 2,7 kg que flota en órbita terrestre baja desde noviembre de 2017.

Agún día, Asgardia planea tener un enorme «arca espacial» orbitando del planeta natal, una colonia en la Luna, y quizás incluso más adelante en el futuro en otros «cuerpos celestes», según su constitución, su líder, Igor Raufovich Ashurbeyli, no está bromeando, pues según su CV, el multimillonario azerbaiyano ha estado involucrado en publicaciones, telecomunicaciones, educación científica y en consultoría sobre defensa contra amenazas espaciales, nanotecnología e investigación aeroespacial.

También ascendió para convertirse en CEO de Almaz-Antey, un gran contratista de defensa estatal ruso que construye sistemas de misiles y otros equipos militares, después de dejar la compañía, se ha dedicado a construir catedrales en Rusia, y el 25 de junio en Viena, Austria, se convirtió en el primer «Jefe de Nación» de Asgardia, su cara está en la moneda conmemorativa oficial de Asgardia que los invitados recibieron en la cena de gala posterior a la inauguración.

Reino de Asgardia.
Asgardia tiene como objetivo poner una serie de satélites en órbita. El primero fue lanzado con éxito por la empresa Orbital ATK el 12 de noviembre de 2017 como parte de una misión de reabastecimiento de la Estación Espacial Internacional.

La idea parte de una utopía que planea ser el primer habitad del hombre fuera de la tierra

La ceremonia de inauguración de esa noche en el magnífico palacio barroco de Hofburg de Viena incluyó fanfarrias de trompetas, un coro de niñas cantando el nuevo himno nacional de Asgardia y un mensaje pregrabado de un astronauta ruso en la estación espacial internacional, donde poco más tarde Ashurbeyli, adornado con un emblema en un collar de estilo medieval, pronuncia un discurso que afirma los nobles objetivos de Asgardia de «la paz en el espacio y la prevención de los conflictos de la Tierra que se transfieren al espacio».

Todo parece grandiosamente utópico, la palabra «Asgardia» proviene de «Asgard», un mítico mundo nórdico donde residen los dioses y Ashurbeyli llama al moderno Asgardia un «reino», pero su título no es el rey, es Jefe de Nación, pues según la constitución de Asgardia, este cargo tiene una duración de cinco años, y el titular de la oficina puede ser reelegido hasta que alcance la edad máxima de 82 años, los posibles sucesores son nombrados por el jefe de la nación, el consejo espacial y el parlamento.

Mitchell Brogan, un asgardiano de Canadá que trabaja con criptomonedas y ha manifestado que estaba nervioso al conocer al jefe de la nación, pero Ashurbeyli lo tranquilizó e incluso «me permitió enseñarle cómo golpear el puño», Ashurbeyli es cristiano, pero ha decretado que todas las religiones y partidos políticos «están prohibidos en Asgardia» como una forma de dejar atrás el conflicto terrenal, a pesar de estos decretos, dice «Asgardia es una democracia pura».

Jeremy Saget es uno de los 146 miembros del parlamento de Asgardia y un médico francés, muy interesado en los viajes espaciales y la medicina espacial, dice que la identidad del «reino» fue problemática al principio, pero que cree en el concepto de una monarquía constitucional, «lo importante es que alguien establezca el tono correcto», explica el ministro, que alguna vez solicitó ser astronauta de la unión europea.

Los 246 mil ciudadanos de Asgardia provienen de todas partes del mundo, Arlene Buklarewicz vive en Hawái y es enfermera, actualmente es cuidadora y voluntaria en el centro de astronomía Imiloa en Hilo, Hawái, que no estuvo en Viena, pero explicó por correo electrónico que se convirtió en ciudadana asgardiana porque vio «la oportunidad de formar verdaderamente una nación iluminada, que tenga la oportunidad de comenzar con un borrón y cuenta nueva», la enfermera quiere ver «si el ritual y la tendencia hacia lo sobrenatural está conectado a nuestro ADN, o si podemos comenzar de nuevo con la belleza de la imaginación iluminada en la formación de un nuevo concepto de nación».

Para convertirse en ciudadano, las personas como tu simplemente tienen que proporcionar, sus detalles en el sitio web y hacer clic en un cuadro que dice que está de acuerdo con la constitución, que se puede leer en línea, tan fácil como crear una cuenta de Facebook.

¿Pero qué pasa con esa constitución? Ashurbeyli dice que fue cuidadosamente desarrollado por él y un puñado de juristas internacionales que estudiaron otras constituciones, por lo que el documento fue aprobado por nosotros los ciudadanos, aunque la condición de que se le otorgara la ciudadanía era marcar la casilla que decía que aprobamos la constitución.

La Constitución de Asgardia se lee principalmente como un manifiesto utópico, inspirador e impráctico, que tiene entre los valores supremos: «paz en el espacio y asentamiento pacífico del universo», es un documento de 9 mil palabras que engloba la idea de fomentar la paz, que deberá ser el inicio y fin último del reino y nación espacial.

«Todos los ciudadanos de Asgardia son iguales, independientemente de su país de origen, residencia, ciudadanía, raza, nacionalidad, género, religión, idioma, posición financiera o cualquier otro atributo», explica el documento, «Asgardia será una nación de la supremacía de la ciencia y la tecnología, y una nación de ideas».

En la carta magna, sigue manifestando que, «cualquier persecución para la expresión de opiniones y condenas estará prohibida, siempre que tales puntos de vista no contengan propaganda de inmoralidad; tratar de socavar o disminuir los valores supremos; amenazar la seguridad nacional; incitar a la violencia y la lucha; degradar el honor y la dignidad de las personas; divulgar información restringida … «, se puede leer entre sus textos.

Por ahora esta utopía, se encuentra en desarrollo, pero eventualmente, Asgardia espera convertirse en una colonia en órbita, que se ha comparado con el controvertido proyecto Mars One, cuyo objetivo es establecer una colonia permanente en Marte, los organizadores de Asgardia están convencidos de que establecer una pequeña nación en órbita será mucho más fácil que colonizar el planeta Marte, aunque también existen otros objetivos prioritarios para el futuro como proteger al planeta Tierra de asteroides y eyecciones de masa coronal, ​ y establecer una base lunar.

Estas sin duda, son palabras bonitas, pero esconden una verdad obvia, si una persona termina viviendo en el ambicioso arca espacial de Asgardia es una cosa, si la realidad coincide con el ideal utópico puede ser otra, actualmente hay 200 países representados entre sus ciudadanos, entre los que podemos destacar más de 2 mil mexicanos, 200 salvadoreños, 148 costarricenses, más de 200 hondureños, 192 panameños, miles de colombianos y más de dos mil venezolanos.

Te puede interesar: su portal oficial…

Fuente
Asgardia.Space

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: