fiestas-ago-3

San Óscar Arnulfo Romero.

Instantes antes de recibir el disparo, al notar que habían venido a matarlo, testigos cuentan que el padre miró a los ojos a sus verdugos y les dijo «Un obispo puede morir, pero la iglesia de dios no morirá. Que mi sangre sea semilla de libertad».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: