EE.UU.Política

Trump ofrece conversar con Irán sin condiciones

El presidente de Estados Unidos dice que no está seguro de si el régimen de Teherán aceptará las conversaciones

El presidente Donald Trump, ha comenzado la semana reunido con el premier italiano Giuseppe Conte y algo bueno le ha traído, pues ha tenido un lunes amable y sin diatribas, incluso dijo el lunes que estaba dispuesto a reunirse con los líderes de Irán sin ninguna condición previa, abriendo la puerta a posibles negociaciones con el régimen de Teherán a solo meses después de que retiró a Estados Unidos del acuerdo nuclear de 2015.

«Ciertamente me reuniría con Irán si quisieran encontrarse. No sé si están listos todavía «, dijo Trump. «Creo que es algo apropiado que hacer. Si pudiéramos resolver algo que sea significativo, no el desperdicio de papel que era el otro tratado, ciertamente estaría dispuesto a reunirme «.

Al enfatizar su decisión de este año de retirar a los EE. UU. Del acuerdo nuclear que el gobierno de Obama y sus aliados europeos firmaron con Irán, el presidente estadounidense dijo que Irán eventualmente querría hablar, «están teniendo un momento difícil en este momento. Pero terminé el trato con Irán. Fue un trato ridículo. Creo que probablemente terminarán deseando verse».

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, quien es el máximo responsable de la toma de decisiones en el país, no ha mostrado signos de estar dispuesto a entablar negociaciones con norteamérica, él ha prometido no comprometer las políticas regionales y de defensa que él considera esenciales para la supervivencia de su régimen.

Trump y Conte.
«Creo en la reunión. . . hablando con otras personas, especialmente cuando se habla de potenciales de guerra y muerte y hambruna «, agregó el Sr. Trump.

Trump prefiere verse cara a cara con Hassan Rouhani, que seguir discutiendo a la distancia

Muchos iraníes, incluidos los miembros de la comunidad empresarial, están depositando sus esperanzas en la república islámica adoptando un enfoque pragmático de las relaciones con los Washington, por el temor a las nuevas sanciones estadounidenses que han sacudido la economía, donde la moneda ha caído alrededor del 60% este año, y debido a que muchas compañías multinacionales se preparan para salir de Irán antes de que las sanciones entren en vigor.

Si bien el presidente Hassan Rouhani, puede estar dispuesto a negociar con los EE.UU., para resolver los problemas con el «archienemigo» iraní, los analistas dijeron que solo podría suceder con la autorización del líder supremo.

En los primeros meses de su administración, Barack Obama fue criticado por decir que estaría preparado para reunirse con los líderes iraníes sin condiciones previas, y Trump ha sido un duro crítico del enfoque que Obama adoptó hacia Teherán, que concluyó con el acuerdo nuclear de 2015, al defender su voluntad de reunirse con el régimen, Trump citó su cumbre de junio en Singapur con Kim Jong Un, el líder norcoreano y manifestó que su acercamiento a Corea del Norte había llevado a Pyongyang a no probar ningún misil durante meses y al regreso de varios ciudadanos estadounidenses que habían sido detenidos.

«Creo en la reunión. . . hablando con otras personas, especialmente cuando se habla de potenciales de guerra y muerte y hambruna «, agregó el Sr. Trump.

Trump advirtió recientemente a Irán de » graves consecuencias » si Teherán continúa emitiendo amenazas contra los EE.UU. en un tweet nocturno del 22 de julio, escribió en letras mayúsculas, «Nunca más vuelvas a amenazar a los Estados Unidos otra vez o sufrirás consecuencias de las que pocos en la historia han sufrido antes».

Thomas Wright, un experto en política exterior de la Institución Brookings, dijo que el ofrecimiento de reunirse con los líderes iraníes era «la última entrega de la estrategia del presidente Trump de ‘no amigos, no enemigos'».

«Su oferta probablemente aterrorizará a los halcones de Irán en su administración y sus aliados de Medio Oriente que temen una repetición de las cumbres de Singapur y Helsinki: una fiesta de amor de líderes, declaraciones vagas de progreso y ningún logro concreto», aseveró.

En una breve conferencia de prensa luego de su reunión con el primer ministro italiano, Trump también repitió su reciente amenaza de cerrar el gobierno este año si el congreso no promulga la legislación para mejorar la seguridad en la frontera de Estados Unidos, la Casa Blanca quiere que el congreso otorgue 25 mil millones de dólares para comenzar a erigir el muro en la frontera entre EE.UU. y México que Trump prometió durante su campaña presidencial de 2016.

«Si no conseguimos la seguridad fronteriza después de muchos, muchos años de conversaciones dentro, no tendría ningún problema en cerrar», amenazó el mandatario, «somos el hazmerreír del mundo. Tenemos las peores leyes de inmigración de cualquier parte del mundo «.

Cuando se le preguntó si consideraba su demanda de los 25 mil millones como una «línea roja», Trump dijo, «No tengo línea roja».

La Casa Blanca quiere que el congreso promulgue medidas de seguridad fronteriza, particularmente el muro fronterizo entre norteamérica y México, antes de las elecciones legislativas de noviembre, por lo que Trump sugirió la posibilidad de un cierre en febrero, pero resucitó la idea el domingo, este viernes, Mitch McDonnell, el líder republicano del senado, dijo que «probablemente no sea posible» promulgar medidas fronterizas antes de las elecciones de noviembre.

Fuente
AFP

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: