AméricaCuriosidadesEE.UU.InternacionalesMéxicoPolíticaReligiónSucesos

La inocencia no tiene frontera

El deseo de navidad de una niña de Nogales se cumple

Un globo rojo fue lo que llamó la atención de Randy Heiss por primera vez el domingo pasado cuando recorrió la remota extensión de tierra detrás de su rancho en la Patagonia, Arizona, una ciudad cerca de la frontera entre Estados Unidos y México.

Destrozado contra la hierba del zacatón había un globo, o al menos los restos destrozados de uno, Heiss caminó hacia él con su perro, Feliz, pensando que debería recoger las piezas de látex y tirarlas, fue entonces cuando notó que la cuerda del globo estaba unida a un pedazo de papel.

«Dayami», decía en un lado, con la letra de un niño, con un arcoíris dibujado a mano acompañaba de palabras, Heiss le dio la vuelta y encontró una lista numerada, toda en español, «mi español no es muy bueno, pero pude ver que era una lista de navidad», comentó a medios locales.

Heiss estaba encantado, sospechaba que un niño había tratado de enviarle a Santa Claus una lista de deseos navideños en un globo, algo que solía hacer cuando era niño y aunque nadie había devuelto sus cartas, se preguntaba si no podría encontrar a la niña que la había enviado.

Sería difícil, pero Heiss tenía algunas pistas, cerca de 15 kilómetros al suroeste, justo al otro lado de la frontera, estaba la ciudad de Nogales, México, con una población de alrededor de un cuarto de millón, «basándome en el viento prevaleciente, estaba bastante convencido de que era de dónde venía», explicó.

Heiss le llevó la nota a su esposa, quien habla español con fluidez y lo ayudó a traducir la lista, determinaron que Dayami, probablemente una niña, había pedido una muñeca «Enchantimals», una casa de muñecas «Enchantimals», ropa, pinturas y creyones, entre otras cosas.

Heiss luego publicó sobre su búsqueda en Facebook, adjuntando fotos, esperando que algunos de sus amigos en Nogales pudieran conocer a la familia de la niña, pasaron unos días, sin pistas alguna y a Heiss le preocupaba que el tiempo se acabara antes de Navidad.

Inocencia Sin Frontera.
El pequeño trozo de papel enumeraba los regalos que Dayami esperaba que Santa le trajera.

Una carta que viajó en globo más allá de la frontera

El pasado miércoles, decidió enviar un mensaje privado de Facebook a Radio XENY, una estación de radio AM con base en Nogales, que informó por primera vez la historia y para su sorpresa, alguien de la estación lo llamó de inmediato, la esposa de Heiss ayudó a explicar la situación al locutor de Radio XENY, César Barron, quien habló sobre la búsqueda para encontrar a Dayami en al aire y lo publicó en la página de Facebook de la estación.

El jueves por la mañana, Heiss se despertó con otro mensaje de Radio XENY: Habían localizado a Dayami, una niña de 8 años, y su familia, que de hecho vivían en Nogales. ¿Estarían dispuestos a organizar una reunión en la estación de radio?, «simplemente cambió todo mi día», comentó Heiss, «en lugar de volver a mi oficina, fui con mi esposa a Walmart».

Compraron casi todo en la lista de Dayami, excepto la casa de muñecas «Enchantimals», pues ya se habían acabado, también compraron algunos otros juguetes como buena medida, ya que se habían enterado de que Dayami tenía una hermana menor, Ximena, de 4 años.

Luego los Heisses condujeron durante 45 minutos, cruzando la frontera hacia Nogales, llegaron a las oficinas de Radio XENY con los regalos en los brazos, y finalmente conocieron a dos niñas muy emocionadas, los padres explicaron a los Heisses que Dayami había estado escribiendo cartas a Santa y enviándola por globo durante años, pero este era el primer año en que alguien encontraba su nota.

«Sus ojos estaban muy abiertos de asombro», comentó el emocionado Heiss sobre las reacciones de las dos hermanas, «Como, Oh, Dios mío, ¡esto realmente funcionó!», no queriendo desilucionar a las niñas, que aún creen en Santa Claus, dijeron a los padres, que el y su esposa eran «ayudantes de Santa».

«Fue una experiencia hermosa, hermosa», dijo Heiss, “bastante curativo para nosotros», agregó, Heiss, de 60 años, ha vivido en el sureste de Arizona durante más de tres décadas y ahora divide su tiempo entre la Patagonia y la ciudad de Bisbee, hace nueve años, él y su esposa perdieron a su único hijo, al que no le sobrevivieron nietos.

«Estar cerca de los niños en Navidad ha estado ausente en nuestras vidas», afirmó Heiss, «ha sido una especie de agujero en nuestra experiencia navideña», desde entonces, ha reflexionado sobre qué «milagro» fue que descubrir el globo, y mucho más localizar a Dayami y su familia.

«Ahora tenemos amigos para toda la vida», comentó Heiss, «por un día, ese muro de la frontera con su alambre de púas se derritió», y para todos la inocencia y la esperanza han derribado muchas paredes, en especial la que limita los dos países.

Fuente
NogalesInternational

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: