AméricaEconomiaEE.UU.EuropaInternacionalesPetróleoPolíticaReligiónSudaméricaVenezuela

¿Se avecina una crisis de petróleo?

El mayor productor de América se ahoga en sanciones a sus exportaciones

La producción de petróleo en Venezuela podría interrumpirse en mayor grado, afirman la mayoría de los analistas, debido a las sanciones y al bloqueo a sus exportaciones, mientras el gobierno estadounidense busca esencialmente cerrar el sector energético del país, para oficializar el asedio al pequeño país petrolero de Sudamérica.

Cuando la administración de Trump anunció por primera vez sanciones sobre sector petrolero de Venezuela hace poco más de una semana, parecía que simplemente impediría a las compañías estadounidenses a comprar petróleo bolivariano, y que Venezuela podría enviar y vender crudo a otros lugares, aunque con un descuento doloroso.

Sin embargo, el departamento del tesoro norteamericano, emitió algunos detalles más el 1 de febrero, para esbozar un régimen de sanciones más duro, estas restricciones unilaterales, realmente se asemejan a las medidas dirigidas a Irán, cuyo holding de empresas utilizaban el sistema financiero de Estados Unidos para hacer negocios.

Las sanciones en este caso, son contra PDVSA y como tal, el alcance de las sanciones se extenderá mucho más allá de las costas de los Estados Unidos, ya en Reuters han escrito, que incluso antes de la clarificación del pasado viernes del departamento del tesoro de Estados Unidos, los compradores europeos ya habían detenido las compras, debido a las preocupaciones sobre los pagos.

Dos de los comerciantes de petróleo más grande del mundo, Vitol y Trafigura, dijeron que cumplirían con todas las sanciones norteamericanas, como resultado, PDVSA y el gobierno de Maduro, podría tener un tiempo mucho más difícil para encontrar destinos para entregar el petróleo venezolano y el país petrolero, llenará rápidamente sus almacenes, debido a la falta de compradores.

Crisis de Petróleo.
México, otro productor de crudo pesado, ha visto que sus exportaciones caen, aunque a un ritmo más gradual que en Venezuela o Irán, lo que amenaza con la pérdida de suministro.

Más sanciones, más riesgo, menos petróleo

Por otra parte, no sólo son los efectos de las sanciones de gran envergadura, sino también más inmediatas, al principio, Trump habría dejado exentos a los envíos que estaban en marcha, delineando a una especie de enfoque gradual que permita a un puñado de refinadores estadounidenses relajar gradualmente sus compras de petróleo a Venezuela y este enfoque gradual, se suponía que se extendía hasta abril, lo que ayudaría «a reducir al mínimo interrupciones inmediatas», como ofertó el Secretario estadounidense del tesoro Steven Mnuchin a finales de enero.

Pero ahora parece no ser lo que se está desarrollando, PDVSA ha exigido pago por adelantado, probablemente porque teme no ser pagado del todo o que los ingresos sean desviados a sectores de la oposición apoyados por el gobierno norteamericano, de hecho, el esfuerzo de Estados Unidos contra PDVSA y sus ingresos, es que estos ingresos queden en manos de Juan Gauidó y este parece ser un punto de inflexión decisivo.

Petroleros vinculados a Chevron, Lukoil y Respsol se están retrasando, redireccionado o están detenidos en mar adentro, debido a la falta de pago, varios de esos petroleros, específicamente, los envíos de petróleo a Corpus Christi, Texas; ahora están ancladas en la costa inactiva de Maracaibo, lo que es «un desastre absoluto», según comentó Luis Hernández, dirigente sindical de la petrolera venezolana, “casi no hay manera de mover el petróleo».

Incapaz de vender crudo, el gobierno de Maduro rápidamente podría quedarse sin efectivo y el resultado podría ser una catástrofe humanitaria, un objetivo despiadado y destructivo que la administración de Trump parece tener en mente, el régimen de Estados Unidos está apostando esencialmente que, llevando al país al descalabro, los militares y la gente se encendería contra Maduro.

Sin embargo, podría funcionar y convertirse de esa manera, pero también podría profundizar la miseria y obrar así un peaje indecible a la población venezolana, la administración de Trump explica que está tratando de ayudar a las personas, pero el mundo sabe, cual es la calidad de esa ayuda y cuál será el precio a largo plazo, por lo que no le será fácil ese camino tampoco.

Mientras tanto, las exportaciones de petróleo probablemente se dirigen a una caída libre y los problemas laborales, como «las deserciones de los trabajadores» están acelerando la disminución, de la producción, por lo que PDVSA pronto podría quedarse sin combustible refinado.

Funcionarios con conocimiento de la situación explicaron que la producción de petróleo en Venezuela probablemente ya cayó muy por debajo del millón de barriles por día, más del 10% al menos, de los niveles de diciembre, y las estimaciones son que la producción probablemente se encuentra un poco más alta pero pronto podría caer a 900 mil bpd.

Es difícil imaginar cómo pudiese Maduro soliviantar al país, si las exportaciones de petróleo caen precipitadamente desde allí para mantenerse en el poder, porque los Estados Unidos pueden empeorar la situación, ya el mes pasado, el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos John Bolton tenía 5 mil tropas para ser destinadas a Colombia, escritas en su plataforma legal.

Para el mercado del petróleo, la crisis presenta una serie de problemas, si la situación depende de Maduro y sí los Estados Unidos mantienen la presión sobre su gobierno, las exportaciones y la producción de petróleo venezolano continuará cayendo y las sanciones, que, a su juicio de expertos, sólo conducirán a un cambio en la hegemonía de la OPEP, por pérdidas de producción.

La próxima ronda de sanciones a Irán está a punto, y eliminarán las exenciones en mayo, y como tal, la ventana de oportunidad para la administración de Trump abrirá sólo una grieta, haciendo necesario un rápido cambio político, pues de no tomar esa iniciativa, en el tercer trimestre, la pérdida de producción venezolana, las sanciones de Irán y la inminente reglamentación de la organización marítima internacional desencadenaran un aumento en los crudos pesados y medio.

Le empuje hacia arriba de los precios del petróleo serán significativamente duros, pero el gobierno de Estados Unidos ha pasado el punto sin retorno, dejando sin otras opciones excepto la de escalar, lo que significa que Venezuela se perderá mucho más petróleo de lo que los analistas se pensaban hace sólo dos semanas.

Fuente
WoodMacReuters

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: