EE.UU.MéxicoPolítica

Trump amenaza con cierre del gobierno

El gobierno de los Estados Unidos pudiese entrar en una suspensión parcial como la ocurrida en enero de este año, después de que el presidente Donald Trump y el Congreso no lograron llegar a un acuerdo de financiamiento y que dejó una cifra de 1 mil 715 empleados sólo en la Casa Blanca que fueron suspendidos como resultado del cierre, el presidente estadounidense, Donald Trump, dice que permitirá que el gobierno federal cierre si los demócratas se niegan a respaldar su demanda de un muro en la frontera con México y otros cambios importantes a las leyes de inmigración que su administración quiere.

Ya es la segunda vez desde el comienzo de su administración que el mandatario norteamericano utiliza esta amenaza para conseguir algo que le niega el congreso, «estaría dispuesto a cerrar el gobierno si los Demócratas no nos dan los votos para la seguridad fronteriza, que incluye el muro». Trump dijo en Twitter.

El presidente republicano ha utilizado la amenaza de un cierre gubernamental varias veces desde que asumió el cargo en 2017 en un intento por obtener sus prioridades en los proyectos de ley del congreso, especialmente fondos para un muro a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos, pues una interrupción en las operaciones del gobierno federal en los meses previos a las elecciones legislativas de noviembre podría ser contraproducente para Trump si los votantes culparan a los republicanos, que controlan el congreso, por la interrupción de los servicios.

Cierre del Gobierno.
Parques nacionales estimaron que el cierre de enero resultó en 626 millones de dólares en gastos de visitantes perdidos en Washington DC, Nueva York y Virginia.

Trump, retoma su diatriba y vuelve a amenazar para conseguir lo que quiere

Trump quiere que el congreso apruebe legislación que aborde cuestiones de inmigración, incluido el muro fronterizo, cambiando la forma en que se otorgan las visas y otras restricciones de inmigración, y es que, aunque los republicanos controlan el congreso, los desacuerdos entre moderados y conservadores en el partido han impedido una solución legislativa rápida y las disputas sobre los niveles de gasto y la inmigración llevaron a un cierre gubernamental de tres días, la mayoría durante un fin de semana, en enero y un cierre de una hora en febrero.

Trump ha convertido las leyes de inmigración más duras en una pieza central de su administración, desde la nefasta prohibición de viajar a personas de países predominantemente musulmanes hasta la actual batalla por la separación de niños inmigrantes ilegales de sus padres en la frontera entre Estados Unidos y México, Trump solicitó 25 mil millones de dólares para construir el muro fronterizo y ya se han asignado 1.6 mil millones para el proyecto.

El presidente de la cámara de representantes de Estados Unidos, Paul Ryan, dijo que los políticos estaban considerando una medida de apropiaciones para buscar 5 mil millones de dólares adicionales para el muro, sin embargo, su aprobación en el senado, donde los republicanos tienen una mayoría escasa, es una posibilidad remota.

Los políticos se reunieron con Trump la semana pasada para discutir el proceso de asignaciones para financiar al gobierno antes de la fecha límite de septiembre, «realmente solo queremos que los fondos militares lleguen a tiempo, dentro del presupuesto previsto este año y esa es la principal preocupación», dijo Ryan el pasado miércoles.

A los trabajadores del gobierno que se vean forzados a cerrar, se les otorgará un permiso temporal no remunerado y parece que eventualmente pueden recuperar algo de dinero, como sucedió en enero de este año, pues luego de cierres previos del gobierno, el congreso aprobó medidas para garantizar que todos los trabajadores no remunerados reciban un pago retroactivo y según ha sucedido la administración de Trump apoyaría una medida similar, dijo un alto funcionario de la administración.

Los cierres ven a los empleados del gobierno no esenciales enrolados o se les da permiso temporal no remunerado, sin embargo, los trabajadores consideran esencial permanecer en el trabajo, este grupo incluye a aquellos que se ocupan de la seguridad pública y la seguridad nacional, así como a los soldados en servicio activo, el último cierre en octubre de 2013 duró más de dos semanas y dio lugar a que más de 800 mil empleados federales fuesen despedidos.

Fuente
@RealDonaldTrump

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: