AméricaCiencia y SaludColombiaEconomiaEE.UU.InternacionalesPolíticaSucesosVenezuela

Venezuela enciende las alarmas por buque norteamericano

El barco de la marina de Estados Unidos alimenta las tensiones entre Washington y Caracas

Un buque hospital de la marina estadounidense atracado en Colombia comenzó a brindar atención médica gratuita a los refugiados venezolanos, en un movimiento que podría molestar a los funcionarios de Caracas que niegan la existencia de una crisis humanitaria en su propio país, y han sospechado durante mucho tiempo la estrecha relación entre Colombia y Estados Unidos.

Además de atender a los colombianos, los equipos médicos norteamericanos a bordo del USNS Comfort atenderán a los refugiados venezolanos, particularmente en la próxima parada del barco en Riohacha, una ciudad cerca de la frontera entre los dos países, unos 3 millones de venezolanos han huido de la agitación política y las dificultades económicas en el país, incluido un millón que se han refugiado en Colombia, que ha luchado para lidiar con el éxodo.

La semana pasada, las autoridades de la capital del país, Bogotá, abrieron el primer campo de refugiados para albergar a cerca de 500 venezolanos, el país petrolero sudamericano, se ha visto afectado por un empeoramiento de la crisis de salud en medio de una grave escasez de medicamentos, vacunas y productos sanitarios y brotes de enfermedades infecciosas.

El año pasado, las autoridades registraron 406 mil casos de malaria, una enfermedad que Venezuela estuvo cerca de erradicar en la década de 1980, un aumento del 69% con respecto a 2016, como el sarampión que también está en aumento, ambas enfermedades se han extendido a través de la frontera, preocupando a los funcionarios de salud colombianos.

Buque Confort.
La armada estadounidense habría informado que de su presencia es sólo para ayuda humanitaria y que beneficiarán 7 mil pobladores de los municipios de Turbo, Apartadó, Mutatá y Necoclí.

El buque hospital norteamericano es respuesta al barco médico chino

El buque USNS Comfort, que se encuentra en una misión de tres meses y que ya atracó en Ecuador y Perú y finalizará el próximo mes en Honduras, llegó el miércoles a la ciudad portuaria de Turbo, en el noroeste de Colombia, los pacientes en Turbo y Riohacha, donde atracará el barco la próxima semana, recibirán asistencia médica de la tripulación de más de 900 médicos, enfermeras, técnicos militares y voluntarios, con instalaciones a bordo del barco de 272 metros de largo, así como en tierra.

El barco está equipado con una clínica dental, cuatro máquinas de rayos X y un laboratorio de optometría, y lleva 5 mil paquetes de sangre, una mejora notable en los hospitales rudimentarios de las dos ciudades neogranadinas, igualmente posee dos helicópteros que transportarán a los pacientes entre tierra y el barco.

La misión se ha presentado como un reflejo de la «promesa duradera de amistad, asociación y solidaridad con las Américas», según un comunicado emitido por el comando sur de los Estados Unidos, pero ha avivado las tensiones en la región, ya que China, uno de los pocos aliados de Venezuela, despachó rápidamente su propio barco hospital a Venezuela en septiembre antes de la misión de Estados Unidos.

«Así es como se lleva a cabo la diplomacia en el mundo», comentó en ese momento el ministro de defensa de Venezuela, Vladimir Padrino, «con acciones concretas de cooperación y no avivar las falsas voces de quienes golpean el tambor de la guerra», las tensiones entre Washington y Caracas se han incrementado recientemente, con las declaraciones sin sentido del asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, etiquetando a Venezuela como parte de una «troika de tiranía» junto a Nicaragua y Cuba.

«Es una RP bastante brillante, ¿no?», afirmó Adam Isacson, analista de seguridad de la oficina de Washington en América Latina, un thinktank, en respuesta al despliegue, “podríamos enviar a un gran contingente de médicos civiles con la misma facilidad, a un costo similar, a trabajar en las tierras donde se encuentran las personas, para ayudar a la población venezolana, pero el envío de un buque militar, aunque es blanco y con una gran cruz roja, envía un mensaje más sobre la proyección del poder de Estados Unidos».

Mientras los funcionarios estadounidenses describen una alianza duradera con Colombia, Donald Trump ha rechazado dos veces a la nación andina al cancelar las visitas planeadas a la nación neogranadina, por considerarla de poco interés.

Fuente
InfoBae

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: