EconomiaMéxicoPetróleoPolítica

López Obrador prevé una gran inversión petrolera

AMLO retomará la reforma energética e invertirá 16 mil millones de dólares en la industria petrolera mexicana

La cobertura petrolera mexicana, o cobertura de hacienda, se considera la mayor apuesta de inversión en Wall Street, así como quizás la más secreta, esta le ha valido a México, y algunos grandes bancos de inversión, miles de millones de dólares en regalías, México compra opciones de venta de los bancos de inversión y, por lo general, cubre una enorme cantidad de petróleo, unos 200 o 300 millones de barriles al año, donde las opciones de venta, tiene el derecho, pero no la obligación, de vender petróleo a un precio y tiempo establecidos previamente, la pregunta es, ¿Continuará esta tradición bajo la administración de AMLO?

Durante su campaña, el ahora presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, mantuvo a la industria petrolera al borde de los comentarios, con la promesa de revisar la histórica reforma energética del presidente saliente Enrique Peña Nieto, que puso fin a siete décadas de monopolio petrolero en el país.

Pero las primeras señales del personal y asesores de López Obrador después de ganar las elecciones presidenciales, son que el nuevo presidente no buscaría dar marcha atrás en la reforma energética, que permitió a las petroleras extranjeras obtener contratos para bombear petróleo mexicano, el izquierdista, que asumirá el 1 de diciembre, probablemente también continúen con el programa anual de cobertura de petróleo azteca, considerado el mayor acuerdo anual de cobertura petrolera en Wall Street, dijo un asesor económico del presidente electo esta semana.

México cerró el año pasado con una cifra de exportación promedio de 46 dólares por barril de petróleo crudo con su cobertura petrolera, para lo que, según datos del ministerio de finanzas, el país gastó el equivalente a alrededor de 1 mil millones de dólares en el programa de cobertura de petróleo para 2018, que fue 21% más alto que la cobertura petrolera de 2016 con el fin de fijar los precios para 2017, este gasto, es el mayor de cobertura petrolera que se ha realizado, donde se habrían presupuestado alrededor de mil millones de dólares en los últimos años, la estatal petróleos mexicanos o Pemex también está cubriendo parte de su producción.

Inversión en Petróleo.
Sobre la construcción de una nueva refinería, unas de las promesas de campaña de López Obrador, dijo que se debe realizar un «estudio de viabilidad técnica, económica y financiera para aumentar el sistema nacional de refinación».

Mantener la venta y sesión de contratos, para convocar más inversión

Según un miembro del equipo económico del presidente electo, López Obrador, la cobertura petrolera de México y la cobertura de Pemex están «funcionando bien», por lo que es probable que no se modifiquen, ya que, «La fórmula por la cual el gobierno calcula el precio del petróleo es una fórmula muy estable», dijo Abel Hibert, «usar las coberturas reduce la incertidumbre en los mercados financieros», afirmó el asesor económico, y agregó, sin embargo, que el programa de cobertura no fue mencionado cuando se discutieron las políticas energéticas en una reunión del equipo de transición.

La reducción de la incertidumbre parece ser el mensaje clave del equipo de López Obrador después de las elecciones, incluso más allá del programa de cobertura para el petróleo, por lo que Alfonso Romo, quien está señalado como próximo jefe de gabinete del presidente entrante, explica que la nueva administración no quiere crear incertidumbre y que no se rescindirá la reforma energética, pues a la pregunta, «¿Qué queremos hacer? Queremos aprovechar todo el entusiasmo que hemos generado para arreglar todo lo que podamos», manifestó Romo a Bloomberg en una entrevista, «¿Qué no queremos? crear incertidumbre, Cero, estoy aterrorizado por eso», el jefe de personal del presidente morenista también dijo que no vio cambios a la reforma de 2013, “Si algo sucede, se haría sin dañar la inversión privada», finalizó Romo.

«Las subastas continuarán si todo lo que encontramos está bien», dijo Romo, y señaló que el propio López Obrador había llevado el mismo mensaje a los inversores. «Lo dijo en Nueva York. Andrés Manuel, no Alfonso Romo «.

Con la reforma energética del presidente saliente, Peña Nieto, México ha atraído a compañías petroleras de la talla de ExxonMobil, Chevron, Shell y Eni a sus áreas costa afuera, ya que busca revertir un declive en su producción de petróleo, la federación necesita una gran cantidad de dinero para la perforación costa afuera, y «nadie luchará contra el éxito» si logra impulsar la producción petrolera, explica Romo.

El presidente electo López Obrador dijo que revisarán los contratos ya adjudicados para que sean examinados minuciosamente por las irregularidades que se puedan presentar, pero ni Romo ni el probable ministro de finanzas entrante, Carlos Urzua, esperan que la revisión de los contratos revele actos de corrupción, pues «Si se ve bien, vamos. Es un contrato que tenemos que respetar», dijo Urzúa a la televisión mexicana hace algunas semanas.

Todavía faltan cinco meses para que el nuevo presidente y el gobierno asuman el poder, pero los primeros mensajes después de las elecciones apuntan a que México quiere tranquilizar a los inversionistas petroleros extranjeros y buscar la reconciliación en lugar de la confrontación, López Obrador, Andrés Manuel López Obrador, podría permitir que se subasten más campos de petróleo y gas según afirmaba un asesor de alto rango, golpeando un tono moderado días antes de las elecciones.

Por su parte AMLO, luego de una reunión con la próxima secretaria de energía, Rocío Nahle, anunció su plan compuesto por cuatro programas para «rescatar el sector energético».

El primer programa radicará en invertir 4 mil millones de dólares para perforar nuevos pozos petroleros y elevar en dos años la producción de los 1.9 millones de barriles diarios que se extraen actualmente hasta los 2.5 millones, «en 14 años hemos perdido 1,5 millones de barriles diarios (…) por eso vamos a intervenir con urgencia», comentó el líder izquierdista, que asumirá la Presidencia el próximo 1 de diciembre.

El segundo plan radicará en «rehabilitar las seis refinerías» que hay en México «para que operen al 100% de su capacidad en dos años» con una inversión de 2 mil 627 millones de dólares y evitar así tener que comprar gasolina en el exterior, e igualmente, anunció la construcción de una séptima refinería a partir del próximo año en el puerto petrolero de Dos Bocas, en el suroriental estado de Tabasco, que tendrá un costo de 8 mil 579 millones de dólares y estará lista en tres años, «con la nueva refinería y la rehabilitación de las otras, vamos a cumplir el compromiso que hicimos en campaña de que a mediados del sexenio se va a dejar de comprar gasolina en el extranjero y vamos a bajar los precios de los combustibles», aseveró López Obrador.

El cuarto y último programa se centrará en «producir más energía eléctrica», deteniendo el cierre de las plantas de generación actuales y «modernizando las hidroeléctricas», una infraestructura que considera «infrautilizada», con esto, «Se trata de generar energía eléctrica con las presas que existen actualmente y los embalses porque es energía eléctrica barata», determinó López Obrador, quien cree que este programa tendrá un costo de 1 mil millones de dólares.

López, afirmó que «en términos generales estimamos una inversión para rescatar el sector energético de 9 mil 383 millones de dólares para el año próximo» en los cuatro programas.

Fuente
OilPrice

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: