AméricaCentroaméricaCuriosidadesEE.UU.InternacionalesPolítica

Trump se queda con las ganas frente a los migrantes

La corte federal niega potestad al presidente norteamericano a negar asilo

Un juez federal de California ha impedido temporalmente que el gobierno de Donald Trump rechace el asilo a los migrantes que cruzan ilegalmente la frontera sur de los EE.UU., lo que representa un duro golpe para la represión que el presidente ha emprendido contra la migración, la proclamación el 9 de noviembre declaraba que las personas que cruzaron la frontera entre los puertos de entrada oficiales de los Estados Unidos no serían elegibles para el asilo.

La medida fue una de las más audaces en la agenda anti migrantes de la administración, ya que las leyes federales consagran el derecho a solicitar asilo independientemente de cómo una persona ingrese al país, el presidente citó una amenaza a la seguridad nacional en medio de una retórica acentuada en varias caravanas de migrantes que se dirigían a los Estados Unidos.

Pero en su fallo de esta semana, el juez de distrito Jon Tigar declaró que Trump no tenía autoridad para anular la legislación actual, también dictaminó que el presidente había abusado de su autoridad para emitir regulaciones de emergencia y renunciar a un período de espera de 30 días para considerar los comentarios sobre el cambio de política.

Migrantes Vs Trump.
El gobierno había insistido en que la orden obligaría a los solicitantes de asilo a presentar sus solicitudes en los cruces fronterizos oficiales, o que resultó en largos tiempos de espera para muchas personas, incluidos los menores no acompañados, que fueron rechazados antes de que pudieran hacer su reclamo.

Trump no reescribe las leyes para los migrantes

El juez federal de distrito Jon Tigar en San Francisco emitió la orden de restricción temporal luego de escuchar los argumentos de los grupos de derechos civiles, Trump firmó la orden a principios de este mes cuando miles de migrantes se dirigieron hacia la frontera de los Estados Unidos; el mandatario citó preocupaciones de interés nacional, pero fue rechazado por grupos de derechos civiles.

«Sea cual sea el alcance de la autoridad del presidente, no puede volver a escribir las leyes de migración para imponer una condición que el congreso ha prohibido expresamente», agregó el juez Tigar, el fallo respondía en un caso presentado por la American Civil Liberties Union, ACLU, el Southern Poverty Law Center y el Center for Constitutional Rights, grupos locales de derechos humanos, argumentaron que el fallo de Trump era ilegal.

La orden de restricción del juez entra en vigencia inmediata y permanece vigente hasta una audiencia judicial en diciembre para decidir sobre el caso y el martes por la mañana, la administración respondió de nuevo, prometiendo desafiar la orden de Tigar y calificandola de «absurda» para apoyar a los grupos de derechos civiles que presentaron el caso y que impidieron que «todo el gobierno federal actuara para que los extranjeros ilegales puedan recibir un beneficio del gobierno, al que no tienen derecho».

«Esperamos continuar defendiendo el ejercicio legítimo y razonado del poder ejecutivo de su autoridad para enfrentar la crisis en nuestra frontera sur», comentó el departamento de justicia de Trump, en una declaración cargada de retórica anti migrante, la Casa Blanca afirmó que el fallo «abriría las puertas de la inundación» a «innumerables extranjeros ilegales» que marcaron la decisión, «otro ejemplo más de jueces activistas que imponen sus preferencias políticas de fronteras abiertas».

Fuente
NoventaGrados

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Translate »
error: