ÁfricaCiencia y SaludCuriosidadesInternacionalesMedio AmbienteTecnologia

Mosquitos genéticamente modificados sueltos en África

La guerra contra la Malaria se pone seria y tecnológica

El gobierno de Burkina Faso otorgó a un grupo de científicos permiso para liberar mosquitos modificados genéticamente en cualquier momento entre este año y el próximo, este es según anunciaron los investigadores el pasado miércoles, un paso clave en los esfuerzos más amplios para utilizar la bioingeniería para eliminar la malaria en la región.

Los científicos esperan la liberación, que ejecutaran este mes, será la primera en la que un animal genéticamente modificado se libere en la naturaleza en África y si bien estos mosquitos en particular no tendrán ninguna mutación relacionada con la transmisión de la malaria, los investigadores esperan que el lanzamiento y el trabajo que lo condujo ayuden a mejorar la percepción de la investigación y la confianza en la ciencia entre los reguladores y los naturales además que informará futuras versiones.

El equipo de investigadores está integrado por tres grupos que trabajan en tres países africanos: Burkina Faso, Mali y Uganda y están construyendo las bases para eventualmente liberar mosquitos modificados genéticamente, que contendrían una mutación que reduciría significativa y rápidamente la población de estos insectos, estas pruebas ya se han realizado en Brasil y las Islas Caimán, aunque los animales con impulsos de genes nunca se han liberado en la naturaleza.

En África, el éxito del proyecto depende de algo más que la ciencia de la ingeniería genética, pues las personas que viven en las áreas donde los mosquitos serán liberados deben dar su consentimiento y los investigadores deben contar con personal y mantener laboratorios para trabajar con animales genéticamente modificados, aparte de que los reguladores deben aceptar la nueva tecnología y la liberación inminente de estos mosquitos sirve como una prueba de estrés para todo el sistema.

Mosquitos OMG.
La intención es que más adelante se puedan colocar marcadores e inhibidores de malaria dentro de los mosquitos.

Es tan sólo una prueba piloto, pero puede decir muchas cosas

«Estamos viendo todas esas otras piezas que son tan importantes, si no más importantes, que la ciencia misma, alineadas y en realidad ejecutadas en secuencia», explicó Philip Welkhoff, director de malaria en la fundación Bill y Melinda Gates, que dedica 70 millones de dólares para apoyar a los equipos de investigación de los tres países, la autoridad nacional de bioseguridad de Burkina Faso otorgó permiso el 10 de agosto para que los científicos liberen hasta 10 mil mosquitos genéticamente modificados, aseguró Delphine Thizy, directora de participación de los interesados ​​en el proyecto «Target Malaria», que coordina los equipos en los tres países africanos, junto con investigadores en Inglaterra e Italia

La decisión del gobierno se hizo pública en Burkina Faso el miércoles, estos mosquitos, a diferencia de sus contrapartes de «impulso genético», no tienen la intención de tener un impacto duradero en la población de insectos, tienen algo llamado mutación «masculina estéril»: ninguno de los mosquitos machos que serán liberados podrá tener descendencia, afirmó Abdoulaye Diabate, el investigador principal en Burkina Faso y casi todos serán hombres, pero menos del 1% podría ser femenino, que son los únicos miembros de la especie que muerden, “si alguno muerde a un ser humano, no transmitirá ningún material genéticamente modificado”, concluyó Diabate.

“Todos los mosquitos modificados que liberará el grupo también son más débiles que los mosquitos naturales, por lo que deberían desaparecer en cuestión de meses”, añadió Thizy, los científicos planean liberar los mosquitos en algún momento de este mes en Bana, una aldea en la parte occidental del país, cerca del laboratorio de investigación donde trabajan los científicos, un grupo de seis líderes en esa aldea firmó el proyecto en mayo de 2018, “los residentes de Bana, así como las personas que viven en otras dos aldeas cercanas donde los científicos han estado investigando, fueron informados el martes de la decisión del gobierno”, concluyó Thizy.

Pocos residentes de Bana expresaron su preocupación sobre el proyecto, dijo a STAT, quien lidera el alcance del equipo en Burkina Faso, su equipo trabajó duro para responder preguntas sobre la ciencia detrás de sus esfuerzos, incluidas las preocupaciones sobre si esos «machos estériles» de alguna manera podrían transmitir ese estado estéril a los humanos y su equipo incluso trajo lingüistas y trabajó con los residentes de la aldea para desarrollar un vocabulario estándar de frases científicas en Dioula, el idioma local, que no tiene palabras para ideas como «gen».

Fuente
Nature

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: