Ciencia y SaludCuriosidadesInternacionalesTecnologia

¿Usar redes sociales hace infelices a nuestros hijos?

El uso intensivo de Instagram y Facebook afecta negativamente a los adolescentes

La evidencia es cada vez mayor de que existe un vínculo entre las redes sociales y la depresión, en varios estudios recientes, se demostró que los usuarios adolescentes y adultos jóvenes que pasan más tiempo en Instagram, Facebook y otras plataformas sociales tienen una tasa sustancialmente mayor de hasta 66% de depresión reportada que aquellos que pasaron menos tiempo.

Pero no necesariamente significa que Instagram y Facebook están causando depresión, los estudios muestran una correlación, no causalidad, pero vale la pena analizar seriamente cómo las redes sociales podrían afectar negativamente a niños, adolescentes y adultos jóvenes.

La razón por la que la correlación parece más que una coincidencia es que se produjo un aumento de la depresión en conjunto con el aumento en el uso de teléfonos inteligentes, el estudio de 2017 de más de medio millón de estudiantes de octavo a doceavo grado encontró que la cantidad que mostraba altos niveles de síntomas depresivos aumentó en un 33% entre 2010 y 2015.

En el mismo período, la tasa de suicidio de las niñas en ese grupo de edad aumentó en un 65%, los teléfonos inteligentes se introdujeron en 2007, y para 2015, el 92% de los adolescentes y adultos jóvenes tenían un teléfono inteligente.

El aumento en los síntomas depresivos se correlaciona con la adopción de teléfonos inteligentes durante ese período, incluso cuando se combinan año tras año, observa el autor principal del estudio, el psicólogo de la universidad estatal de San Diego, Jean Twenge.

Durante ese mismo período de tiempo, hubo un fuerte aumento en los informes de estudiantes que buscaban ayuda en los centros de asesoramiento universitario, principalmente por depresión y ansiedad y las visitas aumentaron un 30% entre 2010 y 2015.

Redes Sociales.
Las chicas adolescentes tienen el doble de probabilidades que los niños de mostrar síntomas depresivos relacionados con el uso de las redes sociales, principalmente debido al acoso en línea y al sueño perturbado, así como a la mala imagen corporal y la menor autoestima.

Las redes sociales fomentan el aislamiento percibido

Una de las mayores diferencias en las vidas de los adolescentes y adultos jóvenes actuales, en comparación con las generaciones anteriores, es que pasan mucho menos tiempo conectándose con sus compañeros en persona y más tiempo conectándose electrónicamente, principalmente a través de las redes sociales.

Algunos expertos ven el aumento de la depresión como evidencia de que las conexiones que los usuarios de las redes sociales forman electrónicamente son menos satisfactorias emocionalmente, lo que les hace sentirse socialmente aislados.

«Cuanto menos conectado esté con los seres humanos de una manera profunda y empática, menos obtendrá realmente los beneficios de una interacción social», señala Alexandra Hamlet, psicóloga clínica del Child Mind Institute, «cuanto más superficial sea, menos probable será que te sientas conectado, que es algo que todos necesitamos».

De hecho, una excepción a la correlación de la depresión son las niñas que son altas usuarias de las redes sociales pero que también mantienen un alto nivel de interacción social cara a cara, el estudio de Twenge mostró que las chicas que interactúan intensamente fuera de línea, así como a través de las redes sociales, no muestran el aumento de los síntomas depresivos que las personas que interactúan menos en persona.

Y hay algunos adolescentes que no tienen éxito en conectarse con sus compañeros fuera de línea, porque están aislados geográficamente o no se sienten aceptados en sus escuelas y comunidades locales, para ellos, la conexión electrónica puede salvar vidas.

Fuente
TodayOnline

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: